Inicio » Noticias » Cine y televisión » Reseña: Rurouni Kenshin The Final, el intento fallido por reivindicar el arco de la venganza

Reseña: Rurouni Kenshin The Final, el intento fallido por reivindicar el arco de la venganza

Ya se encuentra disponible en Netflix Rurouni Kenshin The Final, la última entrega de la saga live action de Samurái X

Tiempo de lectura: 8 minutos

Escrito por Andrelo el 23/06/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

El pasado 18 de junio de 2021 se estrenó en toda Latinoamérica, por las pantallas de Netflix, la cuarta entrega de la saga live action de Rurouni Kenshin. Luego de 7 años desde The Legend Ends, Rurouni Kenshin The Final viene a contar lo que nunca fue adaptado al anime: la saga de la venganza de Enishi.

Samurái X El fin, es la penúltima de un total de 5 películas que conforman el universo cinematográfico live action de nuestro querido espadachín. Ha sido tanta la expectación por esta nueva entrega, que a menos de 2 días desde su estreno, ya se encuentra dentro de los 10 títulos más vistos en Chile.

Un poco de contexto

Antes de analizar la película, es necesario poner las cosas en contexto. Ruroruni Kenshin, traducido literalmente como “el vagabundo Kenshin”, es un manga escrito por Nobuhiro Watsuki. Comenzó su publicación en abril de 1994, y finalizó en octubre de 1999 con 255 episodios, recopilados en 28 tankobon (tomos).

En enero de 1996 se comenzó a emitir el anime de Rurouni Kenshin, conocido en occidente como Samurai X, y es aquí, donde tristemente comienza a quedar el despelote. La serie animada tuvo 95 capítulos, de los cuales solo los primeros 62 son fieles al manga, abarcando desde el inicio hasta el final de la saga de Shishio (capítulo 151 de la historieta).

Desde el episodio 63 de la versión animada, el estudio de animación comenzó a abusar del relleno mientras daban tiempo a Watsuki de terminar su último arco argumental: el Jinchuu Saga de la VenganzaFinalmente el manga terminó, y esta crucial historia nunca fue animada, dejando el pasado de Kenshin y la venganza de Enishi solo para los OVAs. Para leer en extenso un análisis de los OVAs, puedes hacer click aquí.

El año 2012 se estrenó Rurouni Kenshin, la primera película live action del guerrero de la cicatriz, centrada en Kanryu y Jin-E. Dos años después, el 2014 se estrenó Rurouni Kenshin Kyoto Inferno, dando comienzo la saga de Shishio. Finalmente, el mismo 2014 se estrenó la tercera cinta titulada Rurouni Kenshin The Legend Ends, dando fin a la primera trilogía.

Argumento

Año 1879. La batalla contra Makoto Shishio ha terminado y Kenshin junto a Sanosuke, Yahiko y Kaoru viven, por fin, en paz. Sin embargo, una serie de ataques a lugares relacionados con Kenshin, comienzan a despertar los demonios del pasado que parecían olvidados.

Enishi Yukishiro ha vuelto desde Shanghai para cobrar venganza por la muerte de su hermana a manos de Battousai. Desde aquí en adelante comenzará una serie de sangrientas batallas, cuyo único fin es generar el mayor sufrimiento posible a Himura Kenshin.

Análisis y opinión

Aviso para el lector: antes de seguir leyendo, se advierte que esta parte tendrá algunos spoilers. Se tratarán de disminuir lo más posible, pero para hacer un análisis exhaustivo se tendrá que spoilear sí o sí. Dicho esto, vamos con lo bueno, lo malo y lo feo de Rurouni Kenshin The Final.

La saga de películas live action de Rurouni Kenshin ha sido catalogada por la mayoría de los fans del anime, como una de las mejores logradas. Pero seamos sinceros, la vara nunca estuvo muy alta. Generalmente las adaptaciones japonesas parecen un festival de cosplayer nipones rubios, mientras que las hollywoodenses cambian hasta los nombres, y todo termina en que son salvados por el ejército estadounidense (?).

Pese a esto, Rurouni Kenshin ha contado con el beneplácito del público; adaptación más que cumplida de los personajes, ambientación de época exquisita, escenas de acción perfectamente coreografiadas y un manejo y condensación de la historia más que aceptable en las tres primeras entregas.

Hay que recordar que estamos frente a adaptaciones. Y adaptar un manga de 255 episodios en películas de 2 horas no es una tarea sencilla. Es por eso que se eliminan personajes y hechos, y se agregan otros. Sin embargo, hay cosas que no se pueden dejar pasar, y aquí es donde The Final falla.

Pero antes de profundizar en lo malo, vamos con los puntos altos de esta entrega. La ambientación, al igual que sus predecesoras, es hermosa. Se nota que está hecha con dedicación y cariño. Los paisajes, el montaje y vestuario es precioso. La fotografía en los flashback al pasado de Kenshin y Tomoe deja sin palabras.

En cuanto a las actuaciones, Takeru Sato en el papel de Kenshin mantiene la consistencia antes vista. Sin embargo, quien se lleva todos los premios –a opinión personal- es Meda Mackenryu, quien logra retratar toda la locura y pena de Enishi Yukishiro. Además, el entrenamiento físico realizado para encarnar al hermano de Tomoe dio increíbles resultados.

Ahora sí, vamos con lo malo. Es muy triste ver lo que se hizo con personajes como Sanosuke en esta película, quien fue relegado al papel de payaso. No aporta en nada a la trama, ni intercede en peleas cruciales. Recordemos que, en el manga, en este arco Sanosuke deja el dojo Kamiya y va a buscar su propio camino, encontrando a su familia.

Luego de eso, es un actor vital en la pelea contra Enishi, derrotando a Banshin en primera oportunidad, y posteriormente a Byakko, una de las 4 estrellas. Lamentablemente en esta película, Sano no tiene ninguna de estas batallas, y solo sirve para generar momentos cómicos (que la verdad, ni si quiera lo son).

Siguiendo con lo anterior, otro de los puntos terribles de esta película, es lo genérico de los secuaces de Enishi. Son villanos a los que no se les dio ningún trasfondo. En el manga, cada uno de ellos tiene un sentimiento arraigado de venganza contra Battousai por cosas del pasado, y se explota esta faceta durante la trama. Sin embargo, aquí no se toca nada de eso. Siendo benevolentes, lo único sería cuando Kujiranami pide a Kenshin que lo mate, pero si no se ha leído el manga, esta parte carece de peso dramático.

Los otros subordinados de Enishi, Otowa Hyouko, Mumyoui, y Gein no tienen incidencia alguna en el desarrollo de la película. Es más, ni siquiera sé si los nombran con esos nombres, por lo que podrían haber sido personajes genéricos. Y esto es lo más triste de todo por una razón importante: la venganza de Enishi no tiene peso alguno.

En el manga, todo el arco del Jinchuu o castigo del hombre, se basa en un plan ideado por Enishi y Gein, para hacer sufrir en carne propia la muerte de los seres queridos a Kenshin. Y para que esto suceda, la muerte de Kaoru tiene que pasar sí o sí. Cuando Enishi llega al dojo con un saco, fue una clara referencia a esto, lástima que no se concretó.

Hubiese perdonado todos los errores mencionados si, al igual que en el manga, Kenshin hubiera encontrado muerta a Kaoru en ese saco. La película hubiera terminado de manera magistral con un momento así, dejando el hype por las nubes para la quinta y última película de la saga.

Todo habría tenido mucho más lógica si en esta cinta se hubiese ahondado mucho más en el pasado de Kenshin, haciendo que termine con lo antes mencionado, y así, no alargar de manera innecesaria la película. Luego, en la quinta, solucionar todo esto, ahondando en los secuaces de Enishi, finalizando con su derrota.

Sí, se entiende de sobremanera que es una adaptación, y hay que sacrificar algunas cosas. Pero no eso lo que es la sustancia de la trama. Ahora solo queda esperar Rurouni Kenshin The Beginning, quinta y última película de la saga, a estrenarse este mismo año, y que, según dicen, va a ahondar más en los capítulos 165 a 179 del manga, los cuales tratan del pasado de Kenshin.

¿Dónde ver?

La película ya se encuentra disponible en Netflix bajo el título Samurái X: El fin.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

70 publicaciones.

Sobre Andrelo

Saludos mortales. Me llaman Andrés. Fonoaudiólogo de profesión y padre de afición. Todo lo relacionado con el manga, anime, comics, videojuegos, cine, y ñoñez en general, tiene su lugar en este espacio.