Inicio » Cine y televisión » Jojo Rabbit – Comedia en la Alemania Nazi

Jojo Rabbit – Comedia en la Alemania Nazi

El film de Taika Waititi, Jojo Rabbit, nos cuenta la historia de un niño nazi que verá su vida cambiada cuando descubra que su mamá oculta un gran secreto.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por J Martínez el 19/01/2020

Luego de dirigir Thor Ragnarok y dejar con un buen sabor de boca (en general) a los fanáticos del UCM. Taika Waititi se encargaría de dirigir una película ambientada en la Alemania de Hitler, en la que curiosamente también actuará. ¿Otra película más acerca del holocausto? Pues sí, y no, ya que Jojo Rabbit se logra diferenciar sobre el resto, principalmente por el estilo ya característico de su director y unos personajes impecables.

Basado en el libro Caging Skies, el guion de la película no deja de ser una historia bastante típica; Alguien se cree malo, conoce a alguien bueno y se da cuenta que realmente es bueno porque X cosa sucede. Pero evidentemente lo que importa aquí son las formas y cómo se innova en el relato de esta historia típica, y todo esto está llevado de forma increíble.

Guión simple, pero efectivo

Jojo es un solitario niño de 10 años en la Alemania Nazi que tiene un muy marcado nacionalismo. Para bien o para mal, la vida de Jojo cambiará cuando se de cuenta que su madre tiene escondida en su casa a una joven judía, quien obligará a Jojo a enfrentar sus ingenuas creencias, al punto en que deberá hasta discutir con Hitler, su amigo imaginario.

Así, podemos esperar varios giros de trama que son muy interesantes, uno que otro que será muy impactante (hay escenas que dañan hasta al más duro de nosotros), otras escenas que significarán un antes y un después en la trama y, evidentemente, mucha, mucha comedia.

Y es que el punto fuerte de muchas de las películas de Waititi es la comedia y Jojo Rabbit no es la excepción. En su papel de Hitler, el director es hilarante y tiene una simpatía tremenda; él mismo admitió no haber investigado nada acerca del alemán y, aunque esto se nota, no genera ningún problema, porque no debemos olvidar que no es Hitler a quien estamos viendo, sino que a la imagen que un pequeño nazi de 10 años tiene de él.

Pero la comedia no sólo quedará rezagada a las interacciones de Jojo y Hitler, ya que absolutamente todo el nacionalismo alemán estará impregnado con la misma ridiculez y estupidez que Waititi plasma sobre su personaje. Los campamentos para niños nazis, la organización de las batallas venideras, los generales de guerra y hasta la Gestapo estará retratada con una ridiculez que refleja de manera genial el pensamiento de los nazis, dando lugar a escenas en que será completamente imposible no soltar una carcajada.

Lamentablemente, esta comedia viene con el mismo problema que, personalmente, tuve con Thor Ragnarok, y es que a mi parecer a veces la película se pasa de ridícula. Sin ir más lejos, los primeros 15 minutos de película, a pesar de que hacen un gran trabajo dando a conocer el contexto de esta y el ambiente en que se desarrollará, me parecieron tontos. Pasé un par de risas a quedar pensando «esto ya es demasiado«. Por suerte, para todos los espectadores, esto logra llegar a un buen punto de equilibrio.

Personajes emotivos y expresivos

A partir de la entrada de la madre de Jojo, Rosie (interpretada por una impresionante Scarlett Johansson), la película toma un aire un poco más tierno. No tan hilarante, sino que un poco más familiar, más cálido. Las interacciones entre Jojo y su mamá jamás estarán libres de emoción, de reflexión y de una ternura palpable. Lo mismo ocurre cuando comparten pantalla la madre de Jojo y Elsa (la judía escondida en la casa de Jojo).

Porque esta ternura es finalmente el alma de la película. A pesar de que el conflicto nazi-judío es tratado demasiado superficialmente (y esto puede ser un problema para muchos), la ternura y compasión que Waititi logra entablar entre sus personajes es suficiente para encariñarnos con absolutamente todos ellos. Suficiente para destrozarnos cuando cosas malas les ocurren y para entender la forma en la que actúan y las decisiones que toman.

Y es que los 4-5 personajes que más aparecen en pantalla tienen algo de esta ternura (a excepción de Hitler, evidentemente). Jojo es un niño de 10 años que recién está aprendiendo del mundo. Rosie es una madre excepcional aún en ausencia de una figura paterna. Elsa es el personaje judío que tiene que lidiar con una vida terrible, viviendo escondida y teniendo que separarse de toda su familia y amigos. Yorki es el mejor amigo que Jojo podría desear y no entiende por qué hay tanto odio contra los judíos. Hasta el capitán nazi, Klezendorf, tiene momentos para brillar en esta aventura.

Pero claramente nada de lo dicho de los personajes sería posible sin el increíble trabajo de cada uno de los actores involucrados. Ya se dijo que a Hitler lo interpreta un hilarante Taika Waititi. Se mencionó que Scarlett Johansson hace un gran trabajo como Rosie pero merece ser mencionada de nuevo… Scarlett Johansson está increíble y es el mejor personaje de la película con creces. Merecidas todas las nominaciones a papel secundario que ha tenido. Thomasin McKenzie está muy bien como Elsa en su intento de molestar a Jojo pero seguir siendo una niña vulnerable. Y Sam Rockwell hace un papel que, en esencia, es bastante similar al que hizo en Three Billboards Outside Ebbing, Missouri y vuelve a actuar de forma impecable.

Finalmente, Roman Griffin Davis hace un trabajo excepcional como Jojo, al punto en que estuvo, merecidamente nominado a mejor actor en película musical o comedia para los Globos de Oro (un gran punto para Waititi el darle la responsabilidad de ser el papel principal a un niño de 12 años, acierto increíble). Roman, a mi parecer, debe ser el mejor actor joven este año sin ningún problema.

Una película colorida

A diferencia de muchas películas que se ubican en la misma época, Jojo Rabbit nos regala una paleta de colores llena de colores cálidos. Desde el campamento de niños al comienzo de la película, en la oficina en que trabaja el Capitán Klezendorf, hasta la casa de Jojo. Casi todos los escenarios tendrán algún color que resaltará de forma evidente a nuestra vista, aportando aún más al sentimiento de calidez y ternura que se habló anteriormente.

Esto será lo que más destacará, a nivel técnico, de la película, porque más allá de esto me parece bastante funcional el uso de cámaras y sonido. Ojo, que no está para nada mal, todo funciona a la perfección, pero tampoco llega a llamar nuestra atención en ningún momento. Eso sí, en la primera mitad de la película el director hace uso de llevar al primer plano algo que normalmente no se le toma atención, pero que en esta ocasión llevará a una revelación con mucho impacto y que resulta de maravilla.

Algo que sí resaltará mucho es el soundtrack de la película. Piezas reconocibles por todos estarán presentes (y muy bien utilizadas), pero con un giro interesante; serán sus versiones en alemán. Así, escucharemos canciones de The Beatles o la mítica ‘Heroes‘ de David Bowie pero cantadas en alemán, aspecto que le da mucha personalidad a los momentos en que aparecen dichas canciones. El resto de canciones también están muy bien utilizadas, aportarán emotividad cuando deben y una cuota de liviandad cuando toque reírse.

Conclusión

Jojo Rabbit es una película increíble que se sustenta en gran parte en sus personajes y las grandes actuaciones de su elenco. Adoptando como idea central la ingenuidad de un niño de 10 años, logra llegar a un equilibrio entre el humor y la comedia característica de Taika Waititi, con la calidez y ternura que no siempre logra darle a sus películas, llegando incluso a ser el punto fuerte en este caso.

Aunque puedo entender el porqué no le ha gustado a toda la crítica, ya que por momentos cae en la ridiculez o en otros en la simplicidad para emocionar, debo decir que creo que es una de las mejores películas del año y merece todo el amor que el público se ha encargado de darle.

 

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí
X