Inicio » Noticias » Zona Oriental » Anime » Reseña: Vampire Hunter D

Reseña: Vampire Hunter D

Basada en la novela del mismo nombre, la película Vampire Hunter D de 1985 es la primera de una exquisita duología.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Escrito por Andrelo el 17/11/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

En 1983 el novelista japonés Hideyuki Kikuchi publicó Vampire Hunter D, primera de una saga de más de 20 novelas. Dos años más tarde, en 1985, se estrenó la película del mismo nombre basada en el primer libro de la serie. Vampire Hunter D se transformó rápidamente en un referente cinematográfico del género vampírico.

Situada en un futuro pos apocalíptico, la película de poco más de una hora mezcla perfectamente los géneros de acción, terror, y gore. El éxito de la saga de libros y de esta película, propició que en el año 2000 se estrenara una exquisita secuela de la que hablaremos en una próxima ocasión.  

Argumento

“Esta historia tiene lugar en un futuro distante, donde los demonios y mutantes merodean en un mundo de oscuridad”. Con este estremecedor disclaimer comienza Vampire Hunter D, dando a entender al espectador que, lo que se está por ver, está muy lejos de la cotidiana normalidad.

Es en ese contexto donde Doris Lang es mordida por el Conde Magnus Lee, un vampiro de noble linaje que ha vivido por más de 10.000 años. Debido a esto, Doris busca ayuda en D, un cazador de vampiros que esconde muchos secretos.

Opinión y análisis

La década del 80 fue realmente productiva para el cine de animación japonés. Clásicos como Akira, Devilman The Birth, Vampire Princess Miyu, Wicked City son solo algunos ejemplos de lo majestuoso de esos años en relación al terror, gore o cine fantástico para adultos. Vampire Hunter D también es parte de ese selecto grupo.

La historia de la película es sumamente efectiva y simple (en el buen sentido de la palabra); una especie de caza recompensas o antihéroe en ayuda de una damisela en peligro. Pero ojo, lo interesante y adelantado al cine occidental de esos años, es que esta damisela no es ninguna princesa indefensa, sino más bien una guerrera con tantos o más dotes marciales que los hombres.

En menos de una hora y media, la cinta dirigida por Toyoo Ashida y producida por Ashi Productions, nos lleva por un viaje donde D tendrá que enfrentarse al Conde Magnus Lee. Aunque a grandes rasgos es una historia lineal, la incidencia de la hija de Magnus hará que no se sepa hasta el último momento el desenlace de la obra.

En cuanto a la animación, hay que recordar que es una obra de mediados de los años 80s. Si somos totalmente honestos, esta está más cerca de los inicios de la década más que de finales. Aun así, es una cinta que ha envejecido sumamente bien, y tiene escenas de acción totalmente increíbles.

La música y sonido es otro de los puntos fuertes de la película. Desde el inicio se siente la tensión que trasmite la historia a través de pasajes musicales que aprietan el estómago del espectador. El sonido de las bestias, demonios, licántropos y vampiros está sumamente logrado y recuerda en ciertos momentos a otros animes contemporáneos como Saint Seiya (donde se compartían bases de sonidos).

En cuanto a los puntos negativos, uno que otro podría decir que no se profundiza mucho en el personaje principal. Sin embargo, hay que entender que en el papel hubo más de 20 libros para aquello, por lo que se perdona y hasta agradece, haciendo de esta película una obra totalmente dinámica.

Lastimosamente Vampire Hunter D no se encuentra en ninguna plataforma de streaming oficial en Latinoamérica, por lo que la única forma de verla es a través de San Google. Así que sí, haga el esfuerzo y búsquela porque no se arrepentirá en lo más mínimo.

Nos leemos luego.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

70 publicaciones.

Sobre Andrelo

Saludos mortales. Me llaman Andrés. Fonoaudiólogo de profesión y padre de afición. Todo lo relacionado con el manga, anime, comics, videojuegos, cine, y ñoñez en general, tiene su lugar en este espacio.