Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Reseña: RAGE 2, y el segundo intento por conquistar el yermo

Reseña: RAGE 2, y el segundo intento por conquistar el yermo

Id Software se une con los creadores de Just Cause para darle una segunda oportunidad a RAGE ¿Al fin lograron hacerse con el yermo?

Diego Sandoval Escrito por Diego Sandoval
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Previamente, hablamos de RAGE y el fracaso que significó para Id Software. El estudio le tenía tanta fe al proyecto, que ya estaba planificando la preproducción de la secuela. La idea era empezar a trabajarla, luego de sacar a la venta DOOM 4, aunque no fue así.

John Carmack dejó Id Software en el año 2013, para entrar a trabajar con el equipo de Oculus Rift. Frente a esto, Bethesda en no estaban convencidos del trabajo que se estaba haciendo en DOOM 4, alegando que el juego parecía más un Call of Duty que un DOOM. El juego se canceló junto con la preproducción de RAGE 2. De las cenizas de DOOM 4, surgirñia DOOM 2016.

En RAGE hay un guíño al desarrollo de la secuela, eso fue descubierto en el sítio Unseen64

Con respecto a RAGE, no estaban seguros de que el juego tuviese potencial como franquicia. Pero, después de un par de años, le dieron una segunda oportunidad al estudio para hacer al fin la secuela. Esta vez contaban con el apoyo de Avalanche Studios, los creadores de la divertida saga de Just Cause y que, anteriormente, trabajaron en un videojuego de Mad Max para Warner Bros. Games.

El plan era el siguiente: Avalanche Studios usaría su tecnología y experiencia con Mad Max para crear el mundo abierto del juego e Id Software se encargaría de la jugabilidad ¿Fue un éxito RAGE 2? Vamos a ver.

Historia

Han pasado 30 años de la victoria de los rebeldes sobre La Autoridad, aunque esta facción resurgiría con un nuevo líder llamado el General Cross. Este comanda un nuevo grupo de mutantes para conquistar el yermo. Sn embargo, un grupo Rangers le quiere hacer frente.

Nuestro protagonista se llama Walker (podemos elegir su género), un ranger que, tras sobrevivir a un ataque del General Cross, debe iniciar un plan llamado Proyecto Daga; una iniciativa que es capaz de erradicar a La Autoridad. Para hacerla funcionar, se le pide ayudar a tres miembros claves del proyecto.

Esta vez si tenemos una historia con un villano reconocible y un claro desarrollo de principio a fin, aunque su trama sigue sin provocar mayor interés. 

Si bien hay quienes participan en el Proyecto Daga que salían en el primer juego, estos no dejan una impresión mayor en el jugador, más allá de solo darnos trabajos a realizar. El único personaje destacable es el Dr. Kvasir que siempre tiene una doble intención en las tareas que nos da, dejando unas situaciones interesantes. 

Walker, como protagonista es un estereotipo de tipo rudo, pero sin ningún elemento diferenciador o frases memorables. El General Cross es un villano muy estándar. Es el típico líder autoritario que quiere tener más poder y que luchará sin fin hasta conseguir sus metas, pero tampoco su presencia nos dejará algo más. 

RAGE 2 al igual que el anterior, no busca tener un gran guion. Y aunque se nota el intento de hacer que su universo nos importe, otra vez no lo logra.

Gameplay

Si RAGE solo se sentía interesante a mitad del juego, RAGE 2 es inconsistente, siendo a veces divertido, y otras aburrido.

Esta vez nos encontramos con un mundo verdaderamente abierto y enorme, tomando como base The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Todas las tareas de este mundo las podemos realizar en el orden que queramos. Lo que sí, para completar la historia debemos hacer las misiones del Proyecto Daga.

Muchas misiones se sienten una repetición de otras. Los encargos van de ir a destruir un campamento de bandidos, recopilar tecnología, participar en carreras, o matar un jefe. La variedad de situaciones no está presente.  

El juego fomenta buscar Arcas, lugares en donde nos darán una nueva arma o poder para hacernos más fuertes en el yermo, algo así como los Santuarios en Breath of the Wild. Al inicio la acción se sentirá lenta, por no contar con todas las habilidades. Por esto, se recomienda dar prioridad a la búsqueda de las arcas para experimentar mejor el juego. 

Las armas son un acierto, son muy divertidas de usar. Dan mucha variedad en los combates, ya que cada una cuenta con un disparo secundario, y se pueden portar sin límites en nuestro inventario. La sensación de los disparos recuerda a DOOM 2016.

El mundo se puede explorar con diversos vehículos, y habrá una disposición mayor de transportes. Las armas de estos acorazados entregan mucha diversión, pero su manejo es errático… sobre todo el planeador

Walker cuenta con diversos poderes, como dar un salto devastador, correr más rápido, usar un escudo, entre otras. El más importante es Overdrive, el cual se puede usar luego abatir a varios enemigos. Esta habilidad vuelve invencible al jugador y le permite atacar con más rapidez, algo como el Quad Damage de Quake.

Si bien, al ir controlando todas las armas y poderes del juego, se mejora mucho la experiencia, la poca variedad de misiones hace que el nivel de interés por la obra disminuya, provocando tedio en el jugador. Junto a esto, no hay tanta variedad de enemigos, e incluso se reciclan peleas contra jefes en varios momentos. 

RAGE 2 mejora en varios aspectos, pero comete muchos eroores de diseño de los juegos de mundo abierto. Incluso se siente a ratos que el juego se hizo a la rápida. 

Dirección de arte y gráficos

RAGE 2 busca diferenciarse con el uso de violeta en su paleta de colores, además de las luces de neón. Esto logra que su arte tenga más personalidad, aunque tampoco lo vuelve memorable o icónica frente a su competencia.  

El juego usa el motor Apex Engine de Avalanche Studios que está hecho para mundos abiertos, representando de buena forma el entorno que se quiere plasmar en la obra. El punto negativo está en que los personajes no tienen el mismo nivel de atención al detalle que en la primera parte, y sus animaciones no están bien trabajadas. 

Conclusiones 

RAGE 2 fracasó más en ventas que el original, cosechando un 75% menos de copias vendidas que la primera parte de su lanzamiento. Las críticas de prensa y jugadores fueron mixtas. Se nota que había intención de hacer un buen juego, pero no lograron dar en el clavo.

El problema de RAGE, es que nunca tuvo una identidad que lo diferenciara del resto de su competencia. RAGE 2 tampoco logra hacerse respetar, por más que lo intente. Trataron de provocar preocupación por algo que desde el inicio no supo ganarse al público general.

El juego cumple con entretener, aunque siendo muy mediocre en muchos apartados. Es de esos juegos que se recomienda adquirir en una oferta, que un amigo te lo preste, o jugarlo por el gamepass de Xbox. Y no se puede ser optimista; la verdad es que, es mejor que Id Software se enfoque en otras cosas, a que haga algo con RAGE.  

Diego Sandoval
21 publicaciones.

Sobre Diego Sandoval

Conocido también como Dr. Cayman en la web. Soy un amante del arte en todas sus corrientes y por sobretodo del videojuego. Actualmente me dedico al arte digital y al Gamedisign. Puede que en una vida pasada pude haber sido un doctor de la plaga o un loco de remate.