Inicio » Noticias » Cine y televisión » Moon Child: Amor y egoísmo a través de las décadas

Moon Child: Amor y egoísmo a través de las décadas

Estrenada el 2003, la película de vampiros; Moon Child, fue el debut del músico Hyde en el mundo de la actuación.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Andrelo el 06/01/2022

El mundo de la música y la actuación han estado relacionados desde siempre; Jared Leto pasando de la actuación a la música, o Steven Seagal tratando de encontrar su sonido en la guitarra. No es de extrañar que esto pase ya que, básicamente, ambas son expresiones artísticas ligadas en lo más profundo: la interpretación.

El año 2003 fue la oportunidad para Hyde, vocalista de L’Arc~en~Ciel, de demostrar sus dotes actorales en la película dirigida por Takahisa Zeze, Moon Child. Él, junto a Gackt –también músico japonés- protagonizaron el drama vampírico centrado en 3 niños y un vampiro que los acompañará por el resto de sus días. 

Argumento

En el año 2014 Japón sufre su peor crisis económica de la historia. Esto hace que gran parte de la población tenga que migrar de su país de origen, siendo el destino principal China. Debido a esto, se comienzan a formar guetos llenos de inmigrantes y delincuencia.

Es en ese contexto, donde 3 huérfanos viven en la ciudad ficticia de Mallepa, en China. Sobreviviendo en un ambiente de delincuencia y precariedad, Sho, Shinji y Toshi logran subsistir a través del hurto y el timo. Un día, cuando estaban a punto de ser asesinados por quien anteriormente habían robado, son salvados por Kei, un vampiro en un aparente estado de indigencia.

De ahí en adelante, Kei formará parte de la banda delictual de los 3 huérfanos, generando lazos de amor y amistad con ellos a través de los años. Sin embargo, en este mundo distópico que se presenta, las decisiones que cada uno vaya tomando y las personas que conocerán en el camino, harán de esta, una historia llena de emociones y matices.

#tag game de Throw Wide The Gates

Opinión y análisis

Fue mucho el hype que provocó el estreno de Moon Child allá por el lejano año 2003. Y es que no era menor ver a Hyde, vocalista de la banda de rock más importante de Japón y Asia, aunar fuerzas con Gackt en un proyecto totalmente distinto a lo que nos tenían acostumbrados.

Algunos decían que esto no era más que una estrategia publicitaria para potenciar la imagen de ambos artistas. Jugar con el homoerotismo y sensualidad del binomio, y generar una revolución hormonal en la fanaticada quinceañera que shippeaba desde siempre a Gackt con Hyde. Y sí, hay mucho de eso, pero también hay mucho más.

Sin lugar a dudas el fuerte de la película es el guion y la historia, y cómo en esta se conjugan elementos del cine policial, romántico, yakuza, etc. Perfectamente podría tratarse de una cinta que tratase de mafiosos y carteles enemigos. Y es que básicamente eso es, sumando obviamente el condimento vampírico que tiñe toda la historia.

Lo mejor que hace Moon Child es mostrar la evolución de sus personajes, tanto física como mentalmente, y de esa manera, generar relaciones afectivas entre los personajes y el espectador. No es menor lograr que te encariñes con un personaje como Hana a pesar de que aparezca como 3 veces a lo largo del film.  

Es tanto el cariño que uno llega a sentir con el grupo de amigos, que cuando pasa el tiempo y –ALERTA DE SPOILER– este se separa por la muerte de Toshi y abandono de Kei, uno puede llegar a palpar la nostalgia de un tiempo pasado, donde todos estaban juntos y se vivían tiempos tranquilos.  

Indudablemente, y como no podía ser de otra manera, la música también juega un papel importante en Moon Child. El tema central de la película, Orenji no Taiyou (Sol anaranjado), fue compuesto por Hyde y Gackt, y apareció en el disco Crescent (2003) de este último. Esta canción juega un rol determinante en la historia, siendo tarareada por los mismos protagonistas en momentos cruciales de la trama.

Como se mencionó en párrafos anteriores, lo interesante de tener un vampiro con la habilidad de la juventud eterna dentro de esta película de acción, es que nos permite apreciar la vida de los 3 niños a través de los años, como si de un ente contemplativo externo se tratase. Lo anterior nos permite entender el proceso madurativo de todos los personajes, desde el año 2014, pasando por el 2025, y llegando al 2040 aproximadamente.

Evidentemente no todo puede ser bueno, y Moon Child no es la excepción. Son realmente horrorosos los efectos especiales que se ven en las escenas de acción. Más de alguno podría argumentar que la película tiene casi 20 años, pero no, no es justificación aceptable. Hay escenas tan pésimamente dirigidas que te sacan del mood de la película. Durante minutos se logra crear una atmósfera interesante y la rompen con efectos especiales tan mal ejecutados que pareciesen de cine B.  

La escena de Kai cayendo al piso y esquivando las balas, o el mismo saltando sobrenaturalmente en la primera secuencia de acción son un claro ejemplo de lo nombrado anteriormente. El año 2003 había recursos de sobra –ya sea prácticos o digitales- para hacer algo muchísimo mejor.

Orenji no Taiyou, tema central de Moon Child

Sintetizando, Moon Child tiene bastante para entregar. Eso sí, primero hay que sortear las escenas anteriormente nombradas, las que tristemente se encuentran en una etapa inicial. Fuera de aquello, recalcar que Hyde como actor es un tremendo vocalista de L’Arc~en~Ciel. Mentira, mentira. Pese a sobreactuar algunas escenas, el jovencito (de ahora 52 años) interpreta con credibilidad y sentimiento al vampiro Kei.

Nos leemos luego.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

Sígueme en mis redes sociales:

Sobre Andrelo

Saludos mortales. Me llaman Andrés. Fonoaudiólogo de profesión y padre de afición. Todo lo relacionado con el manga, anime, comics, videojuegos, cine, y ñoñez en general, tiene su lugar en este espacio.

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí