Inicio » Noticias » Cine y televisión » Reseña: Euphoria – Especial de 2 episodios

Reseña: Euphoria – Especial de 2 episodios

Rue y Jules vuelven en este especial de Euphoria, en donde la serie nos recuerda que es mucho más que alcohol, drogas y juventud.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por J Martínez el 28/01/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Más de un año tuvimos que esperar para saber cómo continuó la historia de Rue y Jules. Muchos esperaban una segunda temporada durante el 2020, pero esta vio afectada su producción debido al Covid-19. Quizás por esto es que HBO y Sam Levinson decidieron continuar con Euphoria por medio de un especial de 2 episodios.

Estos capítulos se distanciarán un poco del resto de la serie. Se reemplaza el alcohol, drogas y locura por un ritmo mucho más pausado, en donde se profundiza en las mentes de las protagonistas luego del incidente en la estación de trenes. ¿Por qué Rue no subió al tren? ¿Por qué Jules actuaba como si no le importase Rue?

Episodio 1: Rue

El primer capítulo del especial se titula Trouble don’t last always (Los problemas no son para siempre), y está dedicado casi por completo a Rue. En este vemos una conversación entre ella y Ali, donde mayormente se ahonda en los problemas de drogadicción y la depresión de ambos. El personaje interpretado por Colman Domingo desafía constantemente las creencias de Rue, tanto aquellas nocivas para ella como los pensamientos ligeramente positivos.

Entre todo el diálogo digno de terapia (hay mucha gente que ha afirmado que el diálogo del episodio es tan real como el de una terapia de rehabilitación), se aclaran los pensamientos de Rue luego de todo lo ocurrido con Jules. Vemos cómo ella piensa que Jules la engañó, mientras que Ali la fuerza a darse cuenta que quizás no todo fue tan intenso como ella suponía, reforzando el hecho de que Rue no es una narradora en la que podamos confiar al 100%.

Algo muy interesante, además de la profundidad y seriedad con que se toma la drogadicción y depresión de Rue, es lo mucho que se expande en la personalidad (e historia) de Ali. Sin duda que este capítulo da pie a un rol mucho más protagónico en la próxima temporada, en donde se pueda expandir su historia y explicar cómo llegó a convertirse en, prácticamente, un guía espiritual.

No solo en su desarrollo y guion el episodio es más calmado. La cinematografía también deja de lado la sobrecarga de colores, pasando a escenas mucho más “planas” (aunque no por esto dejan de ser espectaculares). Otra gran decisión es la de grabar el capítulo completo en celuloide, lo que no hace más que distanciar –aún más– este capítulo del resto de la primera temporada.

Episodio 2: Jules

El segundo capítulo se titula Fuck everyone who’s not a sea blob (A la mierda todos los que no sean una gota de mar), y está dedicado por completo a Jules. Y no exageramos si decimos que es, probablemente, el mejor episodio de la serie.

En este vemos una sesión de terapia del personaje interpretado por Hunter Schafer, en donde, prácticamente por sí sola, va dándose cuenta de ciertas actitudes que ha tenido que le han provocado mucho dolor. También deja ver muchas cosas de las que no quiere hablar y que, probablemente, sean exploradas en la segunda temporada.

Lo más destacable de este capítulo es que se deja de presentar a Jules como la villana, ya que se explora a mucha más profundidad su historia, dándonos razones de sobra para entender el porqué es incapaz de estar en una relación con Rue. Evitando caer en terreno de spoilers, solo se dirá que la experiencia previa que ha tenido con la drogadicción es razón suficiente para el muro que se ha puesto entre las protagonistas.

Por otro lado, al estar escrito por Hunter Schafer (en conjunto con Sam Levinson), la conversación que se tiene de la experiencia de Jules como mujer trans se siente extremadamente real. Esto se percibe sobre todo en cómo ella ve la feminidad algo que se debe conquistar o el daño que siente que las mismas mujeres se hacen; los diálogos están más que bien construidos, sintiéndose muy reales todo el tiempo.

Además, a pesar de que este episodio también es menos denso en cuanto a guion, la cinematografía más clásica de la serie vuelve con una escena de sexting muy experimental (pero muy bien ejecutada). Acompañada por un diálogo acorde a lo que Jules iba sintiendo mientras hablaba con este desconocido, queda un montaje brutal, fiel reflejo de lo que la tecnología y adolescencia provocan en una persona.

Conclusión

El especial de Euphoria es un fiel reflejo de lo que es la serie bajo esa capa de drama adolescente. Personajes sumamente complejos que aún se están descubriendo, una cinematografía soberbia que no deja jamás de experimentar, y una seriedad para tratar temas que otras series teenager pasan por encima, como las drogas, la depresión o la identidad sexual. Y, ¿Quién mejor que las protagonistas para seguir explorando estos temas?

Al final, estos dos capítulos sirven como una pausa entre toda la locura que la primera temporada fue. Una pausa que se agradece mucho, en la que se profundiza en las mentes e historias de las protagonistas, explicando muchas de las decisiones que fueron tomando, mientras al mismo tiempo muestra que tendrán que lidiar con las consecuencias de estas.

Aunque esa escena final deja más que claro que ambas siguen siendo adolescentes, claro.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

65 publicaciones.

Sobre J Martínez

23 años. Holi, no sé que más poner