Inicio » Zona Oriental » Anime » Pokemon: Revisión y análisis de la censura en la sociedad actual

Pokemon: Revisión y análisis de la censura en la sociedad actual

Los capítulos del anime de Pokemon, sus películas, juego de cartas y manga han sido objeto de censura en todo el mundo. Aquí los momentos más icónicos.

Tiempo de lectura: 8 minutos

Escrito por Andrelo el 30/03/2020

Pokémon, como tantas otras franquicias, ha sufrido el fenómeno de la censura en occidente a lo largo de sus más de 20 años de vida. Aunque pareciera que vivimos en una sociedad cada vez más open mind y más tolerante a la diversidad cultural y sexual, las comisiones de ética y moral de los distintos organismos (productoras, empresas de doblaje, canales de tv, etc.) siguen censurando escenas, dibujos, o capítulos enteros. Y no solo eso, el manga y juego de cartas también han sido testigos de esto.

Pokémon, gigante multimillonario japonés, nació en el año 1996 con sus juegos Pokemon Red y Pokemon Green. Desde ese entonces se ha diversificado y masificado a todos los medios audiovisuales posibles. Revisando los números por encima, a los días de hoy franqucia cuenta con 62 videojuegos (sumando la saga principal, spin-offs, remakes y juegos para móviles), un anime (serie de televisión) de 22 temporadas y más de 1.100 episodios, 22 películas (incluyendo una versión en humanos), 13 sagas distintas de mangas (más de 100 tomos), y un juego de cartas coleccionables de más de 100 ediciones y más de 11.100 cartas distintas (sí, más de once mil cartas). Además de todo lo anterior, los monstruos de bolsillo creados por Satoshi Tajiri, cuentan con una línea de ropa y zapatillas en asociación con Adidas, centenares de juguetes creados por TOMY y Hasbro, y miles de productos creados para promocionar, vender y generar utilidades del porte del Dragonite amigo de Bill. Con los bestiales números anteriores, es muy probable que algo de lo anterior haya podido sacar ronchas a los paladines de la moralidad y buenas costumbres.

LA CENSURA

Una de las tantas definiciones de censura que podemos encontrar hace referencia a la acción de examinar una obra destinada al público, suprimiendo o modificando la parte que no se ajusta a determinados planteamientos políticos, morales o religiosos. Y que interesante resulta lo anterior al revisar todo lo que ha sido pasado por el bisturí. Es por eso que antes de seguir el análisis, veremos los momentos más icónicos que han sido censurados en Pokémon.

En Chile y el resto de Latinoamérica vimos el anime de Pokémon gracias a Estados Unidos, cuya productora 4Kids Productions licenció el anime para doblarlo y transmitirlo en Norteamérica. Con el fin de americanizar la serie, cambiaron nombres de personajes y diálogos, reemplazaron todos los openings, y como vimos en la nota sobre la primera película de Pokémon (que puedes leer aquí) eliminaron los 10 primeros minutos de la película original.

CENSURA EN EL ANIME

En la primera temporada de la serie tenemos los clásicos capítulos censurados.

Capítulo nº 18Vacaciones en Acapulco o La Bella y la Playa: En este episodio hay un concurso de belleza y James participa colocándose pechos falsos. Fue censurado por 4Kids para Estados Unidos y Latinoamérica.

Capítulo nº 35La Leyenda de Dratini: En este episodio existe uso de armas de fuego por parte del equipo Rocket y por el guardia de la Zona Safari. Fue censurado por 4Kids para Estados Unidos y Latinoamérica.

Capítulo nº38Soldado Eléctrico Porygon: El famoso episodio que provocó un ataque de epilepsia a 685 niños en Japón por los efectos visuales y luces. Fue censurado a nivel mundial.

Todos estos episodios los pueden ver en YouTube o alguna página buscando en Google. Además existen otros capítulos censurados en Estados Unidos y el mundo, pero estos son los de la primera temporada y más icónicos a nivel mundial.

CENSURA EN EL MANGA

Publicados originalmente por Shogakukan en Japón, tanto Pokemon Special (o Pokemon Adventures) como The Electric Tale of Pikachu son los mangas más conocidos de Pokémon y ambos fueron publicados en Estados Unidos por la editorial VIZ Media. La censura pegó fuerte en las páginas de ambos cómics debido al “alto contenido sexual”, traducido en mujeres dibujadas con grandes pechos y generalmente con poca ropa. En la editorial se decidió simplemente redibujar algunas viñetas.

CENSURA EN EL TCG

Aunque no parezca posible, la censura también atacó al juego de cartas. Si bien es algo que cae más en lo anecdótico, no deja de ser interesante de analizar. En el año 1997 en Japón se lanzó la edición Team Rocket, cuya versión en inglés salió el año 2000 en Estados Unidos. En esta expansión del juego viene la carta Grimer. En la original se ve a Grimer mirando hacia la niña, mientras que en la versión americana se editó la mirada del pokémon venenoso.

ANÁLISIS Y REFLEXIÓN

Las distintas sociedades se comportan de manera diferente. Es más, los individuos que interactúan entre sí dentro de una sociedad tienen comportamientos heterogéneos. Por lo tanto, lo que para una puede ser moralmente correcto como, por ejemplo, comer carne de perro, para otra es un acto despreciable y hasta criminal. Sin embargo, yendo hacia la génesis de ese mismo ejemplo, comer carne de perro en su esencia no es distinto a comer carne de algún otro animal, sino que los paradigmas sociales han hecho que en una sea aceptado y en otra no. Sumado a lo anterior, el paso del tiempo es otro factor que influye en la apreciación sobre si un hecho es  aceptado o no. Pensemos que a principios de siglo pasado era normal que una niña de 14 años contraiga matrimonio con alguien mayor.

Dicho esto, no es raro que algunas conductas provenientes de oriente nos parezcan, por lo menos, curiosas. Y es que pareciese ser que para la sociedad occidental, los estándares morales japoneses se encuentran alejados de nuestra moral cristiana/católica. De esta manera, es normal para las niñas japonesas crecer con series como Sakura Card Captors, donde se presentan relaciones homosexuales como la de Yuki y Touya, o la emblemática Sailor Moon, que se pasó por donde quiso toda construcción romántica binaria y la heteronorma, dando cabida a la diversidad sexual junto a las expresiones e identidad de género.

Ahora volviendo a Pokémon, hay capítulos de la serie donde indiscutiblemente la censura es una medida de protección necesaria, tal es el caso del episodio donde Porygon deja la patá y genera daño a la salud. En el caso de James y sus boobies falsas, creo que si bien es una decisión polémica, se entiende el contexto: una sociedad conservadora y el público objetivo que vería el capítulo. Sin embargo, curioso es que el transformismo de James sea considerado un acto que atente contra la moral, mientras que el maestro Happosai de Ranma 1/2 corriendo mano a destajo sea un hecho apropiado. En síntesis, el transformismo es un acto repudiable y mucho peor que el acoso y abuso sexual. Linda sociedad de fines de los 90’.

Siguiendo con esta suerte de doble moral, llega a ser un tanto ridículo que se decida censurar un capítulo por el uso excesivo de armas de fuego. Sí, Pokémon pertenece al género Kodomo; series dirigidas al público infantil. Pero, en una sociedad donde los niños crecen jugando con muñecos G. I. Joe, y puedes comprar municiones para pistolas y rifles en un Walmart, aplicar ese tipo de censura me parece un despropósito.

Sumando y restando, la mayor parte de la censura en Pokémon ha sido por mostrar más piel de la aceptada. Algo que evidencia claramente en el manga donde descaradamente se editaban las viñetas para ponerle más ropa a los personajes. Esto nos lleva a pensar que el tema de la sexualidad en Japón es bastante ambiguo y sus límites no son tan claros como en nuestra sociedad occidental. No quiero sonar moralista, pero por una parte creo correcto el intento de evitar hipersexualizar menores de edad. Aunque, por otra parte, el dicho “para que me invitan si saben como me pongo” cae de cajón aquí. Si no les gusta el contenido original, compren los derechos de otras obras y listo.

Como ven, el tema de la censura tiene múltiples aristas, y siempre es bueno detenerse a analizar, y entender el fenómeno de lo “permitido” como un correlato de la sociedad actual. Lo que inevitablemente invita a pensar si esos episodios fueran a estrenarse hoy en día, ¿serían censurados o no?.

Hay un último tema que me gustaría tocar, y que si bien no tiene relación directa con la censura, tiene que ver con los constantes ataques que ha recibido Pokémon por parte de la fundación PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales), mayor grupo por los derechos de los animales a nivel mundial. Han sido varias las veces en que pronto a lanzarse una nueva entrega de un juego de Pokémon, PETA lanza una campaña en contra (a través de juegos parodiando la franquicia), señalando que los juegos normalizan conductas horribles.

En el año 2012, luego de que la franquicia lanzó los videojuegos Pokémon Black and White 2 para la consola Nintendo DS, PETA declaró “Al igual que los animales en el mundo real, los Pokémon son tratados como objetos sin sentimientos (…), si PETA existiera en Unova, nuestro lema sería: Los Pokémon no son nuestros para usar ni abusar…”. Si bien la liberación animal y antiespecismo son consignas con las que simpatizo desde siempre, la fijación que ha tenido PETA con Pokémon sólo se puede entender como un acto de marketing. Carece de sentido atacar un juego que evidentemente es ficción, y no aunar esfuerzos en la educación que debiesen recibir los niños por parte de sus padres respecto al respeto para con los animales y medio ambiente.

Nos leemos luego.

Sobre Andrelo

Saludos mortales. Me llaman Andrés. Fonoaudiólogo de profesión y padre de afición. Todo lo relacionado con el manga, anime, comics, videojuegos, cine, y ñoñez en general, tiene su lugar en este espacio.

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí