Inicio » Noticias » Vídeojuegos » DUSK: Reseña

DUSK: Reseña

Transportándonos a 1996 para redescubrir todo lo que hacía grande a los FPS de la época, DUSK nos trae sensaciones que nos recuerdan a Quake y DOOM.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Diego Sandoval el 18/06/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

New Blood Interactive es una nueva editorial indie que está creando una nueva visualidad para los videojuegos, la cual consiste en mezclar las gráficas tridimensionales de la época del 3D temprano, pero con valores actuales. El resultado es crear una cultura visual con mucha identidad, aunque apele a la nostalgia. 

Si ven el currículum de esta editorial, encontrarán juegos muy vistosos por esta decisión visual, como Amid Evil, Overkill, Gloodwood, Maximum Action, entre otros. Hoy revisaremos DUSK, un FPS que ya se ha vuelto en un nuevo clásico para el género. 

Un hijo del FPS de vieja la escuela

Arrancamos el juego y se nos presenta una consola de comando, la que nos muestra lo necesario para iniciar el software. Como si un juego de DOS se tratara. 

Empezamos DUSK sin tener la más mínima idea de nada. Despertamos en una habitación oscura, y nos ponemos a pelear con tres seres grotescos con motosierra. Luego de eso, avanzamos por el lugar para conseguir una pistola con la que nos enfrentaremos a otros dementes que acechan. Al abatirlos, poco a poco nos damos cuenta que parecen ser parte de una secta. 

En este primer contacto nos damos cuenta de la llamativa presentación visual que tiene el juego, además de los controles que posee.

Algo que caracterizaba a los FPS de antaño era la velocidad de movimiento que había. Gracias a esta uno se podía mover muy rápido, o incluso ni tocar el suelo, como un ángel. Nuestro protagonista, el Duskdude, es un ser extremadamente hábil y mortífero con sus enemigos.

La trama de DUSK al principio no parece nada del otro mundo. Pero luego, el conflicto aumenta a niveles que se escapan de lo común. Hagan de cuenta que su estilo narrativo es algo como los inicios de Quake, para posteriormente parecerse a Half-Life. Además, el juego nos sorprende con muchos guiños a obras como DOOM, Quake, Duke Nukem 3D, Blood, Half-Life, Shadow Warrior, etc.

Armamento y salud como en los viejos tiempos 

En DUSK no hay límite de armas, no hay salud regenerativa, no hay objetivos que cumplir para superar el nivel y hay pocas situaciones scriptadas; o sea todo es como en los juegos antiguos. El ritmo de juego es bastante frenético, por lo cual siempre deberás estar sumamente concentrado para poder manejar su combate.

El armamento de DUSK es muy variado, tienes unas hoces y una espada para ataques cuerpo a cuerpo. Está la típica pistola y la escopeta, las cuales se pueden portar al mismo tiempo. Luego tienes la súper escopeta, que es una referencia a la misma arma de DOOM 2 (y es igual de poderosa). También está también el rifle de caza, que sirve como un francotirador. 

Por otro lado, también existe una ballesta que tiene poca munición, pero al usarla puede matar a un grupo de enemigos de una vez (algo así como la railgun de Quake 2 y 3). Finalmente está el armamento explosivo, como el lanzagranadas y el Riveter (que viene a ser el lanzamisiles). Por si fuera poco, también puedes usar el entorno para atacar a tus oponentes. 

Las armas se sienten extremadamente potentes y el gunplay está bien hecho, aunque se extraña algún armamento más imaginativo para sorprendernos, o un arma que sea alguna variante de la BFG 9000 de DOOM, es decir, un arma que sea capaz de barrer con todo en pantalla. 

Duradero y repleto de extras

DUSK consta tres episodios que se pueden jugar en el orden que uno quiera (como en el DOOM original). Cada episodio consta de diez niveles que están muy bien diseñados, y que incluso, cuentan con muchos secretos a descubrir.

La estructura de niveles inicialmente se trata de ir y matar todo en tu camino para salir del nivel, para luego complejizar más su diseño en base al denominado Key Hunting, o sea, el ir buscando llaves para abrir puertas determinadas, progresando así en el nivel.

También contamos con un modo horda, fragmentado en unos mapas que representan la ambientación de cada episodio. Este extra es un buen agregado, y muestra que llevar este juego a un contexto infinito le sienta de maravilla.

Por si fuera poco, existe un modo multijugador online llamado Duskworld (como lo que fue Quakeworld en su momento), en el cual se puede disfrutar de un multiplayer con estilo muy propio de los arena shooter. Eso sí, el único modo que hay disponible es el Deathmatch. 

Con todo esto dicho, se puede ver que la oferta de DUSK es tremenda. Los dos primeros episodios están bien llevados, aunque el último episodio, en la mitad de su desarrollo, se siente menos pulido, a pesar de que al final agarra mucho pulso. 

Música desde el inframundo para tus oídos

La banda sonora corre a cargo de Andrew Hulshult, un músico que se le conoce por hacer el álbum de covers de DOOM llamado IDFA, y porque también está siendo muy cotizado para componer OST’s de FPS indies. Andrew hizo música para Amid Evil, el remake de Rise of the Triad, Wrath, además de los futuros Prodeus y Nightmare Reaper. 

La música de DUSK combina unos sonidos ambientales que evocan bien su estética de horror para luego pasar a notas de heavy metal industrial en sus momentos de acción pura. El resultado es una experiencia auditiva digna de 1996, y eso es lo que se extrañaba de varios videojuegos; una banda sonora más Heavy Metal y menos orquesta de película bélica de Hollywood.  

Conclusiones desde la oscuridad

DUSK ya se volvió un nuevo clásico del FPS, un género que volvió a su época más brillante gracias al regreso de DOOM y la ayuda de la valiosa comunidad indie. Este juego toma lo que hizo brillantes a los FPS de vieja escuela y lo combina con las nuevas posibilidades que hay al desarrollar videojuegos, creando una jugabilidad mucho más veloz.

Si no les convence DUSK o encuentran que falta más contenido al juego, la obra cuenta con soporte para mods, habiendo una comunidad que ha hecho mucho contenido para el juego. Incluso es posible jugar mapas de Quake  y Half-Life en este juego, o hasta personalizar su música. 

DUSK está disponible en Steam y en GOG a un precio bastante bueno, y para Halloween de este año se espera el lanzamiento de su versión para Nintendo Switch. Así que ¿qué esperas para entrar al distorsionado mundo de DUSK? Además, el juego puede correr en cualquier tostadora, no pide mucho. 

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

32 publicaciones.

Sobre Diego Sandoval

Conocido también como Dr. Cayman en la web. Soy un amante del arte en todas sus corrientes y por sobretodo del videojuego. Actualmente me dedico al arte digital y al Game design. Puede que en una vida pasada pude haber sido un doctor de la plaga o un loco de remate.

X
No olvides leer nuestra última revista digital