Inicio » Vídeojuegos » ¿Me da un kilo de Nostalgia? 10 juegos de los 2000

¿Me da un kilo de Nostalgia? 10 juegos de los 2000

Les traemos un kilo de nostalgia a la puerta. 10 juegos de los 2000 que merece la pena recordar mientras nos ponemos gel en exceso.

Tiempo de lectura: 12 minutos

Escrito por Nicolás Morán Aguirre el 25/02/2022

Los años 2000 fueron, ante todo, una época extraña pero maravillosa. Al igual que en los 80, hubo una explosión de pésimo gusto en cuanto a sentido de la moda, pero fue una década maravillosa para la industria del videojuego; por lo que traemos un kilo de nostalgia y 10 juegos que vale la pena volver a probar.

Para mayor inmersión, se sugiere estar escuchando un mix de Linkin Park, Maroon 5, Evanescence, Korn, Britney Spears, My Chemical Romance o Blink 182; instalar Ares y Kazaa para bajar tus discos favoritos, colocarte una cantidad insana de gel, usar corbata con camiseta, beber tu Pepsi Twist y esperar que tu crush se conecte a MSN.

Con esto dicho, también debemos puntualizar que en esta década se vio la mayor convivencia de consolas. Playstation 2 y 3 (2000 y 2006), Xbox y Xbox 360 (2001 y 2005), Game Cube (2001), Nokia N-Gage (2003), Wii (2006), Nintendo DS (2006) solo por mencionar algunas.

Lógicamente, esto dio como resultado una competencia muy grande y como consecuencia, una cantidad enorme de títulos disponibles. Elegimos 10 (uno por año), que sin duda nos llevarán a un abismo de nostalgia del que será difícil salir. Así que antes de seguir leyendo, tomen sus precauciones.

10. Tony Hawk’s Pro Skater 2 (2000): Como fliparse a tope

Jamás en mi vida me he subido a una patineta, en parte porque no poseo la coordinación para hacerlo y segundo, porque siempre era más cómodo sentarme en el living de mi casa a jugar este poderosísimo título.

Con el auge de los X Games durante los años 90, este simulador de deporte extremo llegó a conquistar nuestros corazones como pocas franquicias lo han hecho; y es que poder usar a Rodney Mullen, Elissa Steamer o Chad Muska hacía la diferencia; además con el añadido de que podías crear tus propios skaters y niveles con una mayor extensión que en la primera entrega.

Pero sin lugar a dudas, cualquiera que haya probado THPS2 destaca su durabilidad y su banda sonora, que representaba una época de adolescencia y rebeldía que siempre han ido de la mano.

9. Silent Hill 2 (2001): Una joya del terror psicológico

No interesa que sus gráficos se vean anticuados; dejen de leer esto y vayan a jugarlo. No es broma. Pocas veces en vuestra vida tendrán la oportunidad de probar algo así de bueno.

Una historia bien contada, atrapante, con personajes entrañables y una jugabilidad que incluso hoy se mantiene bastante bien, más si consideramos que tiene dos décadas.

En este juego los jumpscares son contados con los dedos de una mano, porque acá lo importante es la atmósfera. Una que da un miedo que te cala hondo en la psique, porque la mente juega un papel importante y todo lo que vemos es más complejo de lo que parece a simple vista.

Interpretamos a James Sunderland, quien recibe una carta de su esposa Mary. En la misma, ella le pide que vaya a Silent Hill. Hasta ahí, todo normal; el punto escabroso es que está muerta desde hace algún tiempo.

¿Es Silent Hill 2 el mejor juego de terror de la historia del mundo mundial? Sí. No hay discusión posible. Lo lamento.

8. Age of Mythology (2002): Mejorar en clases de Historia

¿Me estás diciendo que puedo trasladar el sistema de Age of Empires, pero con mitología Griega, Nórdica y Egipcia? Tomen mi dinero, maldita sea.

Poder disfrutar de una larguísima campaña de 32 escenarios, además de un modelado 3D que no se había visto en entregas anteriores, debe estar en el top de experiencias prepubertas si creciste en los 2000.

Quizás lo mejor fue el concepto de tener el favor de los dioses, que mejoraba un sistema de estrategia que ya era bastante complejo y le añadía elementos que hicieron de AOM una experiencia exquisita.

Pero si algo destacamos, es que este juego nos daba ganas de saber más sobre mitología. Lo que a muchos nos valió mejorar sustantivamente en las clases de Historia y Geografía, aunque nos enterásemos después que la mitología griega era más algo más… mmmm… sexual que otra cosa.

7. TLOZ The Wind Waker (2003): El nacimiento del Duende Melodía

En un momento en el que las consolas y desarrolladoras apostaban por potencia gráfica, había un pequeñin dándolo todo arriba de un barquito parlante. De hecho, cuando recién se anunció, la gente estaba un tanto molesta porque pensaban que Nintendo estaba apuntando a un público más infantil, debido al diseño de este Link.

Esto último fue un grave error, porque si bien su apariencia era mucho más expresiva y suavizada por el cel-shading, su historia es tan compleja e interesante como cualquiera de las otras entregas; incluso más, diría yo.

Este juego revolucionó en muchos sentidos, como en el poder explorar el mapa navegando y mostrar que no hace falta un gran apartado gráfico para ser un desafío potente. Es por esto que es uno de los títulos más queridos por la comunidad.

No hay desperdicio en ninguna de sus mazmorras ni enemigos, y además su banda sonora da para que solo te sientes a escucharla, porque es una cosa maravillosa.

6. GTA San Andreas (2004): Oh shit… Here we go again

Sé perfectamente que ese año salieron juegazos como Half-Life 2, Star Wars: Battlefront o el gran e inigualable Hamtaro: Ham Ham games, pero no hay cosa más representativa de los 2000 que este título de Rockstar.

Sentirse un Gangster nunca fue tan sencillo.

Recorrer Los Santos en un impecable mundo abierto, lleno de luchas racializadas y delincuencia en la California de los años 90, nos condujo a entender como funciona un Sandbox hecho con mimo y ganas.

No solo esto, también se convirtió en el rey de los Mods y códigos para aumentar la diversión de forma exponencial; y es que soy un convencido de que todos los juegos deberían agregar la opción de tener un jetpack.

O sea, imaginen lo mucho que mejoraría E.T de Atari 2600 si hubiera exisitido un jetpack como opción desbloqueable.

5. MGS3 Snake Eater (2005): Puedes dejar el mando ahí, las cinemáticas harán lo suyo

Siempre que quieras jugar a algo que te haga sentir inteligente frente a tus amistades, pero que secretamente te haga cuestionar si entendiste algo en las 20 horas que invertiste, pues juega cualquier título de Kojima.

En particular, este juego ultra realista tenía de todo. Espías, soviéticos, poderes psíquicos, mensajes antibelicistas, conspiraciones, cinemáticas de 30 minutos y bueno, en general todo lo que suele tener un juego de Kojima.

Esta joya sacada de las fumadas más locas que podrían ocurrir en la mente humana, es el pináculo de una saga que debió morir en esta entrega. Su sistema de camuflaje, su historia y sus plot twists son de lo mejor que nos dejó el 2005.
Recomendarlo es poco, y es que MGS3 es una joya atemporal. Incluso, no derramar una lágrima mientras suena «Way to fall» se considera ilegal en algunos países.

4. Guitar Hero (2006): No sé nada de música, pero me la suda

A mediados de los 2000 podías no saber hacer un miserable acorde en una guitarra real, pero podías sacarle perfect a «Through the Fire and Flames» de Dragonforce. Un 0 en clases, un 10 con tu grupo de colegas.

Hacer como que tocas guitarra era lo que se llevaba.

Esa dualidad entre ser negado/a para la música, pero tener los reflejos de un lince condensa sin lugar a dudas lo que significaba la adolescencia de esa época.

Interminables horas de sacar canciones o comprar joysticks alternativos porque sabías que si usabas los buenos se te romperían, y es que junto a God of War, este juego mandaba a mejor vida tus mandos.

Sin embargo, así como llegó la moda y fue copiada por otras como Rock Band, se desvaneció, dejando solo ríos de nostalgia tras su paso.

3. Bioshock (2007): Filosofía de derecha bajo el agua, el juego

Hay pocos juegos que puedo recomendar a ojos cerrados y este es uno de ellos, porque tanto su premisa como su jugabilidad son una maravilla.

Esto parte en Rapture, la ciudad submarina. Producto de las ideas del objetivismo, esta ha caído en decadencia y nosotros deberemos tomar decisiones morales que cambiarán el final de nuestra aventura; sobra decir que este shooter con tintes de rol, sigilo y survival horror, está por encima de muchos juegos actuales.

Nos enseñó que la narrativa podía ser el punto central de un shooter, al punto de que era el juego ideal para quienes no nos gustaba el género; cabe mencionar que esta historia bebe de las influencias de Ayn Rand (filósofa rusa-estadounidense) y de su libro, la Rebelión de Atlas.

Lo mejor es que está disponible para jugar hoy en día. De hecho, en la E-shop de Nintendo está el port para Switch, en un pack que trae el Bioshock 1 y 2, más el Bioshock Infinte.

2. Super Smash Bros Brawl (2008): No es ni tan bueno, pero tiene a Snake y a Sonic… It’s something

Si hay algo por lo que siempre amaremos a Masahiro Sakurai y a Satoru Iwata, fue jugársela por una idea que incluía ver a Mario golpeándose con Kirby mientras Pikachu les electrocutaba.

Esta entrega del Super Smash Bros trajo algo nuevo a la fórmula y era el incluir personajes externos a las franquicias de Nintendo. ¿Era el mejor juego de la saga? No. ¿Alguien realmente tenía la Wii? Tampoco, pero eso no impidió que fuera un éxito.

El emisario subespacial es el modo aventura y hay que mencionar que es el mejor modo historia que hemos visto en estas entregas. No es que la franquicia destaque en sus modos en solitario, porque la idea es madrearse con amigos/as. Para eso fue creado y, ¿quiénes somos nosotros para no hacerles caso?.

Uno de los 10 juegos de los 2000 que no podíamos dejar de lado y que es representativo de una época loca de crossovers aún más locos.

1. Call Of Duty Modern Warfare 2 (2009): Nada de ruso. Nada de historia

Me gustaría afirmar que soy un gran fan de los FPS, pero sería mentir descaradamente. La cantidad de juegos de este estilo que he probado son muy pocos, pero si algo se quedó grabado en mi mente fue este título.

Ahora que he admitido que soy una farsa, puedo decirles que a pesar de todo, creo que marcó un antes y después en la franquicia de Activision.

No digo que sea el mejor (tengo poco para comparar), pero la misión «Nada de ruso» caló tan hondo en nuestras mentes, que quienes lo hayan probado sabrán a lo que me refiero.

Desde lo jugable, era bastante bueno, con un ritmo interesante y con un apartado técnico superior a la media de la época, pero bastante corto.

Realmente tampoco es que haya mucho que contar, porque cada uno de los COD se parece más al anterior, pero claramente antes de iniciar la década del 2010, vale la pena recordar un título que ha logrado establecerse como un favorito del público. Básicamente, un kilo de nostalgia a la puerta.

Para cerrar: gloria o muerte

Los años 2000 nos trajeron muchas cosas. Algunas mejores que otras, claramente, pero por sobre todo el sentimiento de que hubo juegos memorables que nos hicieron amar el medio.

Es que la nostalgia es algo potente y ya que trajimos kilos y kilos de ella, podemos afirmar que ha sido todo un viaje. Espero que leerla haya sido tan divertido como fue escribirla.

Lamento si hubo títulos que no fueron incluidos, pero pueden agregarlos en la caja de comentarios de Instagram y dejarnos ideas.

Si para el final de esta nota no han desempolvado sus consolas o conseguido los ports correspondientes, fallamos como página y solo me queda hacer el Harakiri correspondiente frente a mi editor.

Punpunia.cl

Sobre Nicolás Morán Aguirre

La leyenda cuenta que estudió Historia y ahora está en una espiral académica que lo llevó a vivir en Barcelona. Dicen que escribe más o menos bien y que a las 3 personas de su fan club les gusta leer sus notas. Jugador de rol y Máster aficionado los fines de semana. Manco pero empeñoso en los videojuegos. Es más de criaturas primigenias que de perros.

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí