Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Final Fantasy VII Remake: Una bomba de nostalgia

Final Fantasy VII Remake: Una bomba de nostalgia

El esperadísimo Final Fantasy VII Remake ya tiene un año de vida, y en esta nota desglosamos lo bueno y nostálgico de este titulo.

Tiempo de lectura: 8 minutos

Escrito por Nilton Martínez el 03/05/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (16 votos, promedio: 4,88 de 5)
Cargando...

El año 2020 Squarenix finalmente lanzó el esperado remake de uno de sus más grandes juegos en todo lo que lleva de vida en la industria. Final Fantasy VII Remake brilla por la re-imaginación de su trama y personajes, entorno, y mucho más.

¿Habrá cumplido la desarrolladora a cargo con los millones de fans alrededor del globo en entregar un juego digno de su predecesor? ¿Habrá valido la espera y el hype para todos los espectadores del E3 del 2015 que vieron por primera vez la renovada escena de Cloud y Barret recorriendo los suburbios?

Un poco de historia y alerta de spoilers (FFVII 1997)

Final Fantasy VII nos narra la historia de Cloud, un ex–Soldado contratado como mercenario por Avalancha, un grupo Eco–terrorista que lucha contra Shin-Ra y la depredación del planeta. Luego de la infiltración y explosión de una bomba en uno de los generadores de Mako de la ciudad de Midgar, el grupo se ve envuelto en un complot por parte de la mega corporación que los usará como chivos expiatorios para llevar a cabo maquiavélicos planes, desarrollo de armas y una supuesta guerra.

En el camino, Cloud irá descubriendo nuevas personas, entre ellas a Aerith Gainsborough, la ultima de los Cetra; una raza de seres ya extintos con una gran conexión con la energía vital del planeta. El camino de nuestro héroe se volverá pesado al conocer a Sephirot, su némesis y amenaza latente a lo largo del juego; un humano alterado genéticamente con células de J.E.N.O.V.A, que busca invocar a Meteorito para crear un cráter de dimensiones brutales en la tierra, poder absorber toda la energía vital de la misma, y convertirse en un dios.

De derecha a izquierda: Tifa, Barret, Cloud, Aerith, Red XIII (Nanaki)

Remake… ¿parte uno?

El Final Fantasy VII original de 1997 es un juego muy extenso para estos días, e incluso lo fue para sus juegos y jugadores contemporáneas. Aquello era y sigue siendo un aspecto muy complicado para el estudio. A pesar de haberlo realizado de la mejor forma y cuidando cada detalle, el juego no es excelente ni menos perfecto, lo que no quita que sea una abrumadora experiencia para viejos fanáticos y una muy buena para recientes conocedores de la saga.

Y sí, esta entrega es la parte uno y no el juego completo (para que los que no lo hayan jugado no se hagan falsas esperanzas), ya que solo nos cuenta una parte inicial, que originalmente es casi un 20% del primer disco de la clásica entrega hecha en tres CD–ROM de PlayStation 1. Actualmente el estudio está en desarrollo de la segunda parte, y hasta el día de hoy no se tiene certeza de cuantas partes tomará desarrollar para contar la historia completa (es una historia enorme).

Sephirot versión Remake

Lo hermoso y nostálgico

Este entrega de Final Fantasy VII Remake, es una bomba de nostalgia, y eso fue lo que siempre se quiso hacer. A pesar de tener algunos puntos en contra, muchos de los puntos fuertes hacen que sea un muy buen remake. El rediseño de todos los personajes tomando como base la película de animación Advent Children y conservando el look original de cada uno de ellos, es algo que se nota y se agradece. Se han agregado más y mayores líneas de dialogo para entender cada meta y motivación, por lo que se vuelven más reales y actuales conforme pasa el juego.

No solo en los héroes han puesto énfasis, también en la reinterpretación de los escenarios de Midgar, la gente más viva que te ayuda a conocer e interiorizarte con el mundo que te rodea; la re-imaginación de los objetos, de absolutamente todas las armas y del equipo básico. Todo está allí, potenciado como lo recordamos en su mayoría. Inclusive las icónicas escenas y cinemáticas han sido tratadas con enorme cuidado.

Viejos amigos, nuevos amigos…

La batalla (insertar “fanfarria” aquí)

El pulido sistema de batalla que se ve en esta entrega es muy similar al de Final Fantasy XV pero con grandes cambios. Poder jugar como lo hacíamos en 1997 es todo un galardón para la compañía. Poder casi congelar el tiempo en una cámara ultra lenta y elegir qué o cuál personaje usar para atacar, curar, o proteger, agrega eso que la saga había comenzado a perder. Para aquellos fanáticos más nuevos aun existe el tiempo activo (rogarás pausar el tiempo con algunos jefes…).

Barret y Cloud vs. Escorpión centinela

Cada batalla ya no es solo presionar botones y esperar que el jefe muera. Acá todo tiene su truco, estrategia y dificultad; tanto, que a veces llega a sorprender lo fuerte y complicado que pueden ser algunos contrincantes. Algunos clásicos enemigos fuertes de la entrega de 1997 tienen un gran lavado de rostro y han pasado a formar filas dentro del grupo de jefazos del juego, algo que suple en sobremanera la falta de encuentros cuando recorremos el mundo. El manejo de Materias sigue allí con un par de toques que no han sido invasivos para el sistema. Se ha agregando también un menú mas intuitivo y un árbol de habilidades a las armas para aumentar los elementos RPG, y por ende la versatilidad del juego.

Banda sonora

La música es parte importante del juego, y en este Remake se hace más presente que nunca. Clásicas melodías como Bombing Mission, Aerith Theme, o J.E.N.O.V.A logran aquella nostalgia que nos pega en el corazón y nos hace sangrar lágrimas, mezclándose con la tensión y el frenetismo de cada combate. Completamente renovada y ahora de forma Sinfónica, la banda sonora de Nobuo Uematsu sigue haciendo de las suyas.

¿Hay algo feo?

Si los hay, ya que Final Fantasy VII Remake está lejos de ser perfecto. Son varios aspectos que no terminan de cuajar bien dentro del juego. Uno de ellos es la falta de batallas. A mi juicio, un punto negativo tratándose de que el JRPG es un juego de farmeo de experiencia más que nada. Los mini juegos también son parte de este punto, y si bien Final Fantasy VII original los tenia, eran para que el jugador pudiera cortar la tensión constante de la trama y el gameplay; acá no funciona de la misma manera, aunque en resumidas cuentas resulta ser juego japonés, creado por japoneses (ellos aman los mini juegos).

Aerith Gainsborough

Y P¿para finalizar con este apartado, podríamos hablar de las variadas y extensas cinemáticas que vuelven al juego mucho más visual de lo que quisiéramos. A veces contar la historia mientras se corre por un pasillo sin enemigos resulta ser mayormente más gratificante, y eso lo pudimos comprobar con God of War 4. Una fórmula que esperamos el estudio pueda renovar en la siguiente entrega.

Opinión personal

Han pasado 19 años desde que jugué por primera vez Final Fantasy VII en PSX, y verlo de nuevo, rediseñado, reinventado, y repensado, no era emocionante para mí; teniendo en cuenta todas las decepciones de la industria hacia los jugadores. Pero el producto final y la primera impresión de este amado y tan mítico titulo, casi me saca lágrimas a solo minutos de haber empezado a jugarlo. Re encarnar nuevamente a uno de tus héroes de tu adolescencia a través de su historia y tragedia, fue mágico otra vez. A pesar de que el juego está lejos de ser de la misma envergadura que la primera parte del original, vale la pena jugarlo y mirarlo con otros ojos y sin recelo.

A pesar de haber pasado por 3 diferentes accidentadas etapas desarrollo desde el 2010, Squarenix ha hecho un buen trabajo aquí. Logrando que sea un buen juego, y un muy buen remake para viejas y nuevas generaciones. Final Fantasy VII Remake Esta disponible en PlayStation 4, y próximamente Xbox One, PC y Playstation 5

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

7 publicaciones.

Sobre Nilton Martínez

Orgulloso padre!! Amante de las Historias, El Gaming, Los Libros y el Cine.

X
No olvides leer nuestra última revista digital