Inicio » Cine y televisión » Reseña Petróleo Sangriento, las pasiones más oscuras del ser humano

Reseña Petróleo Sangriento, las pasiones más oscuras del ser humano

Una historia sobre la avaricia, la familia y la religión, Petróleo Sangriento, la película que desarrolla el lado más oscuro del ser humano.

Tiempo de lectura: 14 minutos

Escrito por Esteban Hernandez el 26/01/2022

Una historia sobre la avaricia, la familia y la religión, There Will be Blood es una película de suspenso que, a través del guion, la puesta en escena, la música y la cinematografía desarrolla las pasiones más profundas del ser humano, el amor, el odio, la aversión y la ira.

Se recomienda ver la película antes de leer la reseña, aunque sinceramente no es tan importante; quizá leer la reseña ayude a disfrutar todavía más la película o bien encontrar nuevas interpretaciones. En estos momentos no se encuentra en ningún servicio streaming, pero ha de estar por ahí en alguna parte.

Trailer oficial There Will be Blood

La Historia

Negro. Instrumentos de viento comienzan a entonar texturas oscuras y terroríficas. Colinas y estepa, un hombre minando en la oscuridad, golpea con fuerza la piedra mientras la poca luz que se filtra del exterior le toca cabeza, generando una sombra en todo su rostro. Año 1898, el hombre sigue minando, esta vez detonará un explosivo al interior de la mina.

Mecha encendida, asciende hacia el exterior, está soleado. Intenta subir sus implementos de trabajo con una cuerda antes de que la dinamita explote. Sin éxito, posterior a la explosión, el hombre baja hacia la oscuridad por los escalones de madera, un escalón suelto, el hombre cae en la mina sin ninguna protección y se lastima la pierna.

Cuatro años más tarde el hombre elabora una maquinaria para perforar el suelo, el descuido de un trabajador hará que del suelo brote un líquido negro. Daniel toca el artefacto con el que se perfora y alza su mano al cielo. Así es como comienza There Will be Blood (Petróleo Sangriento, Pozos de Ambición).

El guion

El guion está basado en Oil de Upton Sinclair, que trata sobre los inicios de la industria petrolera y el sindicalismo. Anderson destaca de la historia original la figura de un magnate petrolero en los primeros pasos del capitalismo, mostrando la faceta más aterradora de la ambición y el poder, en un Estados Unidos salvaje, donde las condiciones laborales son tremendamente precarias y peligrosas.

Oil! – Upton Sinclair

La película es una constante lucha por el poder a nivel narrativo, teniendo como protagonista a Daniel Plainview, quien en un principio es un simple trabajador que busca el éxito a través de la explotación minera. Cuando Daniel descubre el petróleo, comienza a formar un monopolio increíble debido a su inteligencia y elocuencia, teniendo como socio a su hijo pequeño H. W.

La estructura narrativa de la cinta es sumamente trágica y perturbadora, exponiendo a un protagonista sólido, inteligente, elocuente, competitivo, perfeccionista, vengativo y egoísta. Como contraparte de Daniel tenemos a Eli, que, en parte, es la otra de cara de la misma moneda.

De izquierda a derecha Eli (Paul Dano) y Daniel (Daniel Day-Lewis)

Daniel es alguien que sabe cómo comunicarse y, mejor aún, sabe cómo hacer negocios. Un hombre a la antigua que hace el trabajo él mismo, debido a su extrema necesidad de control sobre todo lo que está a su alcance. Eli, por el otro lado, es el pastor de una pequeña iglesia que desea la prosperidad y el capital suficiente para seguir expandiendo la fe de la “Tercera Revelación”.

El conflicto

A medida que Daniel progresa, ocurren desgracias en el camino y vaya que sí, con sus casi tres horas de duración la cinta es drama puro y duro. Será la muerte de un trabajador la encargada de dar una pequeña dosis de información de Daniel, es alguien que no tolera los imprevistos, haciendo de la muerte del hombre una derrota en su orgullo.

Daniel Plainview (Daniel Day-Lewis)

Junto a su hijo y socio H. W. vende una imagen confiable, es un hombre de familia preocupado por mantener buenas relaciones con sus clientes. La película lo demuestra de una manera sumamente inteligente, por ejemplo, en esta escena Daniel y su hijo están negociando con una familia, mostrándolos en un plano conjunto casi al mismo nivel, dejando en claro que él y su hijo son uno solo.

La película comienza a ponerse realmente buena cuando aparece Paul, un joven cristiano que tiene valiosa información para la compra de terreno en un sector petrolero. A Daniel parece interesarle, conversan cautelosamente, ambos tienen muy en claro proteger sus intereses. Daniel decide en confiar en Paul, dándole dinero por el dato de compra del rancho de su familia.

Cuando Paul le pregunta a Daniel a qué iglesia va, él responde “me gustan todas las creencias” sin mayor complicación. Esta primera interacción es una riqueza narrativa impresionante, a través del diálogo, el subtexto y sus increíbles interpretaciones dejan sobre la mesa una pizca de lo que es verdaderamente There Will be Blood, un viaje hacia las pasiones más brutales del ser humano: la ira, el odio, la aversión.

Además de establecer las fuerzas en conflicto que combatirán toda la película, la empresa petrolera y la conformación de la iglesia “La Tercera Revelación”.

Ya en el rancho de los Sunday, conocemos su hospitalidad y atención familiar hacia aquellos que optan por acampar en su posadero. La familia se disculpa por no tener pan, debido a que la tierra no sirve para plantar trigo. Se presenta Eli, el supuesto hermano de Paul, un joven delgado, gentil, atento y muy religioso, exactamente igual a Paul.

Daniel está confundido, algo tiene ese muchacho, pero no mencionó nada sobre el petróleo y básicamente se hizo el desentendido, hasta que llegó el momento de hablar de negocios.

Después de una conversación entre Daniel y Abel, el padre de la familia, Eli intercepta con una propuesta monetaria sumamente elevada en comparación a los 3 mil dólares que ofrecía Daniel. Eli apuesta todo por 10,000 dólares, él sabe que el petróleo aumenta el precio del terreno. La discusión entre Daniel y Abel se ve eclipsada por la figura de Eli, es en ese momento que Daniel se da cuenta que el verdadero interesado es el joven cristiano y no el anciano Abel.

El protagonista

Esta película debe ser objeto de estudio para todo aquel que quiera aprender a realizar guiones cinematográficos o crear personajes de ficción. Daniel atraviesa por distintos umbrales que lo arrastran hacia el lado más oscuro de su deseo por el poder.

Daniel se convierte en un ávido empresario con hambre de posesión, control y riqueza. A medida que progresa y va teniendo éxito, se despoja de los principios familiares y éticos que promovía, como el cuidar a su hijo u otorgarles educación a los niños.

Para ilustrar mejor todavía el descenso del protagonista se analizará la secuencia del accidente.

Justo pasado unos segundos de la primera hora de la película, Daniel está escribiendo unas notas en una tienda, mientras que los demás están haciendo el trabajado pesado. Un trabajador anuncia: “Gas, gas gas”, posterior a ello, del suelo sale el gas disparado, desplazando a H. W. quien estaba cerca de las obras.

Daniel se percata de esto y corre en dirección a su hijo para socorrerlo. Cuando vemos a H. W. el sonido está ahogado, algo anda mal. Daniel deja a su hijo en la tienda a salvo, el pequeño dice “no oigo mi voz”, luego el fuego consume la torre y toda la maquinaria comienza a incendiarse.

Minúsculas siluetas de los trabajadores se asoman a los pies de una torre en llamas. A pesar del accidente y el conocimiento sobre el estado de su hijo, Daniel sonríe de manera sórdida. En plena oscuridad y con la cara llena de petróleo, la música emite nuevamente una atmósfera perturbadora y es desde ese momento en que Daniel no volverá a ser el mismo.

Daniel viendo como se incendia la torre petrolera

La avaricia y la fe

El conflicto entre Daniel y Eli conforma gran parte de la película, estableciendo una problemática dualidad entre la avaricia y la fe. Por un lado, Daniel es un hombre pragmático, calculador y controlador. Eli por su parte es bastante inteligente, sabe vender muy bien la fe, es por esto por lo que Daniel le trata de falso profeta, de ser un fraude.

Daniel más que nadie puede conocer a Eli, como viceversa, debido a que ambos poseen un conflicto enorme con el poder y el dinero. Al fin y al cabo, ambos son dueños de “negocios”, quienes buscan la satisfacción y cumplimiento de sus propios deseos.

Esta tensa enemistad es sustancial para la revelación de los personajes consigo mismos, llevándose el uno al otro a lugares donde no suelen transitar, teniendo que afrontar contra su propia voluntad y la voluntad de su archirrival.

Conclusión

There Will be Blood es una obra maestra y de las mejores películas que ha dirigido Paul Thomas Anderson, con una actuación impecable por parte de Daniel Day-Lewis, quien ganó un Oscar, un Globo de Oro y un BAFTA.

Una mención especial también para Paul Dano, quien no se queda para nada atrás interpretando a dos personajes y dejando como huella uno de los mejores personajes religiosos de la historia del cine.

El guion es magistral, acompañado de una banda sonora que está plagada de texturas oscuras y muy turbias. El montaje de la película es brillante, con momentos de tensión y suspenso. Las interpretaciones, el arte y la dirección de fotografía corresponden al guion, haciendo cobrar vida a una sombría historia sobre la ambición, la fe, el poder, la sangre y la familia.

Punpunia.cl

Sobre Esteban Hernandez

Me encanta el cine, las series, las pinturas y la fotografía. Me atrae e inquieta el poder de las imágenes. Suelo escribir de todo un poquito, crónicas, reseñas, poesía y guiones, pero en comiqueros verán reseñas y críticas más que nada. Un abrazo enorme y gracias por leerme :)

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí