Inicio » Vídeojuegos » Reseña: Shin Megami Tensei V, buscando el conocimiento

Reseña: Shin Megami Tensei V, buscando el conocimiento

Shin Megami Tensei regresa con un nuevo JRPG redondo y desafiante, exclusivo para la consola híbrida de Nintendo.

Tiempo de lectura: 10 minutos

Escrito por Diego Sandoval el 25/01/2022

La serie de la cual se desprenden franquicias como Persona o Devil Survivor finalmente llega con una nueva entrega, tras años de haberse anunciado en la mítica presentación en sociedad de la Nintendo Switch, deleitándonos con un JRPG muy refrescante en temática.

Esta saga se caracteriza por hacernos vivir contextos post apocalípticos, en donde el ser humano se ve envuelto en un conflicto entre ángeles y demonios, dándonos a elegir entre el orden y el caos, o decantarnos por la supervivencia de la humanidad. 

La jugabilidad hace énfasis en la superación de mazmorras, así como el ir viajando por parajes destruidos. Los combates se hacen en turnos, con la posibilidad de reclutar demonios para nuestras batallas y fusionarlos para conseguir seres más poderosos. 

Sin más preámbulos, comencemos.

Jugabilidad

A diferencia de anteriores iteraciones, esta quinta parte se especializa más en la exploración, apostando por el uso de entornos mucho más abiertos. Viajaremos por un Tokio devastado por el Armagedón de los demonios.

No hay tantas mazmorras, pero las enormes áreas que visitamos cuentan con muchos elementos de profundidad que tenían esos calabozos. Un cambio con la intención de renovar la serie. 

En nuestro camino nos toparemos con diversos demonios, con quienes podremos combatir o hablar con ellos. Estos seres también nos pueden dar misiones secundarias que enriquecen el contexto del mundo. 

Existen muchas tareas por realizar dentro del entorno, por lo cual rara vez vemos espacios muertos. Se cuenta con la posibilidad de correr y saltar para potenciar aún más nuestro viaje. 

La obra presenta uno de los entornos más vivos y verosímiles que se hayan hecho dentro de Shin Megami Tensei. En cada área conocemos más sobre la vida de los demonios, teniendo una importancia capital en la narrativa que ya abordaremos después.

El sistema de combate sigue evolucionando la base sólida creada en Shin Megami Tensei: Nocturne. Es decir, que al atacar un enemigo con su determinada debilidad o un golpe crítico, iremos adquiriendo nuevos turnos. Esto dota de mucho dinamismo a cada batalla. Pero ojo, nuestros oponentes también pueden ganar turnos adicionales. 

La más grande adición a este sistema es la posibilidad de acumular Magatsuhi, un poder que ejecutamos al rellenar una barra. Dependiendo de ciertas tareas a realizar, desbloqueamos nuevos poderes devastadores con esta cualidad. 

La fusión de demonios es algo que dentro de estos juegos nos entrega muchas posibilidades. La idea es siempre ir reclutando y fusionando demonios para así crear a nuestro grupo perfecto. 

El juego es desafiante, aún en dificultades como la normal. Los novatos dispondrán de diversas opciones de dificultades fáciles, mientras que los veteranos que quieran un bautizo de fuego lo tendrán. La dificultad está más presente en los combates que en los puzzles que nos iremos encontrando, algo que se extraña al tener ejemplos de acertijos intrincados en otras entregas.

Jugablemente, Shin Megami Tensei V es un digno heredero de su linaje. Aunque esta jugabilidad se acopla a una narrativa envolvente. 

Historia 

En este juego personificamos a un típico estudiante japonés (nosotros le asignamos el nombre) que, tras una serie de sucesos extraños, descubre que el Tokio que habitaba era tan solo una ilusión; un plano aparte alejado de un mundo que fue arrasado por la guerra de ángeles y demonios. 

Tras un enfrentamiento con unos demonios, nuestro protagonista conoce a un ser que le propone fusionarse con él para convertirse en un Nahobino, para así poder manipular el poder de estas criaturas. Todo esto da como inicio un periplo por salvar a Tokio y, de paso, definir el rumbo que tomará el mundo.

Con uno de los inicios más directos que se haya visto en la saga, en tan solo en la primera hora de juego ya nos estaremos familiarizándonos con las mecánicas jugables.

En cada Shin Megami Tensei, desde su segunda parte en adelante, se maneja un estilo narrativo. En esta quinta entrega se apuesta por un uso mayor del entorno y sus habitantes para narrar, dándonos la opción de conocer más el pensar de los demonios y las distintas facciones que nos toparemos. Se usa un lenguaje más cinematográfico para momentos puntuales en la trama. 

Se puede sentir a ratos que la historia no está tan presente. Pero la verdad es que está más conectada a la jugabilidad gracias a los habitantes del mundo y el entorno. Aunque un aspecto cuestionable es que algunos personajes no están tan trabajados en comparación a otros.

La historia tiene como base explorar temas sobre nuestro pensar sobre el cristianismo frente al politeísmo, dando el debate si el monoteísmo es justo o no, aunque vemos cuestionamientos a si el ser humano debe ser libre de dioses y su devoción a ellos.

De hecho, un tema presente es lo relacionado al Sefirot, el árbol de la vida que engloba una serie de cábalas que llevan a una esencia divina. Esto también se ve reflejado en que el mundo real es denominado por los demonios como el Da’at, una cábala oculta de otros postulados sobre este árbol, cuyo nombre se traduciría al conocimiento.

El conocimiento es otro tema fuerte en la obra. En el contexto del mundo se habla de cómo los dioses perdieron saberes por culpa de dios, y estos buscan esas memorias por medio de los humanos. Esto se mezcla con la jugabilidad al mostrar que nuestro pasar en el Da’at es una recopilación de conocimiento que nos llevará a formar el mundo que queremos formar.  

La dualidad entre Tokio y el Da’at se puede interpretar en cómo nuestra normalidad está sujeta a muchos procesos que desconocemos, y si falla uno, puede llevarla a su fragilidad. 

Al principio la trama se pone algo lenta, pero de a poco todo toma más vuelo, llegando a un momento donde todo se sale de control. Estamos ante un guion que sabe dejarnos en la nada, para luego comprenderlo todo. 

Gráficos y aspectos técnicos 

El juego corre en Unreal Engine 4 con la intención de evolucionar el aspecto gráfico, pero este motor ha tenido ciertos problemas para correr adecuadamente en la máquina de Nintendo en varios juegos. 

Con la escala de proyecto se nota que el aspecto gráfico se tuvo que adaptar a las necesidades de la consola y hay ciertos compromisos tecnológicos, como ciertas ralentizaciones ocasionales.  

Ojo. Esto no hace que el juego se vea mal. Son solo detalles que se pueden pasar de largo luego de presenciar lo bien cuidada que esta dirección de arte del juego y el diseño de personajes a cargo de Masayuki Doi, un destacado artista que ha trabajado en juegos como Trauma Center, Persona 2, o Shin Megami Tensei IV.

Música

En el plano musical contamos con los compositores Ryota Kozuka y Toshiki Konishi, que ya han trabajado en la musicalización de la saga en Shin Megami Tensei IV. 

La banda sonora sigue un patrón similar al juego anterior. El trabajo músical toca géneros como el Heavy Metal y el Rock Progresivo, mezclandolo con coros eclesiásticos, teclados, y mucha percusión. Todo esto crea melodías que llegan a la altura de la saga.  

Conclusiones

Shin Megami Tensei V es un juego que se ha convertido en el lanzamiento más exitoso de toda la saga. Ha cosechado mucha aceptación entre el público, aunque siguen habiendo debates sobre la calidad de la historia. Yo estoy más del lado de que la trama es muy acertada, sobre todo por desafiar el paradigma de que los juegos de Atlus tienen mucho diálogo, al ofrecer una narrativa que se construye con más jugabilidad. 

Pienso que lo que demoró el desarrollo de la obra, fue al usar Unreal en un exclusivo de Switch. Esto que los devs tuvieran que pensar en cómo optimizar bien el motor para la máquina. Creo que en un eventual lanzamiento multiplataforma (que se rumorea), sacará todo el potencial técnico del juego, aunque es un logro tener un juego así que se pueda llevar a todos lados. 

Este juego es importante para nuestro momento histórico, porque metafóricamente refleja varios problemas con respecto a nuestro mundo, usando a las divinidades como analogías de esos aspectos. 


Recomiendo totalmente este juego a todo fan del JRPG o quienes quieran entrar a conocer este género. Shin Megami Tensei, como saga, es muy importante para el medio, ya que muestra que en el videojuego se pueden plasmar cuestionamientos hacia nuestras creencias y usar las herramientas de la interactividad para ponerlas en tela de juicio.

Punpunia.cl

Sobre Diego Sandoval

Conocido también como Dr. Cayman en la web. Soy un amante del arte en todas sus corrientes y por sobretodo del videojuego. Actualmente me dedico al arte digital y al diseño de videojuegos. Puede que en una vida pasada pude haber sido un doctor de la plaga o un loco de remate.

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí