Inicio » Cine y televisión » The Beatles: Get Back, el documental regalo para los fans

The Beatles: Get Back, el documental regalo para los fans

De la mano de Disney Plus llega un nuevo documenta sobre The Beatles. ¿Está a la altura del talento musical de la banda?

Tiempo de lectura: 12 minutos

Escrito por New Comic Age el 18/01/2022

Hace más de cincuenta años que una de las bandas más grandes de la historia se separó. Fue el 10 de abril de 1970 cuando Paul McCartney anunció públicamente la separación de The Beatles y que saldría su primer disco solista solo una semana después.

¿Qué fue lo que causó el quiebre en The Beatles? ¿Fue realmente Yoko Ono? ¿Desde cuándo había tensiones en la banda? Es sabido que en los últimos años del Cuarteto de Liverpool fueron complicados, pero ¿qué tanto lo fueron?

Para responder todas estas dudas llega The Beatles: Get Back, un documental de Disney Plus dirigido por Peter Jackson, el genio tras las adaptaciones del Señor de los Anillos, que nos muestra algunas de las últimas sesiones de la famosa agrupación musical.

Antecedentes

En 1966 la banda compuesta por John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr decidió dejar los conciertos y las giras tras el cansancio que les trajeron las mismas luego de varios años sin parar y un puñado de polémicas.

Pero en 1969, la agrupación se animó para, en tiempo record menor a tres semanas, escribir un disco que se grabaría frente al público en dos conciertos y que de esto saldría un especial para televisión. Que se grabase en vivo significaba que las composiciones no podían tener grandes efectos generados en el estudio, que fue lo característico de los discos de The Beatles en los años sin presentarse en vivo.

El proyecto “Get Back”, llamado así porque buscaba volver a las raíces de la banda, se llevó a cabo, pero luego de varios contratiempos y problemas, resultó en un disco grabado tanto en el estudio como en vivo (en un solo concierto), y el especial de TV se transformó en un documental que ni a los propios integrantes del grupo les gustó.

Poster del documental. Arriba, la banda en 1963. Abajo, la banda en 1969

Pasados los años, las grabaciones del disco Let it Be han sido un largo tema de discusión, así como la calidad del documental y las tensiones de la banda. Pero para sorpresa de los fanáticos, para el aniversario número 50 del Concierto de la Azotea, Peter Jackson anunció que estaba trabajando en la restauración del material para hacer un nuevo documental.

Jackson tuvo acceso a más de 55 horas de grabación en video y 140 horas de audio para hacer el proyecto. En 2020 la empresa del ratón adquirió los derechos del documental y anunció que se estrenaría en cines en septiembre de dicho año, pero con la llegada de la pandemia y la larga duración del documental (468 minutos) se decidió que sería lanzada digitalmente en Disney plus.

El documental fue dividido en tres episodios, que fueron lanzados los días 25, 26 y 27 de noviembre del año pasado.

¿Para qué otro documental?

Entendiendo que el largometraje original fue un fracaso, es válido preguntarse cuál es el sentido de hacer un nuevo documental. ¿Es solo una forma burda de sacar provecho económico de los fanáticos de una de las bandas más legendarias del rock?

La respuesta a eso es no. Por años se entendió que el proceso vivido en enero de 1969 fue oscuro y rígido entre los miembros de la agrupación, pero el propósito de Peter Jackson es poder ampliar la visión con respecto al quiebre de la banda.

McCartney comentando una de las reuniones donde se conversó el futuro de la banda

Porque a fin de cuentas Paul, George, Ringo y John eran amigos de hacía varios años, no todo podía ser puñetazos y discusiones. En el metraje se muestra que a pesar de los roces y egos, ellos intentaron llevar a cabo el proyecto y  se esforzaron por seguir trabajando juntos.

En una de las declaraciones de Starr sobre el documental, comenta que en este realmente se muestra cómo era la banda, como amigos que la pasaban bien aunque tenían sus discusiones. Jackson muestra el lado más humano de la agrupación, con todos los pro y contra que esto conlleva.

Con el documental se aclaran mitos como por ejemplo el que fue culpa de Ono la separación de la banda, cosa que no es cierta. Incluso en un momento McCartney lanza una broma respecto a eso, diciendo:

 Like in 50 years’ time, for people to say, ‘They broke up ‘cos Yoko sat on an amp

En español: dentro de 50 años, para que la gente diga: «Se separaron porque Yoko se sentó en un amplificador»
Paul hablando sobre Yoko dice que no tiene problemas con ella, contrario a la creencia popular

Además, el documental es una interesante instancia para conocer de primera mano la creación de algunos de los más grandes hits del rock de antaño.

Narración y detalles técnicos

El documental parte con un resumen de toda la carrera de The Beatles hasta el momento de las grabaciones de Get Back, repasando los momentos y figuras más importantes que estuvieron alrededor de los “Fab Four” y haciendo hincapié en los detalles que tendrán más relevancia después.

Con esto el director introduce fácilmente a quienes no conozcan a la banda. No solamente se busca agradar a los fanáticos del Cuarteto, sino que también se busca que nuevas generaciones puedan encariñarse con The Beatles.

Pensando en ello, el documental busca ser lo más explicativo posible, con diferentes tipos de anotaciones y contextualizaciones para que el espectador entienda.

Por ejemplo, cada vez que la agrupación toca una canción, sale el nombre de esta y los autores que la compusieron. Cuando alguna de las tomas es la que se utiliza finalmente en el disco, aparece una anotación que lo indica.

También, habiendo decisiones que se toman fuera del horario de documentación, aparecen letras en la pantalla que lo dice. Otro ejemplo puede ser que al mencionar otros sucesos como el viaje a India o algunos conciertos específicos, se muestran imágenes de estos.

Otra herramienta del documental es que muchas conversaciones no se escuchan con claridad, por lo que se ponen algunos diálogos como subtítulos. Esto puede ser un inconveniente si uno ve el documental con subtítulos en español, ya que la traducción se corre para la parte superior de la pantalla y puede incomodar.

Así también otro problema es que Jackson tuvo más horas de audio que de video disponibles para hacer el largometraje, por lo que muchas de las veces se sobreponen los diálogos a grabaciones que no tienen relación, lo que puede ser un tanto descolocante.

Por otro lado, no hay una clásica narrativa que sea introducción-desarollo-conclusión, ya que las grabaciones fueron totalmente espontáneas. Por ello, hay un par de conversaciones que no llevan a nada o que muchas veces se cambie rápidamente de un tema a otro

Eso no quita que haya una expectación con el pasar de los capítulos, ya que la banda tiene varios contratiempos para lograr concretar el proyecto, tales como el abandono de uno de los miembros o que los sistemas de grabaciones no funcionan.

En ese sentido la división de capítulos es bastante potente, ya que el primero termina con la ya mencionada salida de uno de los miembros, el segundo con la decisión final de qué se hará y el tercero acaba épicamente con el Concierto de la Azotea.

Fuente de creatividad

Uno de los factores más importantes obviamente es la música del documental. Está lleno de momentos musicales, mostrando cómo cada canción que terminó en el disco fue escrita, ensayada y grabada, cómo sufrieron muchos cambios las letras o los acordes.

Incluso hay muchas canciones que no son parte del disco, muchas que fueron descartadas y publicadas tiempo después. Por ejemplo, un 80% de las canciones que salieron en el álbum Abbey Road un año después, fueron tocadas en estas sesiones.

Incluso varias canciones fueron parte de los discos solistas de cada integrante, así como All Things Must Past de Harrison, Another Day de McCartney o la que sería Jealous Guy de Lennon. Es una maravilla ver cómo escribían canciones desde la nada o el jugueteo de instrumentos, cómo probaban con diferentes sonidos, como el golpe de un martillo, para crear música.

Paul tocando el piano

Hay un momento en donde Paul se sienta en el piano mientras espera que el resto del grupo llegue al estudio, y comienza a inventar varias melodías y letras que luego serían canciones. Esto es una de las cosas más bellas de ver, la creatividad y facilidad que tenían para hacer música.

Además hay muchos covers, que se tocaban para calentar los instrumentos  o para jugar un rato, como también se tocan muchas canciones de los primeros años de los Fab Four, algunas de ellas nunca salieron en discos por su simpleza en las letras o en acordes. Por ejemplo, One After 909 se grabó por primera vez en las sesiones de Let it Be y fue una de las primeras canciones escritas por Lennon y McCartney.

El factor Billy Preston

Uno de los sucesos que cambiaron los ánimos en las sesiones fue la llegada de Preston. Él conoció a la banda en Hamburgo, años antes de que fueran realmente famosos.

Él estaba de paseo en Inglaterra cuando la agrupación lo invita a participar de las grabaciones, y dado el buen resultado lo invitan a quedarse por el resto del proyecto hasta el concierto. Incluso se propone la idea de hacerlo un miembro oficial de la banda

Billy es fotografiado mientras toca

Preston emite un carísimo único que llegó a cambiar los ánimos en el estudio. En el documental se muestra cómo fue un gran aporte no solo en lo musical  sino que en lo anímico

El legendario concierto

Una de las novedades del documental es que tiene un registro completo de la última presentación en vivo de The Beatles, durando más de 40 minutos antes de que llegase la policía a detenerlos por disturbios.

Este concierto es muy relevante en la cultura popular, ya que fue una novedosa instancia y que el repertorio tocado repitió varias de las canciones (Get Back fue tocada 3 veces.), pero visto desde la mirada de los integrantes cobra otra perspectiva. Por ejemplo, la canción Dig a Pony aún se llamaba All I Want is You.

El concierto es grabado desde diferentes ángulos, mostrándose 3 diferentes en pantalla dividida: desde otros edificios, desde el suelo o directamente en la azotea frente a los cantantes, entre otros.

Además se entrevista a mucha gente que estaba en la calle, preguntándole por sus opiniones respecto al concierto, de la banda y qué esperan del nuevo disco que se estaba grabando.

Opiniones finales

The Beatles: Get Back de Disney Plus es un documental que le encantará a los fans de la banda. Es una rica fuente de registros musicales y anecdóticos que muestran el proceso creativo de una de las mejores agrupaciones de rock.

Peter Jackson demuestra que es gran conocedor del Cuarteto de Liverpool y que buscó mostrar el proceso de la forma más honesta posible, siendo amigable para aquellos que no conocen a The Beatles, que incluso con su larga duración no se vuelve pesado.

Sin dudas es una importante pieza documental de la banda que merece ser vista, que asegura buenos ratos, buena música y nuevos conocimientos.

Punpunia.cl

Sobre New Comic Age

¿Por qué siempre es tan difícil hacer una biografía? Me gustan los comics, eso es todo. Quizás se nota.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí