Inicio » Cine y televisión » El cine y la cocina en «Una buena receta»

El cine y la cocina en «Una buena receta»

"Una buena receta" combina lo mejor de dos mundos, el cine y la cocina, un viaje de sabores y emociones que toman al espectador desprevenido.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Esteban Hernandez el 17/01/2022

Probablemente gran parte de las personas no tengan tiempo para muchas cosas, entre tanto quehacer de la vida, hacer zapping y quedarse viendo 20 minutos el catálogo de Netflix o cualquier servicio streaming puede ser una pesadilla. Escoger algo que no nos guste puede ser “una pérdida de tiempo”, pero cuando sucede lo puesto es reconfortante. Pues la película Una buena receta es una experiencia sorpresivamente inquietante y cautivadora.

Burnt (nombre original en inglés) es la combinación exacta de dos mundos, la cocina y el cine, llevando al espectador a través de un viaje de distintos sabores y emociones, absorbiendo la intensidad del mundo culinario acompañando a un protagonista sólido con mucho carisma, haciendo de la película una entretención más que asegurada.

Sinopsis de la película

Bradley Cooper es quien protagoniza Una buena receta (2015), película tragicómica dirigida por John Wells (August: Osage County, The Company Men). Cuenta la historia de Adam Jones, un reconocido chef en París y en todo el mundo por su excelente servicio, maestría con la gastronomía y haber obtenido dos estrellas Michelín. Desafortunadamente el perfeccionismo de Jones y su adicción a las drogas y el alcohol hicieron que perdiera el rumbo de su carrera. Después de desaparecer del mapa, nuestro protagonista se dispone a reunir a su antiguo equipo y conseguir una tercera estrella Michelín.

Bradley Cooper como Adam Jones.

Jones es un rockstar de la cocina, uno de los mejores chefs a nivel mundial, los comensales se deleitan con sus preparaciones, con el sabor y el estilo clásico parisino, al menos así era en el pasado. Porque la historia no comienza del todo bien. Nuestro protagonista estuvo en lo más hondo y ahora está con la convicción de redimirse. Pero eso no será nada sencillo.

Trailer #1 de Burnt (inglés sin subtítulos).

Reseña de Una buena receta

La película da inicio con la narración de Jones, dando la información precisa para entender el contexto y poder disfrutar de la película sin problemas. El principio es meramente explicativo, para posteriormente establecer el objetivo del protagonista, o sea, conseguir su tercera estrella Michelín. Para ello tendrá que desenterrar ciertos demonios del pasado, buscando e interactuando nuevamente con sus antiguos colegas, con los cuales no congenia del todo, producto del temperamento de Adam y cómo arruinó su restaurant.

La relación de nuestro protagonista con el resto varía, dependiendo si es fuera o dentro de la cocina. La cocina es un campo minado, cocineros moviéndose de lado a lado, encomienda tras encomienda, gritos y humillaciones en público acechan en cada equivocación, y es que a Jones le gusta que todo sea perfecto. Producto de su perfeccionismo y su cuestionable manera de relacionarse con el resto es que lastima a quienes optan por acompañarlo.

El estrés con que los personajes tienen que lidiar se ve suavemente acompañado con la música, generando ritmos cómodos y elegantes. O también silencios absolutos mientras Jones pierde la cordura. Una mención especial para Bradley Cooper, quien interpreta de manera auténtica al personaje a través del diálogo y también corporalmente, con una sensibilidad muy delicada.

Una buena receta entremezcla distintas subtramas que acompañan al argumento principal: problemas sobre maternidad, rivalidad entre chefs, traiciones e incluso piedad. Pero también ocurre algo más profundo, Jones tiene que aprender a lidiar consigo mismo. Constantemente nos vamos enterando sobre el pasado de Jones y entendiendo en qué situación se encuentra, es así como a través del diálogo desprendido de la interacción de Jones con el resto es que la información se va soltando de a poco.

Menciones especiales

La película es un deleite visual, emanando distintos sabores y emociones, en un momento intensidad, en otro calma, esperanza o asombro. Estructuralmente la narrativa es fácil de seguir y genera interés desde el primer acto, o inclusive, los primeros diez minutos de película. Cabe destacar algunas trampas debido al poder del guion, sugiriendo ciertos escenarios favorables para el desarrollo de la historia. De todas maneras, no es un impedimento para disfrutar de la cinta.

Mención especial para el personaje Tony Balerdi, interpretado por el magnífico Daniel Brühl, quien hace una interpretación impecable, siendo uno de los personajes más queridos por la audiencia por su agradable presencia en el cuadro, aportando enormemente a la narrativa con su acting cómico y también dramático.

En resumen, Una buena receta es una buena película, que se presenta de manera fácil y engancha en cuestión de minutos. Con una historia muy intensa y un protagonista sólido, carismático y con personajes secundarios que no se quedan atrás. La música y la imagen generan una grata experiencia, favoreciendo una atmósfera moderna a través de la iluminación y el uso del color.

Pueden encontrar la película en Netflix como Una buena receta o Burnt, recomendada en su idioma original para captar toda la intensidad y riqueza actoral.

Punpunia.cl

Sobre Esteban Hernandez

Me encanta el cine, las series, las pinturas y la fotografía. Me atrae e inquieta el poder de las imágenes. Suelo escribir de todo un poquito, crónicas, reseñas, poesía y guiones, pero en comiqueros verán reseñas y críticas más que nada. Un abrazo enorme y gracias por leerme :)

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí