Inicio » Cómics » Cómic Internacional » Moon Knight de Jeff Lemire: ¿Qué es real?

Moon Knight de Jeff Lemire: ¿Qué es real?

Lo que entendemos por real puede no serlo. ¿Qué pasa cuando Moon Knight empieza a dudar de la realidad? Esta es la base del cómic de Lemire.

Tiempo de lectura: 9 minutos

Escrito por New Comic Age el 10/02/2022

Teniendo una adaptación live action del personaje desarrollada por Disney Plus (protagonizada por Oscar Isaac) a la vuelta de la esquina, es momento de revisar una de las facetas más interesantes de Moon Knight.

Es la etapa escrita por Jeff Lemire, aquella que ha ganado adeptos y detractores por lo experimental de la obra, que analizaremos a detalle en esta nota. Este run fue lanzado el año 2016 y conformó la etapa All New, All Different y posteriormente la etapa Marvel NOW! 2.0 de la editorial del logo rojo.

En el dibujo cuenta principalmente con Greg Smallwood, quien comenzó su trabajo en Marvel con este cómic y que actualmente está publicando la brillante miniserie Human Target escrita por Tom King para Dc.

Hello, is anybody out here?

El cómic comienza con un hombre en un extraño hospital psiquiátrico, sin saber cómo llegó ahí. En dicha instalación médica recibe malos tratos, mientras que no entiende qué está pasando. ¿Por qué la gente lo llama Marc Spector si él recuerda ser Moon Knight? ¿Por qué la doctora dice que lleva en el hospital desde los doce años si ha tenido varios años en la lucha contra el crimen? ¿Qué es real y qué no?

Las cosas son confusas para nuestro protagonista, ya que entre sus compañeros de hospital se encuentra con caras conocidas, incluso de algún posible romance pasado, pero no puede averiguar qué sucede ya que los funcionarios de la salud golpean a Marc y le inyectan algún tipo de droga constantemente.

Marc arma un traje de Moon Knight a partir del uniforme del hospital

Intentando escapar para buscar la realidad de las cosas, se topa con que New York se ha convertido en una clase de “Egipto onírico”, donde hay seres voladores y seres con cuerpos zoomórficos que lo buscan.

A través de los números se explicará el origen del Trastorno de Identidad Disociativo que sufre el protagonista (¿o protagonistas?), pasando por la niñez de Marc y cómo cada personalidad surge, para acabar en una lucha por el dominio del cuerpo o la paz en este.

El arte del cómic

Como fue mencionado anteriormente, es Greg Smallwood el encargado de traspasar las ideas de Lemire.  Smallwood y los colores de Bellaire utilizan diferentes estilos para situaciones divergentes. Por ejemplo, cuando está con Khonshu se usa un trazo muy sucio pero con colores fuertes, cuando se muestra NY mezclado con Egipto se usan colores opacos, o cuando están en el hospital psiquiátrico se utilizan colores planos.

Así también hay un gran juego con el blanco, no teniendo las viñetas una línea divisoria y utilizando el gutter para diferentes propósitos.

Las viñetas no tienen formas muy usuales, así como el color y la ausencia de este, llama la atención.

Más adelante en el run, comienzan a aparecer las diferentes personalidades que viven dentro de Spector, y para cada una hay un dibujante diferente con un estilo característico. Wilfredo Torres se encarga de Steve Grant, el egocéntrico actor de clase alta. Francesco Francavilla dibuja a Jake Lockely, el taxista de mediana edad que parece salido de una historia noir. Con un estilo similar al de un cómic asiático, James Stokoe se encarga del Capitán Spector, el piloto espacial de la nave Moon Knight One.

De esta forma, es más sencillo para el lector diferenciar los cambios de personalidades, así como también se refuerzan las características de cada una de estas.

Don´t stop the feeling

Hay un número, en específico el quinto, en donde el protagonista cambia con gran rapidez de una personalidad a otra, ya sea al abrir una puerta o al despertarse. Esta revista está cargada de adrenalina, similar a la escena inicial del videojuego Arkham City.

Te despiertas y eres Bruce Wayne, te das cuenta que por algún motivo estás en la cárcel y tratas de averiguar qué es lo que está pasando mientras descubres cuales son los controles del videojuego, teniendo que pasar diferentes obstáculos y peleas solo para descubrir que este caos está solamente comenzando.

Mr. Knight cae en un profundo sueño. Al despertar, será otra la personalidad dominante.

Es ese sentimiento frenético de comprender lo que está alrededor, que siente tanto el protagonista del cómic como el lector.  

Mi don y mi maldición

El suspenso del cómic es el central atractivo de este, y se desentraña muy bien al pasar de las páginas. No es una historia que se centre principalmente en la acción o actos super heroicos, si no que en una persona que busca entender qué está pasando mientras lucha contra sí mismo. El problema es que al ser un cómic muy anormal, quizás se le va un poco de las manos a Lemire.

En el juego de dudar de la realidad, hay muchas cosas que se le saltan al guión. Por ejemplo, se dice que el dios egipcio Anubis es el conductor del metro, y que para tener transporte deben pagarle. Hasta ahí está todo bien, pero unos números más adelante, este ser mitológico aparece nuevamente y aún retiene la paga, que es el alma de uno de los amigos del protagonista y pide algo a cambio para devolverla.

En primer lugar, en el metro no se le paga al chofer si no que se paga en un torniquete, y en segundo, no hay alguna explicación de qué significa “en el mundo mortal” de cómo Anubis literalmente se adueñó de una persona y que quiera cambiarla por otra. Moon Knight sigue la aventura pero no queda claro qué fue lo que “sucedió realmente”.

La historia está hilada de muy buena manera a pesar de detalles como el recién mencionado. Si se ve desde la perspectiva mitológica sin hacer contrapunto con la “vida real” tiene mucho sentido, pero al final del día es imposible no cuestionar esos agujeros en los sucesos.

En este sentido Lemire prioriza el suspenso en la historia antes que explicaciones lógicas para muchos actos del cómic. Esto puede ser un contratiempo para el lector, ya que al final quedan varias preguntas que responder quitándole méritos al desarrollo del personaje principal.

Y de repente, todas las canciones cobraron sentido

Una cosa interesante es que muchas canciones pueden hacer sentido a la hora de leer a Moon Knight, en aquel juego de la realidad o la ficción.

“Is this the real life?/Is this just fantasy?/Caught in a landside,/No escape from reality/Open your eyes,/Look up to the skies and see» cantaba Freddie Mercury en el hitazo Bohemian Rhapsody, en donde, al igual que Marc Spector, se cuestiona la veracidad de lo que vive.

“Always, no sometimes, think it’s me/But you know I know when it’s a dream/I think I know, I mean a… yes/But it’s all wrong/ That is, I think I disagree” es lo que decía Lennon en la psicodélica Strawberry Fields Forever, donde asegura que nada es real y no tiene nada en lo que pensar.

Así también, mientras Spector está en «Elsewhere» es imposible no pensar en el disco Dark Side of the Moon de Pink Floyd, específicamente en la alocada On the Run o en la épica Eclipse.

All that you touch

Where is my mind de los Pixies, Karma Police de Radiohead o también Comfortably Numb de Pink Floyd son canciones que tienen un jugueteo con la realidad. Todas ellas pueden ser un increíble soundtrack para la obra de Lemire, ya sea por la letra o por la atmósfera onírica que tienen las canciones.

Conclusión

La etapa de Moon Knight de Jeff Lemire es una etapa muy experimental, centrada en cuestionarse la realidad que vive el protagonista. Es normal que haya opiniones divididas al respecto de este comic, ya que al estar fuera de cualquier molde comete varios errores en su explicación, pero no por ello deja de sorprender con la narrativa de suspenso o con el arte que posee.

el elegante Mr. Knight.

Leer solamente el primer arco argumental (los primeros 5 números) es un error porque hasta ese punto los autores aún están presentando la historia. Lo ideal es poder leer los 14 números que componen esta etapa y en lo posible darle una releída.

Cómics como este no se hacen todos los días, y se aprecia tremendamente la capacidad de atreverse a hacer algo distinto como la tiene Lemire, Smallwood y compañía.  

Punpunia.cl

Sobre New Comic Age

¿Por qué siempre es tan difícil hacer una biografía? Me gustan los comics, eso es todo. Quizás se nota.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí
X