Inicio » Cómics » Cómic Internacional » X-Men – Iceman y lo que debió ser su declaración gay

X-Men – Iceman y lo que debió ser su declaración gay

Iceman fue declarado gay por manos de Brian Bendis, pero dos años antes se desarrolló la historia de su liberación por Marjorie Liu.

Tiempo de lectura: 14 minutos

Escrito por VladMIR el 09/02/2022

Marvel siempre ha desarrollado historias inclusivas de acuerdo a la época. Desde la creación de personajes negros, en consonancia con la lucha de los derechos civiles en Estados Unidos, hasta los personajes homosexuales (que después derivarían en LBGTI+).

Con el tiempo, la comunidad LBGTI+ fue creciendo en el universo Marvel. Nuevos personajes fueron creados, algunos con mejor éxito que otros (no basta ser gay para ser exitoso en los cómics). Pero la decisión que al fandom provocó más rechazo, fue declarar a Iceman como gay.

Hay que aclarar, el rechazo no fue por la declaración de homosexualidad, sino que por la pésima gestión y forma de “sacarlo del closet.

Historia de una arrastrada fuera del closet

El año 2015, en pleno frenesí de crear personajes inclusivos, a la editorial se le ocurrió promocionar que un personaje antiguo cambiaría su orientación sexual. El elegido fue Iceman, un personaje de 50 años de historia, y el encargado fue Brian Bendis (el mismo que volvió loca a Wanda).

En la serie que escribía en ese entonces, All New X-Men, tuvo la genial idea de traerse mediante un viaje en el tiempo a los miembros originales de los X-Men cuando eran adolescentes, entre ellos Iceman.

En el número 40 de la serie, en una escena de tres líneas de diálogo, la telépata más poderosa del universo Marvel (en un acto de violencia extrema a la intimidad de una persona), Jean Grey, simplemente le dice a Bobby que leyó su mente, sabe sus gustos y deseos, que asuma que es gay.

Si el adolescente de 14 años es gay, entonces el adulto también lo es. Bajo esta premisa tendremos el enfrentamiento entre el niño y el hombre.

En el Uncanny X-Men 600 (último número de Bendis con los mutantes), veremos una conversación más desarrollada, en la cual el Iceman adulto asume su homosexualidad. Podemos rescatar la frase que le dijo Iceman niño “no creo que quiera vivir toda mi vida escondiendo esa parte de mí”.

El momento en que debió salir del closet.

Aunque Marvel tenga las mejores intenciones comerciales, siempre pierde la oportunidad de sacar el mejor provecho de calidad en los cómics. Ya revisamos la muerte de Wolverine y la oportunidad perdida en su propia serie.

En este caso, lo que volvemos a perder es la historia escrita por Marjorie Liu en los guiones de Astonishing X-Men de los números 62 al 65, del año 2013, dos años antes de la forzada aceptación.

Robert “Bobby” Drake, Iceman

Uno de los cinco originales X-Men creados por Stan Lee, se caracterizaría por sus poderes de hielo, ser el menor del grupo, jugando muchas veces el papel del bufón. Fue de los primeros en irse de la alineación con la llegada de Claremont a los X-Men, a los que no volvería en muchos años.

Durante años estuvo en retirada y regreso de superhéroe, en diferentes grupos y algunas historias personales. Volvería definitivamente en los ‘90 a los X-Men.

La familia de Bobby Drake no es la ideal, con un padre católico a la antigua, de carácter duro y discriminador, siempre rechazó a su hijo por ser mutante. Con el tiempo se suavizaría hasta el grado de aceptar a su hijo. A pesar de esto la relación siempre sería áspera, de esas conversaciones que terminan en discusiones.

En el lado romántico, Bobby ha tenido varias novias e intenciones de novias, de las que podemos destacar a Lorna (hija de Magneto), Opal (hija de un yakuza), Mistique (villana por excelencia), donde ya podemos ver una tendencia. La última que tuvo fue Kitty Pride, una relación insustancial que no aportó nada a ninguno. Tanto así que ni siquiera fue mención en la nota dedicada a ella.

Bobby no recuerda haber llamado a sus antiguas novias

Por el lado de los poderes, es más complejo, ya que siempre se ha insinuado que es más poderoso de lo que aparenta. Varios autores intentaron evolucionar al personaje, pero siempre quedaba en las intenciones, ya sea interrumpidos por eventos o decisiones editoriales.

Desde crear hielo, crear una capa exterior de hielo, convertirse completamente en hielo, transformar cosas en hielo, hasta lograr conectarse con todo el hielo del planeta, el nivel de poderes nunca ha estado claro si tiene un límite. Siempre dominado por el miedo y la represión, en cada oportunidad que se insinúa que puede ser más poderoso, es él mismo el que se sabotea.

La represión

La semilla de Apocalipsis que romperá las barreras emocionales de Bobby

En Astonishing X-Men, a cargo de Marjorie Liu, en la misma etapa que se desarrolla el primer matrimonio homosexual de los cómics Marvel, se relata una historia dedicada a Iceman y su represión.

Iceman es víctima de un objeto que le da mucho poder (el macguffin de la historia), un poder que le está corrompiendo la psiquis. Lo descubrimos al aparecer varias ex-novias en el mismo lugar supuestamente citadas por él.

Se suma que se está desarrollando una tormenta de nieve, primero a nivel ciudad para terminar abarcando al planeta entero, creando lo podría ser una nueva era del hielo (sin los graciosos animales parlantes).

El objeto que le da mucho poder (una semilla de Apocalipsis, larga historia), rompe las barreras emocionales de nuestro protagonista, creando una catarata de emociones que se manifiestan en un nivel de poder nunca antes visto en Bobby.

Iceman todo poderoso contempla la Tierra

La terapia

Vemos a Bobby en una sesión de terapia, mientras nos van develando los sentimientos atragantados que tiene en su corazón, paralelamente diferentes personalidades de Bobby se manifiestan en clones de hielo, algunos de los cuales secuestran a algunas ex novias para “protegerlas” del Bobby malvado.

Mientras que en otra escena Bobby fue a visitar a su padre, una conversación que termina en discusión, por la cual veremos que el hijo congela el corazón del padre, en un acto de parricidio sin vueltas. Posteriormente sabremos que solo le provocó un ataque cardiaco, al cual sobrevivió.

Descubrimos que la sesión de terapia solo es la mente de Bobby conversando con otro Bobby, explorándose a sí mismo, sus traumas de infancia, sus conflictos con su padre y la representación simbólica que significó Charles Xavier y todos los líderes mutantes que ha seguido.

Fue tomando un papel dentro de la dinámica grupal, mediante el cual se encerró en una imagen social, cuidando cada frase, cada paso y cada uso de sus poderes. La represión en su más helada expresión es la causante que los poderes de Bobby se desborden a extremos increíbles.

Los apoyos

Después de unas sucesivas escenas de acción en las cuales ni el mismísimo Thor pudo hacerle frente, veremos que solo hay una persona capaz de detener a Bobby.

Serán los amigos, sus compañeros con los cuales arriesga la vida constantemente, los que deberán enfrentarlo por el lado emocional. El reto de Kitty Pride (Kitty siendo Kitty) lo que le enrostrará que todo depende de él mismo.

El resultado es una batalla de Bobby contra Bobby, por recuperar la humanidad que estaba perdiendo y enfrentar sus represiones.

La libertad del villano

Bobby salva el mundo de él mismo, pero las secuelas emocionales quedan presentes. No está solo y deberá luchar para mostrarse vulnerable con los que lo rodean.

Pero la sensación de libertad que tenía cuando dominaba el mundo convertido en hielo, es algo con lo que deberá lidiar en el futuro. “Me gustó ser un monstruo, Kitty… Era mejor cuando era libre”.

Y después…

El final dejó abierta la posibilidad de evolucionar y madurar a Iceman, de replantear su relación con el grupo y permitir que asumiera su sexualidad de forma armónica. Pero los guionistas de las series “importantes” Jason Aaron y Brian Bendis mantuvieron el Iceman gracioso y superficial.

La relación con Kitty termina abruptamente porque ello lo patea, ya que no la apoyó con algunas decisiones importantes, además de gritar lo “poco hombre” que fue.

Finalmente tendremos la “emocional” escena del Uncanny X-Men 600, que volverá a quedar en el limbo. Unos comentarios y diálogos al respecto ocasionales, pero nada que implique la revisitación del personaje de 50 años y las implicancias en sus relaciones familiares y amorosas.

Bobby crea clones con diversas personalidades

Conclusión

Si tenían que convertir a un personaje de 50 años en homosexual, Bobby era el indicado y el más coherente. Lo lamentable fue que el encargado de hacerlo lo transformó en una irrupción violenta a la intimidad de una persona.

Se perdió la oportunidad de declarar a Bobby como homosexual en la historia narrada por Marjorie Liu. De la misma forma, en ese periodo se perdió la oportunidad de narrar la muerte de Wolverine de una forma digna al personaje y su historia.

La etapa de Bendis, más específicamente los números mencionados en esta nota fueron recopilados en el volumen 7 de la serie La Imposible Patrulla X. La etapa de Marjorie Liu lamentablemente no ha sido recopilada y es difícil encontrarla en su publicación original.

Punpunia.cl

Sobre VladMIR

Opinólogo de nacimiento, Criticón de alma, Troll ocasional. Lector desde mi bella, tierna e inocente infancia. Digievolucioné de maravillado a snob mediante el cine y los comics. Crecí al cinismo cuando descubrí a Terry Pratchett. Y en los comics Marvel patea a DC.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí