Inicio » Noticias » Cine y televisión » The Watch, crítica desde el fandom

The Watch, crítica desde el fandom

La serie inspirada en el Mundodisco de Terry Pratchett, The Watch, ha demostrado ser un desperdicio de recursos y pobre adaptación.

Tiempo de lectura: 12 minutos

Escrito por VladMIR el 17/05/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

The Watch, serie de tv producida por la BBC America, estrenada el 2021 por Movistar Plus, está “inspirada” en el Mundodisco de Terry Pratchett, especialmente en la subsaga de La Guardia.

Se advierte que el contenido de esta nota tiene información de lo ocurrido, spoiler a destajo.

Previa aclaración antes de seguir

Es de conocimiento público que las adaptaciones de libros requieren cambios necesarios para que funcionen en la pantalla. Así es como se crean personajes, se omiten otros, se alteran sus características y lugares, además de edición de los diálogos para que tenga una llegada mayor al público.

Todo fan sabe que la pasada de bisturí es necesaria si con ello se logra traspasar el espíritu de la obra, es un costo que puede implicar nuevos fanáticos, y que sigan produciendo adaptaciones. Pero siempre la idea es mantener el espíritu de la obra.

Lamentablemente, nada de esto ocurre en la serie de televisión “The Watch”. Es más, si no fuera por la frase de “inspirada por los personajes creados por Sir Terry Pratchett”, jamás podríamos imaginar que el esperpento resultante de esta producción tiene relación con una de las sagas más populares de los fanáticos del cinismo y el humor negro.

La Guardia con Lady Sybil al frente

Personajes

Ankh-Morpork: La ciudad-estado del Mundodisco, muy parecida (solo parecida) a una especie de Londres sucio y maloliente del siglo XVIII a XIX, se ha transformada en una Berlín sucia de los 70-80 de características punk.

Es uno de los pocos cambios que no afectaron la trama, es más, le pondría identidad propia a la serie.

Lord Havelock Vetinari: La idea de cambiarle el sexo al patricio de la ciudad no es nueva, ni descabellada, pero que la actriz Anna Chancellor representara a una sucedánea de Isabel I de Inglaterra, de faz apacible y maternal, elimina cualquier sentido del personaje.

Disfrazados de banda punk

Vetinari en una versión femenina, sería más cercano a la imagen de Tilda Swinton como la Bruja Blanca, un ser frío que su mera presencia inspira temor por la vida, y el desear que tu cuerpo sea encontrado por tu familia.

Capitán Samuel Vimes: Richard Dormer crea un personaje chiste, un sucedáneo de personajes humorísticos sin esencia, basado en gesticular mucho y desfigurar el rostro para beneplácito de los niños. Aparte del alcoholismo y el nombre, no hay reflejo del personaje original.

El Samuel Vimes de inicio de la saga, es un ser patético, no te ríes de él, da pena. Pero dentro de la profundidad de su desesperanza, se ve su ira interna, su descontento en como funciona la ciudad, SU ciudad.

Samuel Vimes

Zanahoria Fundidordehierro: Adam Hugill como Zanahoria no da la talla. Además de alterar su origen, le quitaron la esencia de su carácter, la incapacidad de entender ironías. Se transforma en el chico nuevo odioso que se sabe el manual el primer día de clases.

Zanahoria es la representación del idealismo inocente, el que te hace sentir culpable si no cumples sus expectativas, además de entender todo literalmente. Tiene la confianza de caminar como si fuera el dueño de todo lo que lo rodea, pero no es soberbia, por lo que no genera confrontación.

Zanahoria Fundidordehierro

Los enanos lo encontraron en el bosque, al lado de sus padres asesinados, criado en una mina, los enanos no entienden de chistes, ya que la vida y la muerte dependen de una alerta inmediata. El único humano con el que tenía contacto era un comerciante que contaba historias de su abuelo como agente de la guardia como persecuciones en los tejados, lucha contra el crimen, protección del inocente, damiselas en peligro. Zanahoria se alista voluntariamente.

No es un personaje con complejo de abandono, rechazado por sus padres adoptivos, con constante expresión de no saber nada, de carácter fastidioso al grado de hinchar las gónadas.

Lady Sybil Ramkin: Tal vez el personaje mejor logrado, Lara Rossi presenta a una aristócrata con complejos de venganza, aguerrida, fanática de las armas, de estilo de pasarela muy cercana al drag queen. Tiene una fijación contra el crimen que la lleva a secuestrar criminales para intentar lavarles la mente y dejen la delincuencia.

Samuel Vimes y Sybil Ramkin

En los libros, Sybil es una aristócrata, de la nobleza condescendiente con los plebeyos, no le gustan las injusticias, pero ella es una mujer de alta cuna y debe comportarse como tal. De ahí que se enamora de un Vimes que no actúa como un plebeyo sometido, logra ver su ira interna, de la que emana la energía que a ella le falta.

Angua von Uberwald: Interpretada por Marama Corlett, representa a una mujer-loba, descreída, de constante mal humor, con un pasado de traumas infantiles por su naturaleza. Viene de un linaje de licántropos, pero no se menciona más al respecto, dejando un vacío muy grande en la historia de su ingreso a la Guardia.

En los libros aparece en la segunda novela, y considerando ciertos cambios, no se aleja mucho del personaje original.

Angua y Cheery Culopequeño

Detritus: Troll, ser formado por piedras, es el fiel lugarteniente de Vimes en la guardia. Antes cumplía la función de sostener un puente sin mayores expectativas en la vida. Muere para salvar a Vimes.

Detritus muriendo en brazos de Vimes

Aunque es un personaje que tuvo pequeñas apariciones en los libros, se une a la Guardia en el segundo libro. Pero su muerte no puedo ser un mayor sinsentido, ya que, al ser de piedra, las flechas que acabaron con su vida en la serie, no deberían ni mellarlo.

Cheery: Interpretado por Jo Eaton-Kent, solo se menciona su nombre, Cheery, que en español fue traducido como Jovial. Enano transexual, es el cliché del transexual de las películas de Almodóvar, amable y compasivo, con un pasado de abandonos familiares.

Ser interpretado por un actor no binario de 1,80 metros no es el problema de la adaptación del personaje, es omitir el apellido y linaje de Jovial Culopequeño, hijo de Alegre Culopequeño, nieto de Respingón Culopequeño.

Dicen que es el Bibliotecario

El Bibliotecario: Una decepción basada en un hombre con maquillaje de simio, parecido al niño de Jumanji (la original), sin mayor presencia ni carisma que una lamentable aparición. Para esa aberración, mejor omitir.

Trama

Un personaje del pasado de Vimes, de una relación confusa de amistad o servilismo, con propósitos indefinidos, supuestamente muerto, aparece con el objetivo de destruir la ciudad invocando un dragón gigante. La trama indica una culpa de Vimes por dejarlo morir, y es el alicente para que se despercuda y comience a actuar como policía.

Carcer Dun

El villano, Carcer Dun, tendrá de aliado a una poderosa maga y de subordinados a unos duendes que comienzan a organizarse sindicalmente. Se descubre que está obedeciendo órdenes de unos seres poderosos que desean acabar con Vimes y su futura relación con Sybil, aunque nunca queda claro el objetivo de trasfondo.

Después de variadas escenas sin sentido, con pequeños momentos que dan esperanzas que veamos una trama de Pratchett, el final implicará el enfrentamiento con un dragón gigante con muy poco presupuesto y muy poca imaginación de producción contra un pequeño dragón que hace un “baile” de apareo, salvando la ciudad.

Archicanciller

Critica

Dejando de lado todo lo expuesto sobre los personajes, supuestamente nos encontramos con el argumento del primer libro de la guardia, aunque cambiado.

Tenemos una invocación a un dragón gigante, la llegada de Zanahoria, el despertar de Vimes, el renacer de la guardia. Pero todo se desvirtúa en una escena inicial que no se cansan de repetir hasta el cansancio, sin otra explicación que el relleno de tiempo. Ya entendimos, Vimes dejó morir a Carcer, no es necesario repetirla dos veces en cada capítulo.

Duendes sindicalistas

Tomaron historias y argumentos de otros libros, pero tan forzadamente que la incoherencia es abrumadora, entrando en una espiral de escenas tediosas, sin hilo narrativo, y chistes circunstanciales que parecen diálogos de Adam Sander.

Para llegar al final épico, en el que un pequeño dragón estuvo preparándose para enfrentar al dragón gigante y conquistarlo con un supuesto baile, recalcando lo de supuesto, porque el movimiento realizado tiene la flexibilidad de un palitroque.

Solo el argumento del primer libro, por sí solo, es tan rico en acontecimientos y escenas, que habrían bastado para llenar el tiempo de cada capítulo.

Momentos rescatables.

  • La Muerte
  • Los musicales, que no tenían ningún sentido, ni con interpretaciones emocionales ni metafísicas, pero eran un entretenimiento muy disfrutable.
  • Las conversaciones entre los duendes, que podrían haber aprovechado mucho mejor, pero demostró ser un desperdicio de buen material.
  • El Archicanciller y sus accidentes mágicos
  • El Gremio de asesinos.
Vimes y Angua

Lo peor de la serie no es lo que mostraron, es lo que omitieron.

  • No se puede perdonar que omitieron a dos personajes de la guardia muy importantes, Sargento Fred Colon y Cabo Nobby Noobs. Ambos habrían sido el toque ideal para refrescar o por lo menos aligerar el sopor que implica al espectador ver la serie.
  • El dragón gigante, supuestamente lo vimos, aunque solo fue un borrón negro con muy poco presupuesto. Demostrando que un niño con celular podría hacer mejores efectos.
  • El verdadero enfrentamiento entre dragones, pero si no muestran un dragón como corresponde, menos iban a mostrar una pelea de dragones.
  • A Zanahoria arrestando al dragón (y leyéndole sus derechos).
  • Los enanos, no solo mencionándolos, sino como su cultura e interacción con la Guardia en la ciudad. Otro desperdicio de buenas escenas.
  • Los verdaderos diálogos entre Vimes y Vetinari

Conclusión

Si no has leído nada del Mundodisco, ni sabes sobre la saga de la Guardia, pero te gustaría tratar de entender este mundo de fantasía, es recomendable que busques las miniseries del 2006-2010 que tienen una calidad y representación mucho mejor, y no te acerques a esta serie hasta estar bien preparado.

Si eres lector del Mundodisco, y tienes la suerte de no haber visto esta serie, no la veas, mantente feliz en la ignorancia y creer que Terry Pratchett habría estado contento con las adaptaciones.

Si no sabes nada del Mundodisco, y tampoco tienes intenciones de saberlo, solo de ver una serie ligera, medianamente fantástica, además usas sustancias opiáceas o aspiras relajantes naturales, entonces esta serie es recomendable, ya que el sinsentido tedioso podría llegar a tener gracia.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

48 publicaciones.

Sobre VladMIR

Opinólogo de nacimiento, Criticón de alma, Troll ocasional. Lector desde mi tierna e inocente infancia. Digievolucioné de maravillado a snob mediante el cine y los comics. Crecí al cinismo cuando descubrí a Terry Pratchett. Y en los comics Marvel patea a DC.