Inicio » Noticias » Cómics » Cómic Internacional » Kitty Pryde & Wolverine: la transformación de la Chica X

Kitty Pryde & Wolverine: la transformación de la Chica X

Ven a conocer más sobre la historia que terminó por definir a Kitty Pryde. ¡Esta vez compartiendo portada con Wolverine!

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Marcelo Franco el 18/03/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 4,57 de 5)
Cargando...

Kitty Pryde ostenta el título de la heroína más joven en unirse al equipo de los X-Men. Con tan solo trece años, comenzaron a manifestarse sus poderes mutantes, los cuales le permiten entrar en fase permitiéndole atravesar cualquier material sólido. Esta chica que atraviesa paredes se vio envuelta en los acontecimientos que dieron origen a la mítica Saga del Fénix Oscuro, donde fue víctima de Emma Frost y el Club Fuego Infernal.

Ella es una chica muy inteligente, con una personalidad poderosa y un carisma tan único que enamoró a los lectores y se convirtió en la protegida de todo el equipo mutante. Sobre todo por Tormenta y Wolverine, los que fueron como padres para ella, asumiendo un rol fundamental en su formación como persona mutante y brindándole un entrenamiento propicio para que pudiera convertirse en heroína.

Portada de X-Men #139 que le da la bienvenida a Kitty al equipo.

No es de sorprenderse que finalmente obtuviera una miniserie protagonizada por ella, junto al inigualable Wolverine. Dupla que sería recordada a través de los años debido a la relación única que forjaron ambos, llena de momentos memorables, provocando risas mezcladas con más de una lágrima de nostalgia.

Argumento

Kitty descubre accidentalmente que su padre se encuentra en problemas con unos hombres de negocio que parecen peligrosos; ella sospecha que pueden ser de los yakuza, por lo que decide intervenir para ayudarlo. Es apartada por su padre, el que trata de calmarla, sin embargo ella presiente que él solo está tratando de protegerla, por lo que decide seguirlos en un avión hacia Japón.

Una vez emprendido el viaje, las cosas no paran de volverse complicadas para Kitty, la que sufre un vuelo ajetreado junto a las maletas. Luego es descubierta por el personal del aeropuerto y es perseguida por seguridad, los cuales logra evadir con sus habilidades solo para verse extraviada y desvalida en las calles de Japón.

Portada #2 de la miniserie.

La desdicha de Kitty no paraba de aumentar, por lo que decide llamar por cobro revertido a Logan (ya que su intento de robar un cajero automático estaba destinado al fracaso). Este se sorprende enormemente por la situación y no duda en subirse al primer vuelo hacia Japón para ir en ayuda de la chica y comenzar a rastrear sus pasos para encontrarla; pero ella habría sido encontrada primero por un enigmático personaje: Ogun.

Por muy buen rastreador que sea Logan, lo que encontraría no es a Kitty sino a otra persona. No la chiquilla consentida de los X-Men, ni la niña asustadiza que necesita ser socorrida. Ella se ha transformado en algo diferente, algo peligroso, por lo que su sentimentalismo le hará cometer errores que le acercarán de manera temeraria hacia la muerte.

Valoración

Decir que Chris Claremont conoce a los mutantes más que cualquier persona es innecesario, pero aun así es sorprendente cómo las personalidades de sus personajes van evolucionando a través de los años. Kitty es una de las más queridas hijas del escritor y en esta historia lo demostró.

Kitty Pryde había tenido muchos nombres clave, como Sprite o Ariel, pero aquí tendríamos el definitivo: Shadowcat o Gata Sombra. Claremont jugó mucho con ella en este aspecto, como si se encontrara continuamente buscando identidad entre personas que ya se encontraban resueltas.

Esto es algo que vuelve única a Kitty, a diferencia de Wolverine o Cíclope, quienes tienen bastante claro quienes son y el rol que ocupan en la sociedad. Ella, por su parte, representa un acercamiento a los mutantes y cómo serían tratados en la década de los 80s.

La esencia de la colección mutante

Esta inseguridad persistente en ellos, como si no pudieran encontrar un lugar en donde encajar ni tampoco encontrar una tranquilidad interior, lo refleja Kitty a lo largo de toda la serie. Ella sufre una transformación drástica en la historia, lo que no le ayuda a encontrarse a sí misma, pero le entrega las herramientas necesarias para conseguirlo.

Estas temáticas volverían las historias de los X-Men en únicas, porque los mutantes muchas veces reflejaban problemas reales que experimentan las personas en sus vidas, por lo que, en cierta forma, Kitty era el personaje con el que más se podían identificar: la que cometía errores, que se ofuscaba, que amaba tan intensamente y que le rompían el corazón. Ella se convirtió en el alma de la colección de los mutantes y lo cambió todo.

Kitty junto a su dragón Lockheed.

En años posteriores veríamos a Emma Frost burlándose de Kitty por los muchos nombres clave que ha tenido, de la mano de Joss Whedon, pero ella siempre ha sido Kitty. Nadie más, ni siquiera Shadowcat ya que no hay denominación que pueda abarcar lo inmenso de su persona, por lo que sus apodos resultan ser pintorescos e irrelevantes.

Opinión

Esta historia se encuentra recomendada para todos aquellos que aún no conozcan al personaje, cuya historia y peso en el desarrollo de los X-Men parece haber sido completamente ignorado por las múltiples adaptaciones a cine y tv.

La miniserie fue publicada entre noviembre de 1984 y abril de 1985, en medio de una época en la que los mutantes ya no vivían aventuras de las que salían ilesos, sino que sufrían grandes derrotas, algunos de ellos no regresaban y las repercusiones eran demasiado profundas como para ser borradas de un número al siguiente.

La colección de X-Men se diferenciaba del resto de las publicaciones de Marvel en varios aspectos. Era capaz de tocar temas sensibles de manera hábil y seria, como también representar correctamente sentimientos tan humanos que sentían los lectores. Pero también era capaz de mostrar mujeres fuertes, y no solo porque fueran capaces de levantar edificios.

Jean Grey, Tormenta, Psylocke o Rogue son solo algunos ejemplos de esto último. Representan personajes construidos maravillosamente, con peso argumental y con gran realismo, una labor que Stan Lee jamás pudo alcanzar en X-Men. Hubo que esperar el arribo de Chris Claremont para que esto pudiera ocurrir.

Kitty Pryde como Mujer-X consigue llegar al público de manera eficaz. Se presenta como una heroína con gran cantidad de defectos pero con inmensas virtudes, capaz de transmitir un mensaje a los lectores que no pueden evitar identificarse con ella. Vivir sus problemas a través de sus acciones. Crecer junto a ella.

Kitty Pryde & Wolverine escrita por Chris Claremont y dibujada por Al Milgrom.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

14 publicaciones.

Sobre Marcelo Franco

Soy una persona sencilla: me gusta leer, escribir y jugar.

X
No olvides leer nuestra última revista digital