Inicio » Noticias » Cine y televisión » Entrevista: Tomás Verdejo, el regreso a Chile de “Martín Herrera”, el hijo mayor de Los 80

Entrevista: Tomás Verdejo, el regreso a Chile de “Martín Herrera”, el hijo mayor de Los 80

Conversamos con Tomás Verdejo (Martín Herrera); su visión actual del país, su gusto por los videojuegos y el cine, Los 80, y su presente en Chile y Europa

Tiempo de lectura: 11 minutos

Escrito por Andrelo el 31/03/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

En tiempos de cuarentena por Coronavirus, pegarse una maratón de alguna serie se vislumbra como la alternativa más recurrente para lidiar con el tedio. Por ello, y en parte también por el estallido social, es que decidí ver -de nuevo- las 7 temporadas de Los 80, serie chilena producida por Canal 13 y Wood Producciones.

El programa que se emitió desde 2008 a 2014, centrado en la familia Herrera, se alzó como la producción de ficción nacional más exitosa hasta el momento, y hasta los días de hoy es considerada como una de las mejores series chilenas de todos los tiempos.

Después de ver los 78 capítulos sentí la necesidad de conversar con Martín Herrera, el hijo mayor de Juan y Ana, y preguntarle por su oído, por sus apuestas en el pool, por teleanalisis, por la Paola y la Maca, y todo lo vivido en la década de los 80 durante la dictadura de Pinochet. Gracias a la vida y a la tecnología, y a través de una llamada que se extendió por más de una hora pude entender mejor a Martín, y más importante aún, conocer la tremenda calidad humana y simpatía de Tomás.

Inicios en la TV

¿Cómo fueron tus inicios en la televisión?

  • Estudié 6 años teatro, terminé la escuela haciendo mi obra de egreso, y a los 2 meses ya estaba trabajando en la tele.

¿Lo buscaste?

  • Hay harta gente que lo busca a través de casting, pero en mi caso fue algo que se dio. Yo soy de Viña, de Valparaíso, y en algún momento alguien nos dijo que teníamos que enviar nuestro curriculum a tal agencia, y nosotros ni cachábamos. Yo tampoco iba a Santiago, no me gustaba (risas), pero a través de eso y de contactos de gente, me llamaron.

¿Cuál fue tu primer papel en televisión?

  • Fue para una serie del 13, para Héroes. Era un papel tan pequeño que ni me acuerdo. Yo aparecía y desaparecía, y después aparecía y desaparecía más rápido (risas). Esta serie la hacía el área bicentenario de canal 13, y de esa misma área nacen Los 80.

Tomás se refiere a la miniserie de 6 capítulos Héroes: La gloria tiene su precio, donde interpretó al mayordomo Quintero en el episodio Prat, espada de honor, el cual puedes ver aquí.

El salto a los 80’s

¿Cómo fue la experiencia de interpretar a un personaje por 7 años?

  • Es un cambio importante. Son 7 años donde uno tiene la oportunidad de escarbar y probar cosas con un personaje. En ese sentido es una situación soñada para un interprete. Además, aprendí mucho porque nunca había tenido un trabajo de cámara en set. Era aprender todo de nuevo, fue como salir de la escuela y entrar a otra.

¿Cómo sobrellevaste la fama?

  • El tema de hacerse conocido va de la mano con una serie que veía harta gente. En un principio uno igual se pone nervioso y da vergüenza, y en mi caso a mi no me gusta la exposición. Pero no fue un problema ya que preservo otros espacios en mi vida que son importantes; mis amigos y mi familia.

¿Mantienes contacto con el elenco?

  • Actualmente conversamos, nos mandamos saludos como cualquier grupo de amigos, pero después de la serie yo me fui y hay gente que no veo hace años. Lo bueno es que siempre fue así, un grupo respetuoso de los espacios de cada uno. Nos juntábamos para ver los primeros o últimos capítulos, pero no es que nos juntáramos a almorzar los días domingos (risas).  Trabajar en Los 80 fue muy bueno; ver actores que llevan un montón de tiempo trabajando, compartir con ellos, armar un grupo muy buena onda que termina siendo como una familia.

¿Se generan lazos de cariño, hay algo de real en lo que se ve en pantalla?

  • Tiene algo de real. Lo que pasa es que la gente tiene la esperanza de que la familia que ve en pantalla sea de verdad. Pero tiene algo de cierto, si no hubiéramos alcanzado un nivel de conexión e intimidad entre nosotros, no hubiéramos podido hacer una serie como la que hicimos. Sí, nos convertimos en una gran familia, pero el equipo completo, no sólo lo que se ve en pantalla. Y termina siendo una experiencia muy cómoda para actuar y aportar.

¿Cómo ves la evolución de Martin?, ¿hay algo tuyo en él?

  • El personaje termina teniendo harto mío. Harta gente que vio nuevamente la serie me ha comentado la evolución que tuvo el personaje, y así se pensó que fuera. Encuentro que, en particular el personaje de Martin tuvo una evolución por debajo. Lo que sucede con él está pasando siempre, aunque no se vea en pantalla o no te des cuenta. Hay cosas que lo van marcando y te vas a dar cuenta más adelante. Y eso es bonito porque es un trabajo más meticuloso y a largo plazo, que se construye por pequeños detalles.

Su vida en Europa

Después de terminar Los 80 tú decides dejar Chile, ¿qué te motivó a hacerlo? Teniendo tanta proyección a nivel nacional.

  • Eso es porque todos somos diferentes, para algunos sería lo regular. En mi caso se fue dando. Cuando uno está en una constante búsqueda vas modificando caminos y sumando cosas. Llegué a Praga a estudiar arte y estuve en una escuela de dirección de cine. Estuve más de 3 años allá y me dediqué a eso. Seguí actuando por muy poco tiempo en algunos cortos en inglés y francés. Creo que hay un hilo conductor que en mi fluye más en la interpretación y expresión, y hay una búsqueda constante donde sentí ganas de hacer otro tipo de cosas que siempre me han llamado la atención como el dibujo y el diseño, y probar y conocer cosas nuevas o desde cero.

¿No te gusta encasillarte?

  • No me gusta definirme como actor. Ósea, soy actor porque estudié teatro, pero si supiera programar, estaría haciendo videojuegos, o si fuera bacán para hacer cómics, los estaría haciendo. Llevo una vida bien distinta a la de colegas que se dedican a la actuación, me he diversificado dentro de lo posible en cosas que me gustan. Algunas ni siquiera me dan plata, pero las hago por curiosidad. Lo he hecho con la fotografía y el diseño y he podido conocer gente a través de eso.

Estallido social y regreso a Chile

Tú estabas en Europa para el estallido, ¿cómo lo viviste?

  • Fue difícil. La cantidad de información y vídeos que llegaba era mucha. Tenía el WhatsApp lleno de vídeos todos los días, de weás muy horribles de la gente y carabineros, muy violento todo. Tenía una preocupación genuina. Me sumé a unas marchas en Praga y conocí a la comunidad chilena allá. Mi cabeza estaba más acá (en Chile) que allá.

¿Cómo fue llegar a Chile?

  • Llegué en enero de este año. Mi departamento está al lado de plaza Baquedano, entonces fue como llegar a la zona cero. Fue un periodo reflexivo y de acostumbrarme al ruido, a los gritos, a las lacrimógenas. Y es muy extraño ahora con el tema del Coronavirus; el día viernes hace una o dos semanas fue todo muy violento acá afuera, y el lunes siguiente pasó a estar vacío, como una ciudad desierta.

¿Ves algún cambio en Chile?

  • En rigor las cosas no han cambiado. Bajo mi punto de vista siempre se pueden hacer las cosas de mejor manera, apuntando a las necesidades más importantes que pide la gente. Sin embargo, con el gobierno que tenemos, con el sistema actual y las leyes del juego, no se puede cambiar todo de un día para otro. El tejemaneje de cómo funciona el juego no está en nuestras manos. Aún así, valoro que se haya generado la instancia del plebiscito. A partir de todo esto, de la violencia generalizada, se requiere de un cambio de conciencia. Son procesos largos y complejos que vienen de una gran crisis. Creo que es tiempo de pensarnos como especie; el tema de los derechos humanos y nuestro cuidado, no se debe dejar pasar, no debería haber vuelta atrás.

¿Deberían cambiarse las prioridades a nivel humano?

  • Siempre me ha llamado la atención el tema de la tecnología; tantos países que se han llenado la boca con avances tecnológicos. Pero un gran avance sería elaborar un sistema en este momento de la historia, donde simplemente por el hecho de nacer tengas el derecho a la salud, a estar sano y poder desenvolverte y desarrollar lo que tú quieras.

Pero partamos de la base que vivimos en un planeta donde hay niños que aún se mueren de hambre…

  • Exacto, da lo mismo si puedo ver fotos de Marte, a mi me da lo mismo. La aplicación de la tecnología hace sentido cuando asegura el bienestar físico para todos nosotros como derecho. Y estamos en un momento, por lo mismo del Coronavirus, donde tenemos que cuestionarnos ciertas cosas y no ir para atrás.

Cine y películas

Siguiendo el tema del coronavirus y cuarentena, ¿qué películas o series has visto últimamente?

  • Ahora estoy en mi etapa de ver películas. Hoy vi Uncut Gems de Adam Sandler y está bien, pero como que ninguna de estas películas nominadas al Oscar este año me ha parecido una gran cinta. Vi Parasite y está buena, pero siempre he sido un fanático del cine asiático y tengo más empatía con directores como Wong Kar-wai de Chungking Express. Por su cinematografía engancho más con sus películas. Pero este año no me enganchó ninguna tanto. La que más me agradó ver fue Historia de un Matrimonio por la actuación de Adam Driver y El irlandés por Joe Pesci.

Videojuegos

¿Los videojuegos te gustan o no son tu mundo?

  • Yo nací el 83, así que soy de la época de todas las consolas. Tuve el Atari XE 6500, Nintendo (Nes), Sega Master System, Super Nintendo (Snes), Game Boy, Game Cube, y Dreamcast que ha sido mi favorita de todas, donde jugaba Shemnue, Crazy Taxi, los Sonic. Pero no es que haya tenido todas las consolas juntas (risas), sino que como me gustaban, tenía una y jugaba harto, después la vendía con juegos más cara. Era como un negociante de consolas.

¿Actualmente qué juegas?

  • Ahora tengo PS4 y el último que jugué fue el God of War. También tengo todos los Uncharted, algunos Devil May Cray, The Last of Us, y varios que se me olvidan ahora.

Actualidad

¿Actualmente en qué estás?

  • Actualmente estoy en cuarentena (risas), pero para serte muy honesto estoy viviendo acá en mi departamento. Llegué en enero y no venía hace como 3 años y medio, y en realidad todo lo que he hecho tiene relación con ver amigos, familias, estar tranquilo. Todo a un nivel más personal que laboral.

¿Tienes algo visto para más adelante?

  • Tengo algunos proyectos en los que trabajo y siguen activos, uno de ellos es una pequeña marca de ropa en Praga que tengo con un amigo, Chill Like A Pro, donde yo hago los diseños de las poleras y polerones. Eso es lo más cercano a lo laboral, pero es algo que está allá.

¿Y has pensado en traer la marca?

  • Lo he pensado pero la situación actual es tan compleja, que no son buenos tiempos para pensar en eso. Quizás más adelante en el futuro.

¿Si te ofrecieran algún papel para interpretar acá en Chile?

  • Me gustaría, pero dependería del papel. No me cierro a eso, pero creo que va a tomar un poco de tiempo para que se reactive la industria, los canales, y las áreas dramáticas.

Al momento de terminar la entrevista, y luego de agradecerle por el tiempo obsequiado y por una grata conversación, hablamos unos minutos sobre Comiqueros. Le comento que somos un grupo de personas que hacemos esto por amor al arte, porque nos gusta escribir de estos temas. Tomás para finalizar me responde

  • A eso voy po’. Al final uno hace cosas porque le gustan. Esa es la respuesta a lo que me preguntabas anteriormente. Hay que hacer crecer las cosas no por las lucas, sino que con el objetivo de ir mejorando. Ese es el camino.

Nos leemos luego.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

56 publicaciones.

Sobre Andrelo

Saludos mortales. Me llaman Andrés. Fonoaudiólogo de profesión y padre de afición. Todo lo relacionado con el manga, anime, comics, videojuegos, cine, y ñoñez en general, tiene su lugar en este espacio.

X
No olvides leer nuestra última revista digital