Inicio » Noticias » Zona Oriental » Anime » El tutelaje en Dragon Ball: la clave de la evolución saiyajin. Parte III

El tutelaje en Dragon Ball: la clave de la evolución saiyajin. Parte III

Paradojas temporales provocadas por Trunks, Goku y Vegeta como guías de las nuevas generaciones y mucho más en esta última parte del análisis a Dragon Ball

Tiempo de lectura: 8 minutos

Escrito por Orin el 07/07/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Cuando los discípulos se vuelven maestros

El gran logro de todo discípulo es superar a su maestro. En las bellas artes –en los tiempos en que existía la lógica del tutelaje, como en el Renacimiento–, aquella meta se cumplía en el momento en que el aprendiz desarrollaba un método de representación que se condecía con las sensibilidades estéticas de la época; o cuando lisa y llanamente su obra establecía una nueva sensibilidad epocal que dejaba en el “pasado” a la estética del preceptor. –Por cierto que el caso del Leonardo da Vinci resulta paradigmático en ambos sentidos–.

En artes marciales, por supuesto, el camino al éxito está dado por el momento en que el discípulo logra vencer al tutor en combate, o cuando el novato supera a un contrincante que su maestro no pudo vencer. –Esto último suele ser común en el argumento de la narración de ficción–.

En ambos casos, dichos acontecimientos suponen que el aprendiz abandona tal categoría para asumir el rol de tutor, o sea, de formador de nuevas generaciones de aprendices de las artes. Podríamos decir que el discípulo se “gana” el título de maestro. Sin embargo, cabe la pregunta de ¿cómo es que ocurre este fenómeno? Es decir, ¿cómo es que el alumno logra ser mejor que el profesor?

La clave para responder la interrogante está en lo que acotábamos en la segunda parte de este artículo: el desarrollo de una técnica implica la adquisición de un saber. Lo que un maestro enseña a un discípulo es una forma de aproximarse al mundo y una metodología para resolver los diversos problemas que se presentan en ese mundo.

El final de la saga Dragon Ball está marcado por un Piccolo (bajo el seudónimo de Ma Junior) que derrota a Kami-Sama con el mafuba reverso, anulando la técnica con la que sometieron a su padre. Y, a su vez, con Goku venciendo a Piccolo, es decir, a aquel que derrotó a su maestro.

Goku, al vencer a Piccolo por sus propios medios y no mediante una técnica anticuada, supera a Kami-Sama y este, en vista de aquello, cede su puesto como dios de la Tierra a su discípulo, como la tradición lo demanda. Sin embargo, Goku, consciente de que es capaz de seguir progresando, rechaza la oferta que claramente significaría un estancamiento para él. (Además, porque el cargo de dios sería muy aburrido).

Pero, ¿qué es lo que permite al saiyajin y al nameku triunfar a diferencia de sus predecesores? Pues, poseer el saber necesario para anticiparse y sobreponerse a las adversidades. Y en este punto, la observación se vuelve un factor clave: examinar las formas antecesoras y detectar los errores de otros, son la escuela del aprendiz.

La observación es el cimiento de cualquier arte. Y uno de los personajes que ha hecho de esto su cualidad distintiva como guerrero, es el hijo del orgulloso príncipe saiyajin.

Las diversas formas de ser saiyajin: Trunks

El universo es una especie de máquina del tiempo. Puedes ver las cosas no como son sino como una vez fueron. Neil deGrasse Tyson

En este apartado me tomaré la libertad de escribir en primera persona, puesto que lo que plantearé respecto del hijo de Bulma es fruto de mi interpretación y no necesariamente corresponde a lo planteado en la obra de Akira Toriyama. Y tiene que ver con lo siguiente: el Trunks de Dragon Ball Super no es el mismo viajero del tiempo de Dragon Ball Z.

La primera sospecha proviene de las diferencias en el color del cabello entre uno y otro: el Trunks de la saga de los androides tiene el pelo violeta, mientras que el de la saga de Goku Black, luce melena celeste. Esta diferencia se ha explicado como una divergencia entre el traspaso del manga al anime. <-Pinche aquí.

Originalmente Bulma fue concebida de cabello violeta, pero en el anime se cambió a una melena celeste. Y al concebir a Trunks para “Z”, se decidió por el color violeta en tributo a esa primera Bulma. Sin embargo, yo prefiero interpretar ese factor como una señal que da cuenta de una nueva paradoja temporal.

El espacio y el tiempo son cantidades dinámicas: cuando un cuerpo se mueve, o una fuerza actúa, afecta a la curvatura del espacio y del tiempo, y, en contrapartida, la estructura del espacio-tiempo afecta al modo en que los cuerpos se mueven y las fuerzas actúan. El espacio y el tiempo no sólo afectan, sino que también son afectados por todo aquello que sucede en el universo. Stephen Hawking, Historia del tiempo

Recordemos. Trunks viaja al pasado para advertir a Goku de la amenaza de los androides 17 y 18, quienes en su tiempo asesinaron a todos los Guerreros Z, exceptuando a Gohan y al maestro Roshi. Para evitar ese destino, el hijo de Vegeta entrega una medicina que curará la enfermedad al corazón que padecería Goku al cabo de un tiempo. Pero luego, Trunks regresa al pasado para ayudar a sus amigos en la batalla.

Este hecho provoca un desajuste en las líneas temporales o, como me gusta pensarlo, Trunks viaja a una línea temporal distinta de la suya. En la línea argumentativa principal de “Z”, el Dr. Gero crea a dos nuevos androides, 16 y 19, y logra traspasar su cerebro a un tercero, el androide 20. Pero, además, Gero crea a Cell, la más temible de sus obras.

La irrupción temporal de Trunks termina por abrir múltiples líneas temporales que lo establecen a él como constante. En una de esas líneas temporales, nació un Trunks que heredó el color de cabello de su madre… y no tan sólo eso. La principal diferencia entre ambos viajeros radica en sus estilos de pelea. Mientras Trunks violeta muestra un desarrollo de técnicas propias, el celeste replica las de su padre y las de su maestro, Gohan.

Ambos fueron entrenados por Gohan, el guerrero que perdió a su padre y a su maestro, Piccolo, y que asumió la premisa saiyajin de la ira como garante de poder. Sin embargo, pareciera ser que Trunks celeste desarrolló un vínculo mayor con su tutor, puesto que en DB Super lo vemos utilizar la técnica masenko (algo que el violeta jamás hizo) y, al final de la saga de Black, lo vemos despedirse con un inusitado afecto hacia el Gohan del presente.

A mí parecer, Trunks violeta siguió un método más autodidacta de aprendizaje marcial, que lo liga a su padre, Vegeta. Mientras que Trunks celeste, heredero de la personalidad de su madre, sienta las bases de su aprendizaje en la observación aguda de las técnicas de otros, característica que no puede porvenir sino de Bulma, la audaz científica.

Trunks violeta es corpulento, solitario, orgulloso y admirador de su padre. Trunks celeste es esbelto, más sociable, inteligente, admirador de su madre y de su maestro. El primero desarrolla sus propias técnicas y destruye a Cell en su línea temporal. El segundo hereda la sagacidad de su madre, las técnicas de su maestro y de su padre; alcanza la fase 2 del super saiyajin e impide la resurrección de Majin Boo, y eleva su ki a un nivel semejante al super saiyajin blue con lo que mata a Zamas.

Dos Trunks, dos viajeros en el tiempo que construyen su futuro aprendiendo de sus maestros y de las experiencias que les toca vivir. Dadas así las cosas, tan sólo resta ver qué le depara el futuro a Trunks niño, uno que no se convertirá ni en uno ni en otro, sino que le tocará trazar su propio destino.

El futuro de Dragon Ball está en las nuevas generaciones

Este extenso recorrido por las características de nuestros personajes favoritos de Dragon Ball, tuvo la intención de demostrar cómo esas particularidades responden a la manera en que cada uno de ellos ha asumido el tutelaje como sendero para el desarrollo de sus habilidades. Y si la revisión comenzó con Goku y Vegeta, es justo que termine con ellos.

Uno de los mayores aciertos y potencialidades que Dragon Ball Super plantea, es mostrar cómo poco a poco Goku y Vegeta se convierten en maestros. El primer paso lo da el príncipe al enseñar a Cabba, el saiyajin del Universo 6, a transformarse en el legendario super saiyajin.

Será la nostalgia de Vegeta por su extinto planeta, pero intuitivamente surge en él la voluntad de entrenar en batalla a su coterráneo e incluso prometerle ganar el torneo con tal de asegurar la supervivencia de ambos.

Por su parte, Goku hallará en la enérgica Caulifla y la tímida Kale la oportunidad de demostrar que está listo para enseñar a otros. En plena batalla del Torneo de Supervivencia Universal, y ante la presión de las adolescentes, Goku les enseña a superar sus propia fuerza y les aclara que el potencial de un saiyajin no tiene límites.

Así se comienza a cimentar el futuro de la saga, que se proyecta las nuevas generaciones de saiyajines de otros universos; en Goku, Vegeta, Piccolo, Ten Shin Han y, por qué no, Krillin, como maestros de los defensores de la Tierra y el Universo; y en dos personajes hasta ahora desestimados: Goten y Trunks. Atestiguar cómo los dos pequeños crecen como guerreros gracias al tutelaje, es uno de los sueños de este humilde servidor.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

23 publicaciones.

Sobre Orin

Licenciado y magíster en Teoría e Historia del Arte por la Universidad de Chile. Amante del arte, la literatura, de la escritura ensayística y de investigación, del cómic, los videojuegos y la cultura pop en general. Panelista del podcast Modo Versus, programa de conversación sobre cultura pop al ritmo de los clásicos videojuegos de peleas.

X
No olvides leer nuestra última revista digital