Inicio » Noticias » Cómics » Cómic Internacional » Shade The Changing Man: Melancolía y psicodelia

Shade The Changing Man: Melancolía y psicodelia

Vertigo fue el hogar de Shade The Changing Man, uno de los títulos más inusuales de DC Comics durante los 90s, de la mano de Peter Milligan.

Claudio Cubillos Escrito por Claudio Cubillos
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Corría el año 1990 y títulos como The Sandman, Swamp Thing, Animal Man y Hellblazer demostraban que en DC Comics ya se habían abierto a publicar historietas que se salieran de las concepciones más convencionales respecto a los tebeos mainstream, en particular a los que conciernen a los superhéroes.

Autores europeos como Neil Gaiman, Jamie Delano o Grant Morrsion, tomaron personajes de los 60’s y 70’s y los reinventaron con enfoques más maduros y (su)realistas. Pero hubo un título, de la mano de Peter Milligan y Chris Bachalo, que realmente llevó ese concepto de reinvención y recontextualización a otro nivel, a través de Shade The Changing Man. 

Rac Shade fue un personaje creado originalmente por el legendario Steve Ditko a finales de los 70s, sin embargo la serie fue breve y el hombre cambiante se limitó a aparecer solo en cameos o historias de equipos como Suicide Squad.

Cuando Milligan se hizo cargo del personaje, decidió mantener solo la premisa de la historia original sobre un alien llamado Rac Shade, que viene del planeta Meta y que puede usar sus poderes para proyectar la imaginación/locura propia y ajena de manera física y cambiar la realidad.

Shade ya no era un superhéroe sino un poeta romántico, engañado por una figura militar de Meta llamada Wizor. El antagonista lo envía a nuestro planeta para que detenga a The American Scream (El Grito Americano), una entidad que representa todos los aspectos  negativos de la cultura estadounidense. 

Para lograrlo, Shade necesitará ocupar una forma humana, por lo que posee el cuerpo de Troy Grenzer, un asesino serial. Shade logra escapar del FBI y adaptarse a nuestro mundo con la ayuda de Kathy George, una veinteañera que lucha contra la depresión y el alcoholismo producto del trauma de atestiguar el asesinato de sus padres a manos del mismísimo Grenzer.

Luego del inusual enredo, Shade logra recuperar su aspecto original y con un incipiente romance con Kathy en el horizonte, ambos deciden recorrer los Estados Unidos juntos.

Y si bien Shade The Changing Man fue un título poco convencional desde el principio, es con la introducción de Lenny Shapiro, la amante de Kathy, que el cómic se tornó más en un slice-of-life surrealista, donde el drama cotidiano de las aventuras de esta relación poliamorosa (o relación abierta entre Shade con Kathy y Kathy con Lenny) chocaba con  la psicodelia de las travesías de Shade a través de La Zona de La Locura.

La mencionada Zona es la fuente de sus poderes y lo que le permite regresar ocasionalmente a Meta. Por su parte, la personalidad cínica y amoral de Lenny contrasta con la personalidad más sensible y un tanto inmadura de Shade, con Kathy siendo como un Ying-Yang entre los dos.

Al mismo tiempo, Milligan usó estos relatos para ahondar en el existencialismo con un enfoque más urbano, usando al hombre cambiante para analizar la identidad y qué es lo que nos define como personas. A lo largo de 70 números, Shade se ve forzado a cambiar de cuerpo constantemente, pasando de un joven andrógino pelirrojo a una mujer atractiva, de un gótico demente o un hipster mod a un grungie temperamental

Un viaje entre el sentimentalismo y lo irracional

Pero de manera simultánea, la gran temática radica en cómo nuestros tres protagonistas tratan de escapar de sus vidas anteriores. Kathy es perseguida por las imágenes mentales de sus padres asesinados y su ex novio Roger, quien falleció de manera confusa el mismo día. Lenny acarrea un secreto familiar que la atormenta y que trata de esconder a través de su estilo de vida hedonista.

Y Shade no solo debe dejar atrás su vida previa en Meta, sino que además, al entrar en conflicto con la locura de Estados Unidos, debe enfrentar momentos de la historia como el asesinato de JFK o el juicio de las brujas de Salem (en una historia que involucra también a John Constantine).

Todos estas narrativas sirven como analogias a temas como el aborto, la disforia de género, la violencia con armas de fuego y otros temas que en aquella época aún eran considerados taboo para la cultura norteamericana.

La serie iba a concluir con el número 50, con un capítulo extremadamente emocional y desgarrador. Pero la editorial decidió que era un final demasiado sombrío, sumado a la relativa popularidad de la que gozaba el título, por lo que fue extendida por dos años, hasta que finalizó definitivamente en 1996.

Desde entonces, el personaje de Rac Shade ha aparecido en títulos como Hellblazer, Justice League Dark y Shade the Changing Girl, una especie de sucesora espiritual publicado por el subsello Young Animal.

La parte visual corrió originalmente de parte de Chris Bachalo, quien en aquella época tenía un estilo bastante diferente al estilo más manga que usa hoy en día. Pero Milligan también contó la colaboración de Collen Doran, Philip Bond, Richard Case y Mike Allred en dibujos.

Además, las deslumbrantes portadas fueron cortesía de artistas visuales como Brendan McCarthy, Duncan Fegredo y Jamie Hewlett.

Habiendo sido uno de los títulos que sentó la base del subsello Vertigo, STCM se ha transformado en un clásico de culto. Debido a sus énfasis en el dia-a-dia y el tono más realista y humanizado, siempre se ha sentido como lo más cercano que DC ha publicado a Love and Rockets, con esa mezcla de personajes de los que uno se encariña, una dosis de humor negro, drama emocional, mensaje social y mucho surrealismo.

Claudio Cubillos
6 publicaciones.

Sobre Claudio Cubillos

Un gotico veinteañero muy apasionado con los comics existencialistas y la música darks.Mis pasatiempos incluyen leer constantemente a Peter Milligan y Neil Gaiman,escuchar mucho Alice In Chains y comer pizza.