Inicio » Noticias » Vídeojuegos » No Man’s Sky – El largo camino a la grandeza

No Man’s Sky – El largo camino a la grandeza

Con un lanzamiento desastroso, No Man's Sky debió recorrer un largo camino antes de llegar a la grandeza que prometió. ¿Está hoy a la altura?

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por J Martínez el 07/05/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Érase una vez 2013, año en que un pequeño estudio anunció un proyecto en el que venían trabajando desde hace muchísimo tiempo. Un videojuego espacial gigantesco, con inmensos escenarios generados proceduralmente hasta el mínimo detalle; cada animal, montaña, árbol, recurso o incluso cueva, sería distinto para cada jugador. No Man’s Sky vería la luz el 2016. Lamentablemente, para este estudio, tendría que recorrer un largo camino antes de alcanzar la grandeza que prometió.

Con horribles críticas que hasta el día de hoy no ha logrado nivelar, el título tuvo un lanzamiento desastroso. Las reviews, tanto de los usuarios como de la prensa especializada, criticaban lo vacío que resultaban los planetas, las horribles criaturas que resultaban de la generación procedural, pero sobretodo, que en el juego no había absolutamente nada que hacer. ¿Qué tan distinto está No Man’s Sky hoy? ¿Vale la pena comprarlo y jugarlo?

Belleza distinta, pero autoritaria

Visualmente el juego es hermoso, y él mismo sabe que lo es. Todos los planetas tendrán su propio clima, flora, fauna, color o cosas extrañas que ver. Atrás quedaron los feos animales que a veces aparecían en memes; hoy sólo aparecerán criaturas similares a las que conocemos, u otras que son tan sorprendentes y bellas, que el detenerse a sacarles una foto será ley. No solo la superficie será bella, puesto que el espacio nos permitirá ver planetas, asteroides o anomalías que nos llenarán los ojos de inmediato.

¿Por qué digo que No Man’s Sky se sabe bello? Pues porque, estando en los planetas, el juego se exige para permitirte ver todo lo que el espacio tiene para enseñarte. Los planetas (junto con sus anillos), tus naves o el Sol; si está lo suficientemente cerca de la atmósmera del planeta, podrás verlo mientras caminas por él. Esto da lugar a postales impresionantes que transmiten una bellleza única, que a mi juicio, es comparable con las grandes películas del espacio, como Star Wars.

En el aspecto sonoro, el juego goza de un imponente silencio. A pesar de que existe un OST que nos acompañará casi todo el tiempo, este es sumamente atmosférico y tenue (a excepción de los lugares en los que nos toparemos con gente). No por nada hay mucha gente que escucha podcasts mientras recorre la galaxia. Personalmente prefiero la quietud que la banda sonora propone, ya que da una sensación de soledad que acentúa la magnitud del título.

Un largo camino

La premisa de No Man’s Sky es simple; explora la galaxia para obtener recursos y sobrevivir. Si nos explayamos un poco más, con estos recursos podremos hacer varias cosas; construir bases, “domesticar” animales, plantar granjas u obtener dinero (el cual se puede usar para mejorar nuestra nave, traje o herramientas, entre varias cosas más). La ejecución en un comienzo fue muy criticada, pero hoy se aleja muchísimo de esas críticas. Vamos por partes:

Los planetas ya no están vacíos, aunque tampoco me aventuraré a decir que están llenísimos. Digamos, están en un buen punto medio, para incitarte tanto a recorrerlos en busca de recursos, como a abandonarlos para seguir recorriendo la galaxia. Cada planeta tendrá los suficientes puntos de interés como para quedarse 1-2 horas en él, investigando su flora y fauna, o viajando hasta cargueros destruidos, edificios abandonados y/o lugares en los que nos encontraremos con NPCs.

Esto se consigue gracias a una mejorada generación procedural, que además de llenar de mejor forma los planetas, se adaptó para crear animales y plantas mucho más creíbles, bellos y estilizados. Pero a pesar de que los animales sean más “familiares”, hay muchos que seguirán sorprendiéndonos, ya sea por su forma o por su tamaño. Un detalle bastante simpático, es que podremos montarnos en prácticamente toda la fauna (a menos que sean agresivos), dando momentos muy entretenidos.

Llegando al punto en donde las críticas decían que en el título no había nada que hacer… me parece mentira que en algún momento este juego haya tenido pocas cosas que hacer; No Man’s Sky está lleno, pero llenísimo de cosas que hacer.

Me gustaría recalcar la similitud (guardando las proporciones) de este título con Minecraft. Aquí, al igual que en el título de Mojang, la imaginación es tu límite, ya que las construcciones de bases tendrán una libertad absoluta, pudiendo tanto construir estructuras, como terraformar la superficie a nuestro antojo. Además, la recolección de recursos es igual de similar, habiendo recursos mucho más valiosos que minaremos por horas cuando los encontremos en abundancia.

Pero, alejándose totalmente de los cubos, en este título habrá un montón de misiones si es que la imaginación (y exploración voluntaria) no es lo tuyo. Con un argumento sumamente interesante, la historia principal fácilmente nos puede dar 20-25 horas de juego. Mientras que los objetivos secundarios, como la instalación de mejoras, encargos de las diferentes razas o hasta llegar al centro del universo, hacen que el juego se comporte como un MMO, pudiendo dar más de 200 horas de entretención.

Ojo que hablo de MMO y no de algún RPG de un solo jugador. Esto porque el componente multijugador está sumamente presente gracias al Nexo; una estación espacial a la que podremos llamar en cualquier momento que estemos en el espacio. Aquí, compraremos las mejoras de todas nuestras herramientas, ademas de ser el lugar donde nos encontraremos con otros jugadores, pudiendo inscribirnos a misiones en conjunto con ellos.

No está libre de pecados

Evidentemente el título no es perfecto, siendo dos los principales problemas que le veo. El primero, ya mencionado, es que si no eres de los que se auto-propone metas y objetivos, este juego no es para ti. El juego da una libertad que, por momentos, puede ser algo desesperante y frustrante, porque sabes qué puedes hacer, pero nada parece importante o útil. A veces, al jugar, necesitamos de un guía o un objetivo al que llegar, y fuera de las misiones principales, No Man’s Sky no te lo da.

Lo segundo es que hay bastantes bugs, y algunos son bastante molestos. Hay bajones de FPS importantes a la hora de construir y terraformar la superficie (al menos en una PS4 Slim). Algunos problemas con la cámara se harán muy presentes, por ejemplo, en las cuevas o al subir a la nave. Pero lo más molesto de lo que vi, son los objetivos inalcanzables; puntos de interés a los que, simplemente no puedes llegar, ya sea porque no es posibile seguir cavando o por el motivo que sea.

No puedo seguir cavando y el objetivo está aun más abajo…

Conclusión

Tuvieron que pasar varios años, pero el juego que Hello Games prometió el 2016 ya está aquí. El estudio nos regala una galaxia prácticamente infinita para que nosotros la recorramos, obteniendo recursos y descubriendo sus historias. Pero no solo en inmensidad de espacio se queda, puesto que la cantidad de cosas que podremos hacer tampoco se queda atrás. Naves nuevas, cargueros para almacenar nuestras naves, construcción de bases o múltiples vehículos para recorrer los planetas. Todo esto nos podemos encontrar en el título, además de sus respectivas mejoras.

Pero la grandeza de No Man’s Sky no está solo en su espacio o su sinfín de cosas que hacer. También está en el reconocer los errores, y no abandonar el proyecto al que tanto cariño le tenían. Sin decir ni una palabra, pero tampoco cobrando ningún peso demás, los desarrolladores siguieron trabajando para mejorar el criticado juego, hasta finalmente llegar donde debían. Así, lograron entregar un título increíble, que solo seguirá mejorando, puesto que ya se anunció que durante todo el año se seguirá actualizando.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

70 publicaciones.

Sobre J Martínez

23 años. Holi, no sé que más poner

X
No olvides leer nuestra última revista digital