Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Reseña: BioShock 2 ¿Una secuela necesaria?

Reseña: BioShock 2 ¿Una secuela necesaria?

En el 2010, la empresa 2K Games decidió entregar una nueva entrega del aclamado BioShock, pero sin la participación de Ken Levine.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Rogher el 26/05/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Estamos acostumbrados a que la industria de los videojuegos nos de secuelas. Algunas de estas son justificadas, ya que pueden ampliar la narrativa del juego e incluso mejorar sus mecánicas, puliendo las falencias de entregas pasadas. O puede ocurrir todo lo contrario; una secuela que no expande nada y empeora su jugabilidad, creando un título inferior.

Pero, ¿qué pasa, si hay una secuela de un videojuego que era innecesaria, pero que logra pulir y mejorar varios aspectos del juego anterior, siendo, de igual forma, disfrutable?

Este es el caso de BioShock 2, disponible en tanto en PlayStation 3, Xbox 360 y PC como en consolas modernas como PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch (en la Bioshock The Collection).

Volvemos a Rapture

La historia nos lleva de nuevo a la ciudad submarina de Rapture, en la cual han pasado diez años de los acontecimientos del juego anterior. Nosotros controlamos a un Big Daddy llamado Sujeto Delta, quien era uno de los primeros modelos que habían en la ciudad. Resulta que él estaba muy encariñado de una Little Sister, quien descubrimos que en realidad es hija de una psicóloga llamada Sofía Lamb, llevando el nombre de Eleanor Lamb.

Sofía le ordena al Sujeto Delta que se suicide frente a Eleanor, y este lo hace. Pero, de alguna manera, el Big Daddy sobrevive, y comienza a buscar su hija en una Rapture ahora controlada por la propia Lamb.

Durante nuestra aventura en la ciudad submarina nos toparemos con nuevos y viejos personajes, quienes nos ayudaran en la búsqueda de Eleanor. Pero también conoceremos algunos enemigos que nos querrán detener, los cuales están bajo las órdenes de Sofía Lamb.

La verdad es que la historia de BioShock 2 es decente; quizás para los fans del primer juego sea de su agrado. Pero la verdad, es que es muy inferior a lo visto en el título del 2007, ya que los factores sorpresa que tenía BioShock eran mejor construidos.  Aquí son muy vagos y poco impresionantes. Aunque, a pesar de estos puntos negativos, la trama no es mala.

Mejoras y cambios jugables, más un nuevo arsenal de armas

La jugabilidad de BioShock 2 sigue siendo la misma que la entrega anterior. Si te interesa saber más en profundidad de sus mecánicas, te recomiendo leer la reseña del primer BioShock, la cual logra explicar, en general, cómo funciona. Aunque siga siendo igual, los desarrolladores mejoraron varias características y agregaron cosas nuevas, formando una secuela decente en aspectos jugables.

Primero que nada, el sistema de pirateo fue cambiado a uno más sencillo, ya que el anterior era muy molesto y repetitivo, y era mas facil ocupar pirateos automáticos o comprarlos. Aquí la cosa cambió a un sistema más rápido e incluso divertido. Ocuparemos una pistola, con la cual puedes disparar dardos que te permitirán piratear cámaras de seguridad, bots de seguridad y abrir alguna que otra puerta. Pero no necesitas ocupar la pistola para poder piratear todo; puedes ocupar el nuevo sistema en cajas fuertes sin ocupar el arma en cuestión. Quizás la forma sea muy sencilla, pero es mejor que el sistema pasado.

Pasemos al resto del arsenal. Al ser un Big Daddy, nuestra arma principal será el taladro, el cual utilizaremos para golpear o perforar a nuestro enemigos. Pero para poder perforarlos tendremos que gastar combustible, el cual podremos conseguir en las tiendas o encontrarlas en varios rincones de Rapture. También contamos con otro tipo de armas como la Remachadora, un rifle que remplazaría la pistola del primero título, y armas un poco más comunes, como una ametralladora, una escopeta de doble cañón, un lanzagranadas y un lanzaarpones, el cual remplazaría a la ballesta del primer título.

El sistema de combate también pasó por unos cambios que serán del agrado para muchos, ya que en el primer BioShock solo podías ocupar una mano para los plásmidos y para las armas. Ahora podrás hacer combinaciones con las dos manos; con la izquierda podrás ocupar los plásmidos, y la derecha se usará para todas las armas, sin ningún limite. Esto hace que las peleas sean más dinámicas, pudiendo experimentar más con lo que tengas en las manos.

Algo que también cambió es el almacenamiento de botiquines, frascos de Eve y dinero. Si recuerdan el título anterior, el total de Eve y botiquines era de 9 para cada uno, además podrías tener más de 1000 dólares para gastar. Ahora todo se ha disminuido a una cierta capacidad; solo podrás llevar 5 botiquines y 5 frascos de Eve (6 si aumentas el tamaño), siendo el total de dinero de 500 dólares.

Esto, en vez de ser un aspecto negativo, es un cambio que busca balancear la dificultad del juego, ya que en el titulo pasado, cuando ibas llegando al final, Jack era un hombre con suficiente dinero para comprar mucha munición, llevando muchos botiquines y jeringas de Eve. Aunque con Delta pasa lo mismo, esta vez posee menos cantidad de dinero, Eve y botiquines.

Nuevos enemigos: más grandes y más duros

Los Splicers, quienes son los ciudadanos adictos al ADAM en Rapture, regresan más violentos y desesperados que antes. Pero en BioShock 2 también han llegado otras amenazas, que serán un poco más duras de vencer.

Tenemos a los Brutos, que son Splicers del tamaño del Tank de Left 4 Dead 2. Estos son capaces de lanzarte objetos contundentes, o empujarte con el fin de hacerte daño. Quizás uno no sea muy difícil de vencer, pero si te topas con dos, es mejor que prepares tus plásmidos y tus armas bien cargadas de munición, porque los vas a necesitar si deseas vencerlos.

Pero los Brutos no son la mayor amenaza con la que te toparas en Rapture, ya que el premio al enemigo más duro y rápido se lo llevan las Big Sisters. Estas son Little Sisters adolescentes, quienes tienen un traje parecido a de los Big Daddys. Pero, a diferencia de los padres de metal, estas son más rápidas, pueden trepar en zonas altas y ocupan plásmidos. Sin embargo, estas chicas de metal no aparecerán siempre; solo lo harán cuando hayas cosechado o liberado a todas las Little Sisters. Aquí es donde abarcaremos el sistema de ADAM de BioShock 2.

Si somos un Big Daddy, hay que cuidar de las pequeñas

Al ser un Big Daddy, nuestra obligación principal será proteger a las Little Sisters de los Splicers mientras recogen ADAM. En BioShock 2, para conseguir ADAM hay que matar a los Big Daddys que llevan a las pequeñas, y luego tomar una de dos decisiones posibles; cosecharlas o adoptarlas para que sigan cosechando ADAM. Cuando hayas terminado de ayudarlas puedes aplicar las mismas decisiones del primer juego; las cosechas o las liberas. Y esto, de igual forma, afecta el final.

Esto es BioShock 2; una secuela que cambió algunas mecánicas en su jugabilidad, y que agregó nuevos detalles mientras progresas en la historia. Pero, fuera de eso, no hay nada sobresaliente; es simplemente más de lo mismo, pero con una trama que tiene poco impacto.

En aspectos gráficos, el juego es superior al primer títul, mejorando incluso los modelados de los personajes; en especial las Little Sisters, que si las comparamos con las del juego del 2007, se ven mucho mejor. El sonido cumple, y entrega una atmósfera lúgubre, con una banda sonora similar a la mostrada en la primera entrega.

El rendimiento del juego está bien. La versión que se jugo fue la de PC y corre a 60 frames por segundo. Pero en algunos momentos ocurrieron algunas caídas, además de un crash de la aplicación. Por suerte esto no ocurrió tan seguido, haciendo que la experiencia no fuera un problema.

BioShock 2 es una secuela bastante extraña. Por un lado mejora varias mecánicas, que serán del agrado de los que no disfrutaron la entrega pasada, agregando además algunas cosas nuevas. Pero no aporta nada, teniendo, entre otras cosas, una historia que no es mala, pero no llega a los talones al primer juego.

A pesar de eso, puedo recomendar este juego, siempre y cuando te hayas terminado el primer BioShock. Me parece un buen juego, pero como secuela se queda corto, pudiendo hasta decir que su existencia era innecesaria.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

87 publicaciones.

Sobre Rogher

Soy Rogelio Garrido Navarrete, mejor conocido como Rogher, un joven humano veinteañero solitario que le gusta ver películas y anime, leer libros comics y manga, pero sobre todo en este mundo jugar videojuegos ya sea en un ordenador o en una consola. Podría hablar de mi vida, pero la timidez a veces me gana.

X
No olvides leer nuestra última revista digital