Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Uno de esos juegos… TOEM

Uno de esos juegos… TOEM

Mostrándose como una tierna aventura fotográfica, TOEM es uno de esos juegos tranquilos que te sacará más de una sonrisa

Tiempo de lectura: 8 minutos

Escrito por J Martínez el 06/10/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

¿Qué es lo que no puede faltar en nuestros viajes? Las fotos, ¿no? Enmarcar esos paisajes bellos y desconocidos es casi una obligación cuando salimos. Esta es, en parte, la premisa de TOEM.

Armados con poco más que nuestra cámara y un álbum de fotos, nos vamos del hogar a recorrer el mundo (cual entrenador Pokémon). ¿Nuestro objetivo? Ver el fenómeno conocido como TOEM. Pero ojo, hay que “advertir” que este es uno de esos juegos que son tan tiernos, que es absolutamente inevitable jugarlos con una sonrisa de oreja a oreja.

Una maravillosa presentación

El estilo gráfico de este título es peculiar. Con personajes y escenarios dibujados a mano, desde el primer contacto sabremos que estamos en frente de un juego que busca evocar ternura por todos lados. Además, estos dibujos a mano están presentados en un entorno tridimensional, porque el resultado final es algo muy similar al que juegos como Paper Mario tiene.

La capa final del estilo gráfico es el color, que es, como habrán notado, en blanco y negro. Personalmente, nunca he entendido la decisión de presentar un juego y/o película en blanco y negro, pero es indudable que aquí funciona gracias a un motivo: el final del juego.

La guinda del pastel la pone la música, que es muy acorde a todo lo que el juego presenta. Es decir; es igual de tierna y adorable. Lamentablemente, con ella llega el único problema que el juego tiene.

En un intento de hacer cada canción una especie de coleccionable, el juego -casi- solo reproduce música cuando encontramos estos cassettes (que se encuentran automáticamente). Por esto, más de la mitad del tiempo estaremos completamente en silencio. No es tanto problema porque hay sonidos ambientales, pero la música es tan buena, que realmente se echa mucho de menos durante gran parte del juego.

El modo foto convertido en mecánica

Estructurado en niveles, los cuales tienen cierta cantidad de misiones, y que podremos cumplir en el orden que queramos, el objetivo principal del juego es, como se dijo, ver el fenómeno conocido como TOEM. En la mayoría de misiones nuestro objetivo será sacar una foto a algo (o a alguien) y luego mostrarle esta foto al NPC que nos dio la misión.

La cámara es sumamente funcional. Por un lado, esto es bueno, ya que no tiene añadidos innecesarios que nos distraigan a la hora de sacar fotos. Por otro, no logra ser una herramienta para los amantes del modo foto de los AAA actuales. Sin embargo, no por esto deja de ser sumamente divertido andar por el escenario tomando fotos.

Pero TOEM no se queda solo aquí. Aunque, en esencia, el loop principal del juego es, encontrar misiones, cumplir una cantidad predeterminada para, finalmente, desbloquear una nueva zona, el título se permite ir un poco más allá.

Hablamos de subtramas de personajes secundarios, de un compendio de animales y criaturas del juego o de secretos que son transversales a todas las áreas del juego. Si este te resulta corto (personalmente, me llevó 3 horas terminarlo), puedes dedicarte a completarlo, lo que no pasa a llevar en ningún momento el espíritu del juego.

Además, con la adición de poder cambiar la vestimenta y el atril para poder sacarnos fotos a nosotros mismos (además de las selfies que la misma cámara permite), el juego adquiere una nueva vida, que nos lleva a querer tomar las mejores fotos.

Finalmente, hay que añadir que, a pesar de no ser un juego difícil, tampoco es que te lo ponga todo en bandeja. Tiene la dificultad justa para obligarte a moverte por las zonas, sin entorpecer tu proceso ni arruinar esa ambientación tan agradable que tiene.

Uno de esos juegos

Pero, a pesar de tener decenas de misiones que completar y secretos escondidos por todas las áreas, TOEM sigue siendo uno de esos juegos livianos, en los que es extremadamente agradable, simplemente, estar ahí.

Porque los mapas, a pesar de una presentación muy cartoon, evocan mucha paz y tranquilidad. Además, los personajes tienen diálogos muy simpáticos, lo que lleva a querer ayudarlos. Porque también, pese a que vas corriendo de un lugar a otro sin parar, recibiendo y terminando misiones, es inevitable parar en ese muelle a escuchar a ese personaje tocar la armónica.

Y es que incluso el final del juego es así: leve, pero agradable y precioso. Ahí, cuando el blanco y negro cobra sentido, cuando las misiones que completamos cumplen su cometido. Ahí, sigues queriendo estar.

Y eso muy pocos juegos lo logran.

Conclusiones

Cuando vi el tráiler de TOEM en algún Nintendo Direct me llamó la atención instantáneamente. ¿Un juego que consiste en tomar fotos cuando pierdo el 25% del tiempo en el modo foto de todos los AAA? Sonaba como el paraíso.

Y realmente, es el paraíso. Un paraíso tranquilo, muy tierno, muy lindo. Un juego recomendable para todo el mundo, con una magnífica puesta en escena y ambientación, y un muy entretenido gameplay, que no se queda en la simpleza de otros juegos similares.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

77 publicaciones.

Sobre J Martínez

23 años. Vegetariano y ñoño <3