Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Review: INSIDE – Maestría en narración

Review: INSIDE – Maestría en narración

En INSIDE, un juego de plataformas y puzzles, llevaremos al protagonista a través de un mundo post-apocalíptico donde destaca notablemente su narrativa.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por J Martínez el 16/09/2019
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

INSIDE es un juego de plataformas y puzzles desarrollado por Playdead, en el que controlaremos a un niño mientras nos movemos por un mundo post-apocalíptico detalladísimo gracias a unas visuales en 3D increíbles. Con un punto muy fuerte en su narrativa, INSIDE es un gran juego que nos dará unas horas muy gratificantes.

Los juegos con buena narrativa no siempre salen como el desarrollador lo espera. Puedes tener una historia increíble y digna de película ganadora de Óscar, pero en un videojuego, esta debe estar acompañada de mecánicas interesantes y una forma innovadora de contar esta historia, sino, lo más probable es que esta pase sin pena ni gloria. En esto último es donde INSIDE tiene su mejor faceta. Su historia es muy buena, pero la forma que tiene de contarla es aún mejor, dando pie a curiosas y variadas interpretaciones.

Todo en función de la historia

La parte artística del juego es increíble. Visualmente tiene un modelado 3D que detalla de gran manera todo lo que el mundo tiene para mostrar. Cada bioma del mundo está representado de forma precisa. Y, aunque el control del personaje es en 2 dimensiones, el mundo en el que nos movemos se ve, y sobre todo, se siente en 3 dimensiones. Esto es algo digno de destacar, porque hay muchos juegos que intentan hacer esto y lo hacen mal ya que, en general, el mundo sigue sin sentirse en 3 dimensiones como tal. INSIDE cumple totalmente con esto y crea un mundo que se siente completo y real. Otro punto destacado de sus visuales es la atmósfera que el juego logra generar. Usando una paleta de colores oscura y muy opaca, nos mete de lleno en el mundo destrozado, generando un vínculo muy fuerte y rápido con el protagonista.

Los sonidos también estarán en función de la atmósfera y de la historia. Aunque no habrá música de fondo, sí hay sonidos ambientales, además de los evidentes efectos de sonido del personaje que suenan increíble. En cuanto a lo ambiental, todo es muy práctico. Destaco sobretodo los sonidos que aparecen cuando estás resolviendo de forma correcta algún puzzle, pero lo demás, funciona perfectamente para adentrarnos en el mundo y su ambientación.

Pero de todo lo artístico, lo que se lleva la mejor parte son las animaciones. Todo está tan increíblemente detallado que la sensación al jugar es muy placentera. El control del protagonista se siente natural, la forma en que su cuerpo se mueve al instante en que presionamos un botón es genial, dando una sensación perfecta que pocos juegos logran. Y ojo que no sólo las animaciones del personaje son buenas, todas las cosas que se puedan mover están perfectamente animadas.

Mecánicas simples por una razón

Mecánicamente, todo se parece mucho al juego previo de Playdead, LIMBO. Tiene una simpleza muy notable en todo el juego que no debería proponer ninguna dificultad para nadie. Los puzzles son sencillos y sólo tienen una solución (a excepción de todo lo que tenga que ver con el final secreto), ayudando a la intención de terminar el juego y conocer su historia. Además, cada uno de estos tendrá que ver con la historia también, sumando persecuciones, lugares en donde tendrás que esconderte y puertas cerradas por cierta razón narrativa, por mencionar sólo algunos.

Pero finalmente todo irá en función de la narración. El juego siempre será lo suficientemente simple como para que puedas pararte y preguntarte; ¿Qué está pasando aquí? ¿Por qué eso está ahí? Siempre el acabado artístico estará lo suficientemente detallado para que efectivamente te des cuenta de estos detalles. Y, de alguna forma, podrás encontrar la respuesta, o igual no. Esto porque la historia es sumamente subjetiva y abierta a interpretaciones. Podrás encontrar cientos de interpretaciones distintas en foros, vídeos y páginas, todas con sus evidencias y motivos de existir. Y la verdad, ninguna será más cierta que la otra.

Toda esta subjetividad aumenta aún más con el segundo final del juego. Para el cual deberás encontrar 14 orbes que estarán en zonas secretas bastante escondidas en algunos escenarios. Además, no sólo deberás encontrar estas zonas secretas, ya que varias de estas nos proponen puzzles y situaciones bastante más demandantes que las del resto del juego. Esto está muy bien, ya que encontrar este segundo final es algo opcional y, más allá de unas teorías muy locas de algunos usuarios, no aporta en extremo a la historia del juego.

Conclusión

INSIDE es un juego simple. Está mucho más cerca de ser un juego contemplativo que de ser un plataformas de puzzles increíblemente demandantes. Pero esta simpleza tiene su propia función; ayudar a la narrativa. INSIDE no quiere que te quedes pegado en puzzles que no puedes resolver. Tampoco quiere que mueras una y otra vez porque alguna sección es muy difícil de llegar. El juego quiere que lo termines, que veas sus escenarios, que veas su ambientación y te sumerjas en su historia. La manera más sencilla de ver esto es su control; sólo necesitaremos de los botones de dirección, uno para saltar y otro para hacer acciones. Absolutamente nada más.

Así, INSIDE, logra posicionarse como una maravillosa experiencia, y un muy buen juego. Que aunque es muy simple a nivel mecánico y bastante corto en su duración (unas 3-4 horas), en otros aspectos, como las visuales y su narrativa, es capaz de dar cátedra a muchas otras obras en la industria, permitiéndonos entrar en su mundo, simpatizar con el protagonista y entender su viaje y todo lo que debe hacer durante éste.

INSIDE está disponible en PC a través de Steam y Epic Store, y en Xbox One, PS4, Nintendo Switch y iOS a través de sus respectivas tiendas.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

70 publicaciones.

Sobre J Martínez

23 años. Holi, no sé que más poner

X
No olvides leer nuestra última revista digital