Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Review: Hyper Light Drifter – La muerte es inevitable

Review: Hyper Light Drifter – La muerte es inevitable

En el juego desarrollado por Heart Machine, Hyper Light Drifter, controlaremos a un personaje enfermo en su viaje a través de un mundo post-apocalíptico.

Tiempo de lectura: 10 minutos

Escrito por J Martínez el 27/01/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Hyper Light Drifter es videojuego desarrollado por Heart Machine en el que controlaremos a un personaje enfermo en su viaje a través de un mundo post-apocalíptico. El título tiene unas visuales preciosas con colores vibrantes, y las usa a su favor, más allá de ser sólo el escenario por el que pasamos. Con un sistema de combate muy trabajado, depurado y exigente, además de estar plagado de secretos, Hyper Light Drifter es un juego independiente totalmente recomendable, que nos dará varias horas de entretenimiento.

Toda obra siempre tiene como inspiración otra obra previa a esta. En todo ámbito creativo, es increíblemente complejo lograr algo que sea 100% original. Aún cuando las ideas que se tienen no se inspiran en nada, lo más probable es que esta idea ya haya sido pensada antes. Con Hyper Light Drifter, las comparativas con Dark Souls serán evidentes. Un sistema de combate exigente, jefes que nos pedirán una concentración al máximo, el viajar solitarios con muy pocos personajes que nos ayuden, y muchas cosas más. Pero el título logra distanciarse lo suficiente de la obra de From Software para sentirse fresca y totalmente diferente.

Visuales que hablan

Todo lo que entra por los ojos en Hyper Light Drifter es terriblemente especial. El pixel art está detallado hasta la locura, y todas las elecciones de diseño visual están increíblemente bien tomadas. El único pero que le pongo (sólo por no decir que es perfecto) es que ciertas proporciones se ven algo extrañas, pero estoy seguro que esto está así a propósito. Los colores elegidos para presentar el mundo son muy inusuales, pero lo vibrante de estos queda de maravilla con el mundo expuesto.

Tendremos principalmente 4 zonas distintas en el juego. Norte, sur, este y oeste. Además, habrá una zona central que servirá como “refugio” y cada zona tendrá su propio “subterráneo”. Todas las partes dichas tendrán su propio ecosistema, con enemigos y detalles específicos. Esto resulta en una variedad importante de visuales que da como resultado un mundo increíblemente detallado y trabajado, dándonos la sensación de estar viajando a través de un mundo real y no ficticio.

Las animaciones también están muy bien trabajadas. Siempre nos permitirán estar atentos a estas para predecir el siguiente movimiento de algún enemigo, o para saber donde puede haber un camino invisible. Incluidas, evidentemente, las animaciones de nuestro personaje. Cada golpe, desplazamiento o disparo funciona perfectamente bien y nunca nos va a jugar en contra.

Hay que destacar que las visuales tienen más importancia que sólo ser un espectáculo gráfico. En este sentido, si el juego efectivamente tomó inspiración de Dark Souls, lo hizo realmente bien. Cada objeto puesto en nuestro camino también tendrá una función narrativa. Es decir, además de las preciosas cinemáticas que aparecerán de repente, cada elemento con el que nos topemos tendrá su importancia dentro de toda la historia general. Tanto detalle se puso en el arte como objeto narrativo, que hasta elementos de las cinemáticas aparecerán en ciertas partes del mundo. Por ejemplo, en la cinemática inicial, podemos ver unas especies de titanes, los que después veremos destrozados en algunas zonas.

Sonido quizás demasiado funcional

Todo el apartado sonoro del título funciona. Y poco más se puede decir. El OST creado por Disasterpeace (responsable también de la música de FEZ) está muy bien trabajado, pero la mayor parte del juego será meramente un acompañante en nuestro viaje, a excepción de los jefes. En este sentido, me parece que la música ambiental queda mucho mejor con el ritmo pausado de FEZ que con la energía de los combates de Hyper Light Drifter. Los jefes son un momento aparte en el juego, en el que efectivamente la música subirá su ritmo y nos impulsará un poco más a seguir luchando. Aunque hace poco más que cumplir, la música no es molesta. Los sintetizadores funcionan muy bien con los vibrantes colores del juego, y todo resulta en un conjunto muy bien logrado. Algo similar ocurre con los efectos sonoros, funcionan bien, pero poco más allá.

Los secretos como una importante mecánica

Hyper Light Drifter está lleno de secretos. Plagado de secretos. Posee cientos y cientos de cosas ocultas, aunque, ¿quizás son demasiadas? Botiquines y monedas ocultas, y partes de la trama (y del lore) del mundo que probablemente pasaremos sin verlos. Muchas veces me vi caminando por todo el escenario pegado a la pared, esperando encontrar un camino oculto (y el 75% de las veces efectivamente había uno).

¿Por qué digo que quizás son demasiadas? Porque, por poner un ejemplo, muchos de estos secretos son monedas. Estas monedas son necesarias para mejorar a nuestro personaje para conseguir, por ejemplo, nuevas armas o movimientos especiales para avanzar. El problema llega cuando casi todas las monedas están ocultas y sin indicios de donde están, convirtiendo el caminar pegado a una pared en parte esencial del juego, o lo mismo con un salto al vacío esperando que haya una plataforma invisible. Los secretos no son ningún problema cuando son una parte opcional del juego, pero si no andas con ganas de explorar hasta el más mínimo rincón de los escenarios probablemente la vayas a pasar mal en este título.

Parte de la trama del juego también estará contada mediante los secretos. Explorando podremos encontrar los llamados monolitos que, en idioma propio del juego, nos dirán como funcionaba el pasado del mundo mediante frases muy crítpicas. Además de la obvia exploración que resulta en poder contemplar las visuales del juego que tanto nos hablan.

Esta trama, si investigan (investigación que si la haces dentro del juego igual es eterna), es increíblemente profunda, además de estar muy sujeta a la interpretación de cada uno. Pero quizás, si se contara de mejor forma, hubiese funcionado mucho mejor. Demasiada ambigüedad en la forma de presentarla resultó, personalmente, en un alejamiento de esta, quizás involuntariamente. Además de que no ahondé ni un poco en el tema del lenguaje propio del juego, ya que no hay forma de descifrarlo desde dentro.

Pero discutiendo la trama en sí, esta es preciosa. El presentar la enfermedad del protagonista casi al principio del juego nos hace sentir una empatía tremenda por este (algo esencial en juegos con fuerte carga narrativa). Este mismo punto le da un sentido especial a la muerte en toda la narrativa. Más allá de que el mismo protagonista está enfermo (y que al parecer estamos buscando una cura), cada derrota que tengamos en el juego aporta a este sentimiento de darle un sentido a la muerte. Por otro lado, la tierra en la que estamos tiene una historia genial, que al parecer se puede descubrir desde dentro del juego, con tribus, guerras, dioses y conflictos que terminaron por dejar el mundo en el estado en que está.

La guinda de la torta: el combate

Pero lo mejor de todo el juego, sin lugar a dudas, es el combate. Con sólo 4 botones esenciales es capaz de hacer maravillas. Un botón para una especie de dash, uno para atacar con nuestra espada, y otros 2 para apuntar y disparar nuestra arma. Sólo con estas mecánicas Hyper Light Drifter se hace con uno de los sistemas de combate más reconfortantes y satisfactorios que he probado desde… adivinen, Dark Souls. Y eso no es decir poco.

Más mecánicas para el combate hay. Tenemos un botón para usar un botiquín (el cual nos recupera toda la vida), otro para usar granadas, si es que las desbloqueamos. Podremos cambiar de arma entre escopetas, pistolas, lásers y otras armas. Pero lo cierto es que llegará cierto momento en que seremos tan habilidosos con las primeras mecánicas que estas no las usaremos demasiado (a excepción del botiquín quizás). Lo más práctico aquí en realidad es desbloquear la primera mejora para nuestro dash y a partir de ahí seremos imparables.

Y a combate no sólo me refiero a los que tendremos contra los jefes. Cada zona tendrá sus propios tipos de enemigos, a los que evidentemente tendremos que afrontar de formas distintas. Hay algunos en que quizás tendremos que ser más defensivos y esperar a que ellos ataquen para encontrar una oportunidad de hacer daño, mientras que para otros tendremos que tomar la iniciativa. Todo el sistema está tan trabajado que provoca una satisfacción tremenda el salir victoriosos de los combates en que nos vemos rodeados por grupos de 7-10 enemigos. Y ojo, nada de injusticia al rodearnos de tantos enemigos, ya que en todo momento tendremos las herramientas suficientes para ganar esos combates. Dificultad sí, pero, ¿injusticia? Para nada.

Pero evidentemente tampoco se puede dejar de mencionar los combates contra los jefes. Todos tendrán un ritmo increíble y absolutamente todos te van a exigir concentración y habilidad al máximo. Cada jefe tendrá su mecánica de ataque distinta que tendremos que aprendernos para poder vencerlo. Habrá ataques que nos harán daño desde lejos, otros cuerpo a cuerpo que nos reventarán la vida. Mucha variedad en una cantidad no menor de jefes, de los cuales absolutamente ninguno flaquea. Todos serán tremendamente exigentes. Y prefiero hablar de exigencia porque he visto algunos comentarios que piensan que el juego es demasiado difícil en el combate. Personalmente, no lo encontré difícil (al menos no más que el sistema del juego que he mencionado demasiadas veces ya), sino que te pide concentración al máximo, además de una precisión endiablada al momento de apretar los botones.

Conclusión

Hyper Light Drifter tiene puntos extremadamente altos. Sus visuales, sus mecánicas llenas de secretos, una historia llena de detalles e interpretaciones variadas y un sistema de combate pulidísimo son motivo suficiente para recomendar el título, ya que tampoco voy a decir que tiene puntos bajos que le disminuyen la calidad al juego, ya que realmente no los tiene. El gran problema que personalmente tuve con el juego fue la obligación a encontrar secretos que a veces están demasiado escondidos, y ojo que esto es algo tremendamente personal. Incluso a mí mismo me sucedió que por momentos tenía el ánimo de encontrar esos secretos, mientras que habían otros momentos que no. Pero esto hizo, que hacia el final del juego haya prácticamente corrido hacia los objetivos para terminarlo y ver el final del juego.

Ahora, siendo más objetivo. Todo lo bueno que tiene Hyper Light Drifter no se ve opacado por prácticamente nada más allá de la ambigüedad de la historia (y de no ser porque es evidente que esta tiene peso en el juego, no tendría tanta importancia, algo como lo que pasa en FEZ). E incluso esto es totalmente debatible, ya que en ningún momento es esencial para poder terminarlo. Pero lo cierto es que el sistema de combate, el sentido de exploración, las visuales increíbles y los cientos de secretos llevan a Hyper Light Drifter a ser un juegazo que tienes que probar.

Hyper Light Drifter está disponible en PC a través de Steam y Epic Store. Además de Nintendo Switch, PS4, Xbox One y iOS a través de sus respectivas tiendas.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

68 publicaciones.

Sobre J Martínez

23 años. Holi, no sé que más poner

X
No olvides leer nuestra última revista digital