Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Reseña: Mass Effect – Épica espacial

Reseña: Mass Effect – Épica espacial

El juego desarrollado por EA en 2007, Mass Effect, está ambientado en el espacio exterior y no tiene nada que envidiarles a las grandes películas del género

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por J Martínez el 03/03/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

He de confesar que en los últimos años no he jugado a demasiados AAA. Los riesgos que los indies toman me suelen llamar la atención mucho más que la epicidad y cantidad de contenido que los grandes de la industria suelen tener. A pesar de esto, tengo claro que de vez en cuando salen algunas joyas que aunque no tomen tantos riesgos, sí son títulos increíbles y/o innovadores.

Esto es lo que sucedió en 2007 cuando EA lanzó Mass Effect. Con una ambientación de ciencia ficción que no tiene nada que envidiarle a grandes películas como Alien o Star Wars, la compañía supo llevar al espacio exterior un género que ya había establecido Gears of War. Y a pesar de que la saga conocería el éxito total gracias a su segunda entrega, aún vale la pena volver al título original para observar las bases y conocer el inicio de la historia de Shepard.

Visualmente soberbio, incluso a estándares modernos

Mass Effect ha envejecido increíblemente bien. Aun siendo un título que salió temprano en la vida de la Xbox 360 (que es la plataforma en que lo jugué), su aspecto gráfico sabe defenderse con mucha personalidad. Gracias a un efecto de granulado bastante fuerte (que ayuda mucho a las texturas planas que la plataforma solía tener), todos los elementos se ven muy bien, incluso considerando que el juego ya tiene más de 10 años.

El diseño de los elementos visuales es donde el juego más destaca, y es el motivo principal por el que se codea con las grandes películas ambientadas en el espacio exterior. Cada escenario, personaje o incluso las armas tendrán diseños increíbles y nos ayudarán a sentirnos inmersos en el universo de Mass Effect, en sus planetas, ciudades y naves espaciales.

Su historia, el punto fuerte

La historia del título tiene un protagonismo más que importante. Esto queda claro a partir de la primera misión del juego, en la que nos dejarán con una encrucijada gigantesca que tendremos que ir resolviendo, que incluso se arrastra a los títulos posteriores. Poco a poco se irán desvelando más detalles de la misión de Shepard, se verán involucradas más personas, más especies y el lore se irá haciendo gigantesco.

Evidentemente, esto ayudará aún más a la ambientación del juego, ya que todo lo que se nos presente tendrá su razón lógica de estar ahí y la historia se irá armando de acuerdo a esto. Para ayudar a nuestro entendimiento del mundo que nos rodea tendremos el códice, que nos entregará la información necesaria para entender los escenarios, personajes y objetos que encontremos en los planetas que iremos visitando.

Así, las misiones principales del juego se aprovecharán de esta historia y nos lanzarán en aventuras llenas de momentos emocionantes que nos impulsarán a seguir avanzando en el juego, incitando además el querer conocer a nuestra tripulación para saber cómo reaccionarán frente a las decisiones que tengamos que tomar en cada misión. Cabe destacar que estas decisiones pueden tener, en algunos casos, un impacto importante tanto en los acontecimientos del juego, como en la vida de nuestra tripulación.

Combate perfeccionado

Las mecánicas de combate son un viejo conocido y ya lo eran al momento de estrenarse el título. Como se dijo antes, Gears of War fue quien irrumpió en el mercado con sus tiroteos en tercera persona que ponían un énfasis importante en la cobertura. Mass Effect no hace más que mejorar el sistema ya implantado, sumando un montón de mecánicas interesantes con las que experimentar.

No es sólo que haya una variedad impresionante de armas con sus respectivas versiones mejoradas. Es que además podremos añadirles municiones especiales y mejoradas para infligir distintos tipos de daño. Podremos añadir mejoras a nuestra armadura (y a la de nuestro equipo) para ser más resistente frente a algunos enemigos. También existirán muchos tipos de granadas para elegir la que más nos acomode, entre muchas otras opciones. Como se puede ver, mucha variedad sobre la que construir nuestro equipo y ser más eficaces a la hora de los combates.

Pero no será lo único en lo que el título plasmará su sello. También tendremos la oportunidad de seleccionar y ocupar ciertas habilidades que variarán de acuerdo a quienes conformen nuestro pelotón en cada misión. Por supuesto que estas habilidades también podrán ser mejoradas a través de las pantallas de mejora de personaje y serán más eficaces frente a ciertos tipos de enemigos. Todo muy RPG clásico, aunque evidentemente ambientado en el universo futurista del título.

Pecado conocido en los AAA

Pero, lamentablemente, el título por momentos cae en los mismos problemas que suelen alejarme de los AAA. El título es muy repetitivo en lo que respecta a sus misiones secundarias y, además, los lugares en las que tendremos que resolverlas estarán increíblemente vacíos. Prácticamente todas consistirán en; ve a X planeta, maneja hasta cierto punto, entra en el edificio y derrota a todos los enemigos que hayan ahí.

Y hablando de manejar… el control del vehículo es horrible. Cualquier movimiento que hagamos será sobreexagerado, la cámara jamás será nuestra aliada y el conducir por superficies con desniveles será un absoluto caos. Y mejor ni hablar de la capacidad de saltar que tiene el MAKO, que nos terminará perjudicando más de lo que nos ayude. El poder desplazarnos a través los planetas vacíos será tan horrible… que a la larga termina siendo divertido. Al final, completaba casi todas las misiones secundarias que me proponían sólo para echarme unas risas con el caos que terminaba siendo manejar.

Conclusión

Mass Effect fue una linda sorpresa para mí. Desconozco el por qué jamás lo jugué en el pasado, pero agradezco haberlo podido jugar ahora. A pesar de que cae en errores que me suelen fastidiar bastante, su historia y ambientación son lo suficientemente buenas para haberme mantenido sumergido en el juego durante todo lo que me duró (que habrán sido unas 20 horas). Me vi ideando estrategias y analizando a qué tipo de enemigos me iba a enfrentar para elegir al equipo correcto y esto no es algo que haga muy a menudo, porque los RPG se me dan fatal.

Porque al final lo que más importa es que los juegos logren entretenernos, y eso el título lo logra sin problemas. Principalmente por una historia sólida, unos personajes memorables, una ambientación prácticamente perfecta y unas misiones principales que nos mantendrán al borde de nuestra silla sin que nos demos cuenta.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

68 publicaciones.

Sobre J Martínez

23 años. Holi, no sé que más poner

X
No olvides leer nuestra última revista digital