Inicio » Noticias » Cine y televisión » Reseña: Interstellar – La variable trascendente

Reseña: Interstellar – La variable trascendente

Christopher Nolan nos lleva a un maravilloso viaje espacial con Interstellar, donde nos muestra que hay una variable que trasciende más allá de la física.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por J Martínez el 06/08/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

La ciencia ficción se ha observado desde muchos ángulos en el cine, desde la aventura pura de Volver al Futuro, pasando por el terror de Alien, la épica espacial de Star Wars, hasta llegar al suspenso casi filosófico de Gravity. Por eso, es extraño que pocas películas se hayan apoyado en el género para hacer un drama con mucho énfasis en las relaciones humanas (ignorando películas como Her o Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos, que ponen la ciencia ficción como un añadido a su propuesta).

Interstellar es una obra de ciencia ficción pura, sí, pero su trama, además de desenvolverse a través de viajes en el tiempo y espacio, se deja llevar por el fuerte lazo afectivo que un padre tiene con su hija. Dirigida por Christopher Nolan, y escrita por él mismo, en conjunto con su hermano, el punto de partida es bastante común; el planeta Tierra está cerca de volverse inhabitable, por lo que la única esperanza está fuera de este, en el espacio.

Visualmente impactante

Técnicamente, la película tiene todo lo que las épicas espaciales necesitan, aunque no deja de tener fallos. El primero de ellos, es que fue grabada en dos formatos; IMAX para las escenas exteriores y 35mm para las interiores. Esto provoca muchísimos cambios de formato que pueden llegar a distraer, sacándote de la inmersión que por momentos logra. Además, esto no parece tener ningún propósito narrativo, sino que solo busca que las escenas espaciales sean… bueno… más espaciosas.

El segundo es algo que suele ocurrir con Nolan de director. A pesar de que el OST es absolutamente increíble (llevó a Hans Zimmer a ser nominado a mejor banda sonora en los Óscar del 2015), por momentos se come por completo los diálogos entre algunos personajes. Aunque ninguna de estas conversaciones es tan importante como para perderse en la trama, no quiero imaginar lo que debe haber sido en un cine, sin subtítulos. Ahora, la banda sonora es tan, tan buena, que hasta se puede perdonar.

Por otra parte, las actuaciones también están al nivel que necesita una gran película. Matthew McConaughey está increíble como protagonista, dando un emotividad necesaria a escenas que, de otra forma, no serían tan impactantes. Anne Hathaway y Michael Caine están muy bien un su papel de “hacer lo que haga falta” sin perder emotividad. Mackenzie Foy tiene una gran sinergia con McConaughey, y Jessica Chastain demuestra todo lo que una hija decidida podría llegar a ser.

Finalmente, los efectos visuales son absolutamente de lo mejor. Se hizo una investigación previa para ser lo más fidedigno posible a la hora de mostrar el espacio, y esto se nota un montón. La mayor demostración de esto es que, el agujero negro, muy importante para el desarrollo de la trama, resultó ser similar a lo que mostró la primera fotografía real de estos5 años después. Además, hay muchas decisiones acertadas a la hora de mostrar estos efectos, como la cámara en mano cuando una ola gigante va a golpear a los protagonistas… espeluznante.

No estamos destinados a morir en la Tierra

Como se mencionó anteriormente, el supuesto de la película no es nada extremadamente innovador. La Tierra se está volviendo inhabitable, el polvo está agotando las reservas de alimentos y se necesitan muchos más granjeros que científicos para sobrevivir. Aquí es donde aparece, casi por arte de magia, la NASA, con un proyecto súper secreto que podría cambiar el destino de la humanidad.

El propósito de la misión es simple, visitar unos cuantos planetas prometedores y decidir cuál es apto para preservar la vida humana, puesto que, a pesar de que la raza humana nació en la Tierra, no está destinada a morir en esta. Es el viaje a estos, y lo que los protagonistas encontrarán, lo que hace que el componente de ciencia ficción de la obra sea altísimo.

Este viaje nos llevará por varios tópicos clásicos del género, desde naves difíciles de controlar, aterrizajes forzosos, desastres en pleno vacío, o el “central” de la obra, los viajes en el tiempo y espacio. Para esto, la película da explicaciones a los agujeros negros y dilataciones temporales que estos provocan, aunque a veces peca de asumir la ignorancia del espectador, cayendo en sobreexplicaciones que no caen muy bien.

El tiempo es una variable más

Lamentablemente, como en casi todas las obras que tocan el tema de los viajes en el tiempo, aparecen un par de inconsistencias que no son difíciles de ver. Específicamente, hay un momento en que, para nosotros, pasan 10-15 minutos, pero, por algún motivo, para los personajes pasan más de 40. Esto probablemente se podría haber solucionado con un cambio de escena entremedio, pero la escena se mantiene con los personajes, con el fallido propósito de generar más impacto con la dilatación temporal.

Otro tema que suele aparecer con los viajes temporales, son los agujeros en la trama. A pesar de que puede parecer que Interstellar cae en estos, la verdad es que, personalmente, el único plothole posible que le veo es netamente un tema de los bucles temporales de por sí; el origen de estos. Los amantes de la ciencia ficción dirán que es parte de la magia de estos, y eso queda a decisión de cada uno.

Algo que sí es sacado un poco de la nada, es el final. A pesar de que se da una explicación para este, este es poco convincente, sobre todo por el contexto previo. La sensación que queda es que las escenas finales solo tienen el propósito de ser emotivas. Y aunque lo logran, no quita el hecho de que sólo buscan cerrar un tópico de forma positiva porque sí

Conclusión

Interstellar supone un precioso distanciamiento del común de la ciencia ficción, mezclando lo espectacular de los viajes temporales-espaciales con unas maravillosas relaciones humanas. Teniendo como tema central el amor de un padre con su hija, la película nos propone que esta es la variable que trasciende en el tiempo y espacio, pudiendo ir más allá de la ciencia.

Y no solo de otra visión al género vive, ya que todo lo relacionado con este está mostrado de forma espectacular. Con efectos especiales increíbles, una banda sonora que te pone los pelos de punta, actuaciones geniales y un guión que nos lleva a muchos rincones de la galaxia. Esta es una película que debes ver porque, por cualquiera de estos puntos mencionados, no te dejará indiferente.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

69 publicaciones.

Sobre J Martínez

23 años. Holi, no sé que más poner

X
No olvides leer nuestra última revista digital