Inicio » Cine y televisión » The Northman – Venganza vikinga

The Northman – Venganza vikinga

Robert Eggers vuelve con The Northman, una historia de venganza que muestra una preocupación enorme por la mitología nórdica

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por J Martínez el 06/05/2022

El director estadounidense Robert Eggers irrumpió en el mundo del cine casi de manera espontánea después de un gran debut como fue The Witch. Con su segunda película, The Lighthouse, ya cimentó su posición como un director a quien seguirle el rastro, ya que la película protagonizada por Robert Pattinson y Willam Dafoe fue un total éxito con las críticas.

Por esto, The Northman generó mucha expectativa en los amantes del cine. Además de tener un director que hace las cosas bien, contaría con un gran elenco, con Alexander Sarksgard, Anya Taylor-Joy, William Dafoe, Nicole Kidman y hasta Bjork. Y a esto se le suma el exorbitante presupuesto de más de 70 millones de dólares; algo impensado para un director con apenas 2 películas.

Con esto dicho… ¿cómo resultó la tercera obra de Robert Eggers?

Venganza

Amleth, nuestro protagonista, es un príncipe nórdico que vive bajo la tutela de su padre; un vikingo de tomo y lomo quien, según se nos presenta, vive buscando eternamente la gloria de morir en combate. Pero, a pesar de lo que quizás su madre pueda pensar, Amleth es adorado por su padre.

Vemos cómo el rey comienza a introducir al pequeño príncipe en la vida de adulto, en un ritual muy intenso a la par de aterrador, en donde ambos dejan salir su lado más salvaje y animal. Pero, al poco tiempo de esto, el rey es brutalmente asesinado, lo que resulta en que nuestro joven vikingo tenga que arrancar de su reino y hacer su vida en otra parte, siempre con un objetivo en su mente; «Te vengaré, padre. Te salvaré, madre. Te mataré, Fjölnir».

Épica nórdica

A pesar de tener un guion más bien personal, The Northman se siente épica. En gran parte esto es porque se apoya de manera fidedigna en la mitología nórdica, respetando a sus dioses y rituales como ninguna otra obra lo había hecho a la fecha. El sueño de entrar al Valhalla se hace presente en cada una de las escenas, sobre todo en aquellas que hay peleas.

Y es que las peleas son, probablemente, lo mejor de la película. Los niveles de testosterona llegan al máximo gracias a las coreografías de estas, retratando brutales asaltos a pueblos y peleas con apenas un hacha y un escudo. Hasta el deporte favorito de los vikingos es bestial.

Pero realmente es todo lo que concierne a los pueblos del norte lo que está retratado a la perfección. Desde los viajes en paisajes que dan frío de solo mirarlos, hasta los rituales en que los guerreros se transforman en animales salvajes. Las leyendas/creencias de estos se hacen muy presentes, con apariciones de las valquirias, los cuervos de Odín y hasta un Draugr.

Todo esto se mezcla con una de las cosas que más llaman la atención en The Northman, que es su brutalidad. La película no escatima en sangre, gore y hasta intentos de incesto para retratar la historia de Amleth, siempre acorde a la feroz vida que sabemos que los guerreros vikingos solían llevar.

Una historia ya vista

Lamentablemente, lo que más le termina jugando en contra a la película es su guion. Básicamente, es El Rey León con vikingos, hachas, mucha sangre y un final distinto. También podría ser Hamlet, para los más tradicionales (de hecho, según Wikipedia, Amleth es predecesor directo de Hamlet).

No es que el guion termine haciendo que la película sea mala, pero hay varios momentos en que ves venir, a la legua, lo que va a ocurrir a continuación. Es una historia de venganza que ya se ha contado varias veces, con un final algo distinto, pero la misma historia al fin y al cabo, con sus reyes muertos, príncipes exiliados y eterno enojo frente al asesino.

Lo más refrescante es el trasfondo con la mitología nórdica, ya que esta le da cierto sentido a esa eterna búsqueda de venganza. Después de todo, solo los que mueran en combate podrán entrar en el Valhalla, llevados hasta este salón por una Valquiria. Hay algunos giros a la historia clásica que se agradecen, los que vienen dados principalmente por el personaje de Nicole Kidman.

Pero incluso con este guion algo cliché, la película es capaz de dejarnos al borde de nuestro asiento gracias a un manejo espectacular del suspenso y la tensión. A pesar de que quizás puedas sospechar lo que viene a continuación, esa atmósfera opresiva hace que The Northman sea capaz de mantenerte siempre expectante a la siguiente escena.

Conclusión

Robert Eggers se sigue asegurando de que todo el mundo esté atento a su carrera como director. The Northman se siente como una continuación directa al trabajo que venía haciendo; más épica, más brutal, con -muchos- más personajes, pero manteniendo esa calidad técnica que venía mostrando, además de ese manejo de la mitología, religión y rituales que ya había mostrado en The Witch.

Quizás otra cosa a criticar es que la campaña de marketing ha sido bastante pobre, sobre todo considerando lo que la película costó. Creo que esto es negativo porque es una película que se debe ver en cines; la atmósfera y tensión piden a gritos ser experimentados en la pantalla grande.

Así que, si viniste a esta reseña a saber si deberías ir a ver The Northman, la respuesta es un rotundo sí.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí