Inicio » Noticias » Literatura » Reseña: Cuervo de cuarzo

Reseña: Cuervo de cuarzo

Siendo la primera parte de la saga Alas del reino, Cuervo de cuarzo nos transporta al reino de Arcia donde se teje una rebelión.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Pía Marian el 16/02/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Publicado en 2020, Cuervo de cuarzo es la primera novela de la saga Alas del reino, escrita por Tamine Rasse y publicada por MAGO Editores.

La historia sigue a Bo y Elián, dos jóvenes en la veintena pertenecientes al Cuervo de cuarzo, una organización rebelde, jerárquica y secretista que pretende derrocar a la aristocracia del reino de Arcia. Sin embargo, más temprano que tarde descubrirán que el grupo no es tan benevolente como ellos pensaban.

Voces diferentes

Aunque la trama parezca genérica -y hasta cierto punto lo es- esta novela logra encontrar una identidad propia a través de su punto más fuerte: los personajes.

Elián es el hijo de los líderes del Cuervo de cuarzo, un muchacho increíblemente responsable, perfeccionista y de personalidad tranquila. Para hacerle contraste, está Bo, su mejor amiga, una chica testaruda, agresiva e incapaz de quedarse quieta por mucho tiempo.

Dentro del palacio real, conocemos a las otras dos protagonistas: Viana, princesa de Arcia, quien ha sido criada bajo estricta sobreprotección que la ha hecho tan insegura como valiente. Y su doncella, Lily, una joven de rasgos extranjeros que se debate constantemente entre sus deberes como empleada del castillo, sus propios deseos y el genuino cariño que ha desarrollado por Viana.

Hecho por lebonsoir

El grupo tiene una cosa importante en común: han pasado buena parte de sus vidas siendo la marioneta de fines más grandes que ellos. Esto hace que sus desarrollos vayan en la misma dirección y tengan una sinergia impresionante, no importa en qué contextos interactúen, verlos hacerlo siempre es una maravilla.

Que la novela esté en primera persona pero vaya rotando los puntos de vista también ayuda mucho a comprenderlos y encariñarse con ellos. Por supuesto, es poco estético tener más de 20 capítulos en una obra de 100 páginas, pero vale la pena por la forma en que estos se complementan entre sí.

El mundo de los taki 

El sistema de magia que maneja Cuervo de cuarzo es tan sencillo como funcional, algo que se agradece porque permite comprenderlo sin necesidad de parar la novela para explicarle al lector cómo funciona.

En este mundo, existen tanto criaturas mágicas como humanos que poseen capacidades sobrenaturales, estas habilidades suelen traer consigo modificaciones corporales o rasgos distintivos. A estos individuos se les llaman takis de forma despectiva y su existencia es castigada con la muerte.

Además, determinados cristales pueden amplificar estas capacidades. En pequeñas cantidades, un taki expuesto a un pequeño trozo de cuarzo mostrará un pequeño subidón en sus habilidades, pero estar rodeado del material podría hacerle perder el control de formas impredecibles.

La novela no comete el error de inventar un motivo seguro de por qué los takis son discriminados. En su lugar, cada personaje tiene varias teorías al respecto y el escaso conocimiento que poseen tanto Viana como Lily sobre ellos, hace comprender al lector  cómo se ha creado una leyenda negra a su alrededor.

El reino de Arcia…y poco más

Si los personajes son el punto más fuerte de esta novela, probablemente el más flaco sea la construcción del mundo.

Todo lo que respecta a Arcia está muy bien: se sabe que el reino está construido en base a tres anillos (la zona central de la aristocracia, el segundo para los ciudadanos y lo que llaman “El Borde”, un sitio donde se han instalado marginados). Su religión principal venera a los astros y la corona permite el ascenso social únicamente como mano de obra dentro de palacio.

El problema radica en el exterior.

Cuervo de cuarzo no posee un mapamundi que permita al lector ubicarse más allá de las fronteras de Arcia. Se sabe que existe un reino llamado Chiasa que, por la estética, se puede deducir que debe ser una isla como Japón, pero no se sabe dónde está.

A este problema se le suma otro: la tecnología. En primera instancia, la novela parece estar ubicada en un periodo indeterminado posterior al renacimiento y antes de la revolución industrial; pero todo se vuelve demasiado confuso cuando empiezan a aparecer celulares en la ecuación, haciendo sentir al lector un poco perdido.

Conclusión 

Disfruté mucho Cuervo de cuarzo, principalmente porque tengo una debilidad tremenda por las historias que me dan tanto espacio para conocer a sus personajes. Siento que podría leer treinta páginas de ellos cuatro comiendo torta y lo disfrutaría de todas maneras.

Por supuesto, la obra no es perfecta, tiene varias erratas menores. Tampoco pongo en duda que la falta de un mundo complejo podrá molestar a más de uno, pero la atención está puesta donde debe: no hemos salido de Arcia en toda la novela. Así que es un detalle fácilmente pasable por alto.

Quedé bastante interesada por leer el siguiente tras su final y espero con ansias la segunda parte que, sin duda, promete bastante. Su autora solo debe tener cuidado de no dejar a dos de sus protagonistas sin nada que hacer y rellenar algunos de los huecos que dejó el mundo.

Si te ha interesado, puedes adquirir la novela en su formato digital en Lektu o contactar con su autora vía twitter o instagram para una copia física. 

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

70 publicaciones.

Sobre Pía Marian

Creo que desde siempre he sentido fascinación por las historias, sin importar el empaque en que vengan. Y por eso me encanta hablar sobre ellas. Editora freelancer, escritora amateur y miembro del staff de Comiqueros.

X
No olvides leer nuestra última revista digital