Inicio » Noticias » Otros » Literatura » Las Batallas Divinas: Inspirar es divino, editar es humano

Las Batallas Divinas: Inspirar es divino, editar es humano

El nuevo libro de Aurea Ediciones, Las Batallas Divinas, nos trae un tema conocido, con ideas frescas, pero algunas dudas en la ejecución.

Ñploki Escrito por Ñploki
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Durante el año, Aurea Ediciones nos ha traído una selección de nuevos títulos nacionales, potenciando a autores chilenos de ciencia ficción y fantasía. Dentro de este último género, una de sus más recientes publicaciones es Las Batallas Divinas, de C. F. Pizant (autor de La Cúpula Dorada y Protección Divina).

En esta reseña se abordará la historia de la novela, su ejecución llevada a la práctica en el libro, y los posibles paralelismos que se pueden hacer a obras similares. Las comparaciones son odiosas, pero estando frente a una temática a la vez original y tratada anteriormente, es necesario para resaltar los puntos en los que el autor logra diferenciarse de otros. 

Logo Aurea Ediciones

La Historia

Merrick Láruna es un joven de 21 años, el cual despierta un día descubriendo que ha adquirido poderes más allá de lo humano, poderes divinos. Luego de recordar las misteriosas circunstancias en las que los obtuvo, Merrick se ve inmerso en una historia mucho más antigua e importante que él mismo, la cual amenaza su forma de vida. 

Su llegada al panteón de dioses marcará el inicio de una serie de sucesos que llevarán al mundo al borde de la destrucción. Luego de que las otras deidades comiencen a dividirse en bandos entre aquellos que apoyan el monoteísmo y los que quieren continuar siendo adorados individualmente, se empiezan a ver señales de una inminente batalla. Una guerra abierta entre todos los dioses causaría la destrucción de la humanidad, algo que Merrick no puede permitir. 

Pese a su inexperiencia y desconocimiento del mundo, el destino del mundo cae sobre sus hombros, y Merrick no tiene más alternativa que estar a la altura de las expectativas. Ayudado en su viaje por otros dioses, humanos, dragones y pingüinos, es su misión detener las Batallas Divinas antes de que sucedan y se desate el Apocalipsis. Pero a veces las cosas son más complejas de lo que de por sí parecen, y hay alternativas que resultan peores incluso que el Fin del Mundo. 

Las Batallas Divinas portada

En términos generales y teniendo cuidado de no dar spoilers, esta sería una reseña de la trama. Es momento de ver qué tan bien fue ejecutada esta idea. 

La Edición y Narrativa

Antes de avanzar a temas más importantes, se debe mencionar que este libro cuenta con errores de edición. Fallos de tipeo, sangría y espaciado pueden encontrarse en la obra. No es algo que afecte la lectura, pero que es necesario señalarlos para evitar que continúen sucediendo

Más allá de estos fallos menores, hay otros errores que afectan el flujo de la historia y debieron ser vistos durante la edición. Especialmente al inicio del libro. Por ejemplo, hay oraciones demasiado extensas y reiteración de frases descriptivas casi literalmente en el espacio de pocas páginas. 

En términos de narración, se presenta al personaje principal ya habiéndose convertido en un Dios, pero no se desarrolla casi nada de su vida anterior. Sin un trasfondo de normalidad previa, la aparición de elementos fantásticos pierde impacto. Además, aunque el autor es cuidadoso de no dar un marco temporal demasiado exacto, hay anacronismos que arrancan al lector de la historia. 

Pero suficiente de críticas, es momento de hablar de los elementos positivos. De hecho, se inicia con dos elementos destacables: una ilustración del mundo (o de un mundo), y un prólogo narrando el origen del universo. Ambos cumplen el mismo objetivo: dar al lector una idea del tipo de marco dentro del que se ubica la historia. Establecen el tono de forma eficaz, lo cual se aprecia. 

Otro elemento bien logrado es el desarrollo de la historia en sí, definitivamente va de menos a más. La narración es rápida, a veces sorpresiva. Personajes aparecen para entregar una ayuda o dato que será de vital importancia luego, desapareciendo con la misma inmediatez. En este sentido se asemeja mucho al relato de un mito, lo cual, si es intencional, es una jugada definitivamente interesante, emulando el flujo del tipo de historia que se intenta reinventar. 

Ilustración mito

Conforme la historia progresa se pueden apreciar ideas complejas respecto al tiempo y otros conceptos abstractos, que se plantean de forma comprensible en su dificultad. El macrocosmos desplegado alrededor de la historia resulta interesante y cuenta con potencial para continuar desarrollándose. 

Finalmente, probablemente lo mejor del libro (además de Enrique) es el final, que funciona no solo como cierre de esta historia, también como preludio a la secuela. Es uno de esos finales que te toma por sorpresa, y te hace volver hacia atrás para buscar pistas de lo que acaba de pasar. 

La Meta Historia

Resulta imposible no comparar esta obra a otras, dado lo particular de su historia. Las dos que vienen a la memoria con mayor facilidad son, sin duda, American Gods de Neil Gaiman, y las sagas de novelas juveniles de Rick Riordan (reconocido por los libros de Percy Jackson). 

Pero, dentro de la similitud que pueden tener dos historias al tratar el mismo tema (la existencia de Dioses en paralelo a los humanos, alimentándose de su adoración), Las Batallas Divinas consigue diferenciarse. Primero, da un foco más metafísico que sociológico al problema de la existencia de Dioses, a diferencia de American Gods. Respecto a Percy Jackson, cuenta con un tratamiento más adulto del tema, y más atemporal. 

Percy Jackson y el Ladrón del Rayo portada

Sin embargo, hay que hablar de una oportunidad desperdiciada. La elección de nombrar a las deidades según el panteón griego las hace más reconocibles al público general, pero también resulta una apuesta segura, sin riesgos. Tomando el contexto de la obra, publicada por una editorial nacional, de autor chileno, hubiera sido preferible que hubiera más presencia de mitos o dioses locales. 

Esto no significa que la historia esté desprovista de elementos latinoamericanos. El problema es que se limitan principalmente a locaciones y leyendas que son nombradas, pero no exploradas, poco más que una mención. Existen dos excepciones: Troikup, un jaguar mágico que guía y acompaña a Merrick, y Alüpu, un árbol de araucaria que le sirve de portal a cualquier parte del globo. 

Podría teorizarse que en algún punto estos se vincularon al Dios predecesor a Merrick y pasaron a formar parte de su leyenda, pero no se nos explica su significado u origen. Sin esto, perfectamente podrían ser cualquier otro tipo de animal o árbol, o cualquier otro elemento. Resultan en poco más que un añadido estético, pese a su participación en la historia.

Opinión Final

Hay margen para mejorar, pero incluso tomando eso en cuenta existen suficientes buenos elementos en Las Batallas Divinas para darle una lectura. El libro mejora conforme la historia progresa, se despliegan ideas interesantes, y el final consigue sorprender. 

Además, Enrique. Ya van a saber de quién hablo. 

Denle a este libro una oportunidad, vale la pena.

Ñploki
12 publicaciones.

Sobre Ñploki

Uruguayo, psicólogo, pero por sobre todo friki y feliz de serlo. Game Master, aficionado a los juegos de mesa y adicto a Magic the Gathering. Actualmente leyendo 50 + mangas, no importa cuando veas esto.