Inicio » Noticias » Cine y televisión » Psycho Goreman: Splatter ochentero en pleno 2021

Psycho Goreman: Splatter ochentero en pleno 2021

Cuando un seguidor del cine B y Splatter despliega todo su talento, nos ofrece un deleite de sangre y risas llamado Psycho Goreman

Tiempo de lectura: 9 minutos

Escrito por Lord Dragón el 25/10/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Estamos en fechas cercanas a Halloween (o, si lees esto en otra época del año, no importa porque siempre es un buen momento para tener el espíritu de dicha celebración) y no hay nada mejor que vivirlo con una buena película de terror rodeado de tu familia o amigos.

Y si hablamos de cintas para ver con amigos, nunca es mala opción elegir una de esas que mezclan terror con humor. Esas que te hacen morir de la risa con sus disparatadas y absurdas situaciones, que contienen muertes por montón, que son lo suficientemente livianas y no requieren demasiada atención para ver en grupo mientras comen o beben algo.

The horrors you have just witnessed cannot be unseen. Your young minds will carry this until it consumes you in a miserable death. (Los horrores que acabas de presenciar no pueden deshacerse. Sus jóvenes mentes cargarán con esto hasta que los consuma una muerte horrible)

Psycho Goreman (PG)

Esta mixtura de géneros se suele dar en filmes realizados con poco dinero por cineastas independientes, que se encuentran alejados de las grandes producciones hollywoodenses y apuntan a un público más de nicho antes que a las masas y el mainstream. Es común que caigan en la categoría de cine serie B.

Por cine B entendemos esas producciones cinematográficas de bajo presupuesto, que cuentan generalmente con actores emergentes o pocos conocidos (y también en algunos casos actores famosos caídos en desgracia) que busca crear algo entretenido y, si es posible, de calidad, todo con los limitados recursos que cuente. Y al no ser distribuidos ni publicitados masivamente, cuentan con la libertad de poder tratar tópicos o emplear estilos que no se suelen permitir en la industria tradicional. Esto quiere decir que podemos encontrar cintas serie B que desafían a toda censura, que hablan de temas polémicos o que experimentan con nuevas formas de hacer cine.

¿Y a qué viene todo esto? Pues que este año se estrenó un entretenido filme splatter (cine enfocado en la violencia extrema y gráfica, donde encontramos sangre y mutilaciones a mansalva) llamado Psycho Goreman. Como pueden inferir, este pertenece a esa categoría de serie B de la que hablábamos y en ella podemos apreciar todos sus elementos característicos.

Desde que fue estrenada, ha cosechado gran cantidad de críticas y reseñas positivas, destacando principalmente su humor obsceno y lo entretenida que resulta. Esto quiere decir que no es simplemente una obra para reír y ver con bajas expectativas, sino que también es una película relativamente buena que vale la pena ver si eres asiduo seguidor de este estilo de séptimo arte.

Ficha técnica

Psycho Goreman es un film canadiense filmado el año 2020, escrito y dirigido por Steven Kostanski (director de The Void) y con guion del mismo Kostanski. Lo protagonizan los jóvenes Nita-Josee Hanna y Owen Myre

Argumento

Mimi y Luke son dos hermanos que se la viven peleando. Mimi está constantemente realizando juegos rudos donde ella siempre gana y su hermano es quien sale perjudicado.

Un día, mientras jugaban en el patio trasero escarbando la tierra, se encuentran con un misterioso aparato que al abrirlo revela una gema en su interior. La niña se queda con ella y horas después aparece en su propia casa un ente extraterrestre de apariencia temible. Les dice que es un señor de la guerra de una galaxia lejana, con el poder de destruir planetas enteros en cuestión de horas.

Para sorpresa de todos, la gema que tiene la muchacha le da control absoluto sobre el alienígena y pronto lo pone a su servicio como su esclavo personal. Haciendo uso de sus poderes para cumplir todos sus caprichos desata un caos a su alrededor, y todo se complicará aún más cuando aparezca una especie de policía interestelar buscando a este peligroso ser que ha causado tanto daño a planetas lejanos.

Análisis

Psycho Goreman, a pesar de tener buenas ideas y resultar sumamente entretenida, mantiene la esencia del cine B más alocado y por lo mismo no debe ser tomada muy en serio. No pretende ser una obra maestra ni innovar en técnicas cinematográficas o tampoco ser cine experimental, artístico o de vanguardia. No intenta tratar grandes temas filosóficos, ni sus escenas son metáforas de algo más complejo.

El filme va de frente y las intenciones del director quedan claras desde un principio. Su finalidad es simplemente entretener, asquear, hacer reír y en general que el espectador pase un buen rato disfrutando.

Para lograr lo anterior se vale principalmente del gore, del humor y los efectos. La trama no tiene el suficiente peso por sí sola y depende de los elementos visuales para poder funcionar correctamente.

Visualmente está muy bien lograda. Los efectos tienen ese estilo ochentero casi caricaturesco que es muy común en el cine B, pero las escenas de sangre y muertes hechas con efectos prácticos lucen espectaculares.

La sangre y todo lo grotesco o repulsivo que muestra la cinta es su punto más fuerte. Esos efectos son realizados a la antigua, es decir que en su mayoría son hechos con látex, maniquíes, miembros falsos y hasta stop motion.

Presenta gore, muertes, mutilaciones y en general violencia extrema en abundancia y de calidad, tan bien logradas que complementan perfectamente la jocosa historia y se yerguen como el principal atractivo del filme. Nos recuerda a obras antiguas (en especial de los ochentas) como El Vengador Tóxico, Evil Dead, Payasos asesinos del espacio e incluso a los primeros trabajos que dirigió Peter Jackson antes de volverse famoso.

La paleta de colores, los planos y los escenarios consiguen plasmar en pantalla una oscura belleza que resulta impensada en un filme de este tipo y crea un ambiente tétrico ad hoc con la inclusión de monstruos y alienígenas. Y hablando de ellos, el diseño de los personajes monstruosos es un acierto total, pues estos se ven a la vez mortíferos y risibles. Aunque se debe admitir que algunos parecen salidos de los villanos de Power Rangers.

Su trama es, sin lugar a dudas, disparatada intencionalmente. Llena de situaciones que rozan el absurdo y donde pocas cosas pueden ser tomadas en serio, salvo por su forma de retratar a una típica familia, la relación entre sus miembros y el valor de la amistad. Fuera de eso todo el guion es una excusa para dar rienda suelta al frenesí de tripas y vísceras.

Camina, además del terror y la comedia, entre la ciencia ficción y la fantasía. La componen escenas de luchas intergalácticas, imperios genocidas, razas alienígenas salidas de una mente loca, poderes mágicos descabellados y en general el mundo presentado da cabida a un sinfín de cosas increíbles.

En los trabajos anteriores del director, encargado de los efectos especiales en algunas y la dirección en otros (principalmente en The Void), ya mostraba un gran potencial a la hora de diseñar y darle vida a criaturas abominables, escenas de muertes gráficas y desmembramientos. En PG pone manos a la obra y enfoca todo su talento en los monstruos del espacio que causan caos y destrucción en la tierra.

Hay una verdadera dedicación y pasión del director que queda demostrado en los buenos efectos especiales que emplea.  No se conforma con usar y abusar del CGI (efectos generados por computador) como lo suelen hacer la mayoría de los trabajos serie b de estos últimos años.

Los niños desempeñan una actuación fenomenal. La chica logra hacerse odiar y encarna muy bien a una niña malcriada y egocéntrica. A mitad del metraje quieres que PG la asesine brutalmente. Su hermano nos hace sentir impotentes ante las molestias que sufre y encarna el amor fraternal que se sobrepone a todas las adversidades.

La verdad es que esta es una película honesta y hecha con el corazón. El cariño por este menospreciado subgénero, y las producciones similares que abundaban en los ochenta, inspiraron al director para realizar esta obra como una carta de amor a ese tipo de cine. Él sabe perfectamente cuales son los puntos fuertes de una cinta así y cómo explotarlos. Su planteamiento es honesto: no desarrolla una historia especialmente original y se inspira (y a la vez parodia) en el cine que él mismo disfruta y admira, mientras que crea un nuevo clásico de culto.

Opinión personal

Me ha encantado. Cuando vi el tráiler me hice una idea aproximada de lo que prometía (el nombre Psycho Goreman ya indicaba de qué va todo esto) y al final fue exactamente eso. Gore, violencia, monstruos, efectos prácticos de calidad y situaciones graciosas-grotescas. No me decepcionó en absoluto y me lo pasé en grande viéndola.

Como fanático del cine gore, del cine B y el humor negro, la disfruté mucho. Se sintió como si el director fuera otro fanático con los mismos gustos y decidiera homenajear este cine con sus propias manos. Todos los aspectos están bien cuidados, dentro de lo que cabe en una cinta de estas características, y cumple a la perfección con entretener al público al que va dirigido.

Y Psycho Goreman es un personaje «badass» y simplemente genial.

EVALUACIÓN

Un clásico moderno
8/10
NOTA FINAL

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

6 publicaciones.

Sobre Lord Dragón