Inicio » Noticias » Cine y televisión » Sharknado: Cuando el cine malo es bueno

Sharknado: Cuando el cine malo es bueno

Sharknado es de esas películas tan malas que son buenas, el renacer del cine clase B. Absurda, ridícula, mala y divertida.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Escrito por Esteban Beaumont el 11/03/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

El mundo de las películas clase B es un universo desconocido. Deben de ser cientos las películas que salen directamente a televisión y pasan desapercibidas, con premisas ridículas y actuaciones horribles. La democratización del cine en su máximo esplendor, cualquier persona con un par de ceros en su cuenta bancaria puede hacer una película de horrible calidad, pero que junte a un montón de fanáticos. Y es que en los últimos años se ha visto un renacer en este tipo de cine, aunque es más viejo de lo que pensamos.

Nacida como una respuesta a la decaída de audiencias que sufrió el cine masivo durante la Gran Depresión, el cine tipo B encontró su público. Mismo público que convirtió a alguna de estas películas en obras de culto, como es el caso de La Mujer Pantera o El Cuervo. La ciencia ficción y el terror eran los géneros favoritos y sirvió de prueba para muchos directores consagrados el día de hoy, como Tarantino o Benicio Del Toro.

Luego de un auge en los 80 con Payasos Asesinos del Espacio Exterior o Basket Cage el cine de bajo presupuesto vivió un bajón. Esto hasta la llegada del internet masivo, que permitió rescatar algunas obras muy interesantes. El 2013 vimos el mejor ejemplo de lo que una buena (?) película clase B puede lograr.  Un huracán en Los Ángeles produce una lluvia de tiburones, lo peor está por venir en Sharknado.

IMDb le pone una calificación de 3.3 sobre 10. Para la prestigiosa revista Rolling Stone, fue la 4ta peor película del 2013. Entonces ¿por qué es tan popular si la crítica coincide de que es un bodrio? Ahí está el punto clave, es un bodrio, un bodrio tan malo que pasa a ser bueno.

La saga de Sharknado no tiene miedo de reírse de si misma y a medida que las películas avanzan se va convirtiendo en una parodia de si misma. Lo absurdo de la saga es lo que engancha y maravilla, tal como lo ha hecho Rápido y Furioso con sus imposibles piruetas en gravedad cero.

La peor saga de la historia del cine logro traspasar los limites establecidos de los gustos y se transformó en el placer culpable por antonomasia del cine. El mejor argumento que respalda esto es que una primicia de mierda logro 6 películas. No más preguntas señor Juez.

Anthony C. Ferrante apostó en 2013 por hacer una película sin lógica alguna, ese sería el comienzo de 6 entregas y de las aventuras de Fin Shepard, un surfista experto en enfrentarse a tornados de tiburones con sierras mecánicas, bombas y momentos que desafían a la física y un montón de gore. Estas maravillas tienen malas actuaciones, pésimos guiones y efectos especiales que hacen ver el bigote de Superman en Justice Legue como una maravilla de la edición.

Y hay que rescatar lo difícil que es hacer una película mala, sobre todo cuando es deliberadamente mala. Cada película que pasa pareciera que se supera y es más de mierda, inclusive la última se llama El último Sharkando: Ya era hora, como si supieran que esto ya no da para más.

Lo mejor es que lo que pretendiera ser una película de terror se convierte en una comedia hilarante y ahí esta su gran triunfo. Sharkando no promete ser nada y es más parecido a unos niños jugando con sus juguetes que a profesionales haciendo cine.

– “Podríamos amputar alguna pierna”

– “Si, pero no sabemos como hacerlo en postproducción, así que mejor metamos la pierna en la arena”.

– “Oye, me conseguí una pantalla verde, podríamos hacer todo en croma”.

– “Me comió un tiburón, pero bueno, saldré de adentro heroicamente”.

– “¿Qué le falta a esta saga? Que el presidente de los Estados Unidos de América mate a algunos tiburones en la Casa Blanca con la Cabalgata de las Valquirias sonando de fondo (Fuck Yeah)”

– “Hay que matar a un tiburón ¿Qué arma se te ocurre?”

– “Mmmm… Un palo selfie”

Entre tanta Parasite, Godftaher, Memento o Donnie Darko, necesitamos algo que nos apague el cerebro, que nos riamos de lo absurdo y ridículo. Pero no porque bajemos el nivel intelectual bajaremos el nivel de producción. Sharknado es una mierda, pero es una de las mejores mierdas que se han producido.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

72 publicaciones.

Sobre Esteban Beaumont

Comiquero y Cinefilo. Fanático de DC. Mantengo una relación de amor y odio con el genero de terror. Puedo completar casi cualquier dialogo de Los Simpsons. Hablo de cine en Otra Toma, un podcast de Spotify. Comento todo lo que veo y leo en Twitter