Inicio » Vídeojuegos » Before your Eyes – Recuerdos que se van al pestañear

Before your Eyes – Recuerdos que se van al pestañear

Uno de los pocos juegos que aprovechan el medio; Before your Eyes, el juego en el que el tiempo avanza cada vez que pestañeas.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por J Martínez el 05/05/2022

La mayor diferencia entre el videojuego y otros medios es la interacción que existe entre el jugador y el entorno que el videojuego quiere emular. El poder “movernos” en un mundo ficticio o el poder elegir qué dirá el protagonista es una de las mayores ventajas narrativas que el medio tiene frente a, por ejemplo, el cine. Y a pesar de que es algo intrínseco de los juegos, no todos los juegos saben aprovecharlo.

Before your Eyes es un juego que va sobre la aceptación y la inevitabilidad de que el tiempo corre. Su mayor acierto está en, justamente, aprovechar el medio para enseñar sus temas, pues cada vez que pestañeas, el tiempo avanzará. Esto quiere decir que cada vez que cierres los ojos te perderás parte de la historia, pero lejos de ser frustrante (como puede sonar), es parte del eje central de lo que el juego te quiere hacer sentir.

Lo malo, muy rápido

Mencionaré unas cositas sobre lo “negativo” que tiene el juego. Negativo entre comillas porque, para una obra de este tipo, son cosas que se terminan por ignorar en su mayor parte.

Primero, el estilo artístico no es muy bueno. Los personajes son… feos. Lo mejor que tiene en este nivel es la paleta de colores; todo el resto deja mucho que desear. No termina por afectar demasiado el desarrollo de la historia (ni lo que esta quiere hacer sentir), pero quizás con un estilo mejor sí que habría provocado un impacto mayor.

Segundo, el sistema de parpadeos a veces se descalibra. En su mayor parte funciona perfectamente, pero de vez en cuando hay que parar el juego para volver a calibrar. Quizás esto haya sido experiencia personal, porque uso lentes y la iluminación en mi escritorio no es la mejor, pero vale la pena destacarlo. Ahora, tampoco termina por afectar demasiado, porque la calibración se hace en menos de un minuto.

Tercero (y último) lo que quizás es lo único que afecta bastante al juego; no está doblado. Si te manejas bien con el inglés, entonces no hay problema. Pero hay momentos en que el juego te pide que cierres los ojos, y son momentos en que se desarrollan conversaciones. Es más, me atrevería a decir que son algunos de los mejores momentos del juego. Por lo que, si no logras entender lo que dicen, te pierdes escenas bastantes especiales.

Novedoso y único

Como se dijo al comienzo, el control del juego es algo particular. La cámara se hace como siempre; con el mouse, pero todas las demás acciones las realizaremos con los ojos, ya sea con un pestañeo o cerrándolos completamente.

Hay dos razones por las que esto funciona. Primero, el tema central del juego tiene que ver con que es inevitable pestañear. Y segundo es que el sistema funciona de gran manera a nivel técnico. No pasarán más de 15 minutos y ya estarás plenamente acostumbrado a este extraño sistema de control.

El juego nos pone al control tras nuestra muerte. Estamos a bordo de un barco junto a un lobo antropomórfico que nos pedirá que le contemos nuestra vida, para que nuestra alma pueda llegar al más allá. Así, como podrán imaginar, el desarrollo Before your Eyes será en base a recuerdos, a momentos de no más de 2/3 minutos de duración, que pasarán unos tras otros de manera inevitable.

Si nos esforzamos, quizás podamos quedarnos más tiempo en esos momentos, pero tarde o temprano tendremos que pestañear; tarde o temprano esos momentos pasarán y quedarán solo como recuerdos. Ahí es donde reside la magia del control del juego; es inevitable que pestañees, así como es inevitable que el tiempo avance.

Eres suficiente

Aunque el eje central de la narrativa es esta inevitabilidad, el juego quiere ir mucho más allá con sus temas. El uso de esta técnica tan particular nos ayuda a meternos en el papel del protagonista, y es incluso necesario ya que, hasta la primera mitad del juego, no es alguien con quien sea fácil identificarnos y/o simpatizar.

Pero es que él mismo tampoco puede identificarse consigo mismo. No puede aceptarse, ni aceptar su vida, tal como para nosotros es difícil aceptar que los recuerdos del juego se nos escapen en un abrir cerrar de ojos.

Aquí es donde la narrativa da un giro y comienza a aparecer, lentamente, la verdadera historia del protagonista. Una vez más, nos habla sobre la inevitabilidad de ciertas cosas, pero más sobre la aceptación de que hay eventos en nuestra vida que no podemos controlar.

A través de su protagonista nos dice que, a veces, solo podemos aceptar la vida tal cual es, que a pesar de que no podamos sobresalir en un mundo ultra-competitivo, en el que pareciera que solo triunfan los mejores, siempre habrá alguien para quien hayamos sido especiales. Enseña a aceptarnos; porque lo intentamos, aunque el mundo no siempre nos recompense por ello.

Ese es el mensaje más lindo que Before your Eyes puede dar: aceptar que el tiempo pasa, y aceptarnos a nosotros también. Lo mejor es que esta aceptación se hace de manera física, pues cerramos los ojos para aceptar que esos recuerdos se vayan, para aceptar que el tiempo pase y, finalmente, para que el protagonista se acepte a sí mismo.

Conclusión

Before your Eyes es una obra súper especial. Parece increíble que un juego que dura menos de 2 horas y cuesta menos que una entrada al cine pueda ser tan importante, pero lo es. Aunque lamentablemente no se le ha dado toda la atención que merece, estamos ante una obra que puede empujar al medio hacia nuevos horizontes.

Porque utiliza la interactividad propia del videojuego para contar y dar a entender su historia y mensaje. Porque, además, es una de las pocas ocasiones en que un juego funciona bien con un sistema de control distinto a los clásicos.

Por esto y por un par de cosas que no se quisieron mencionar por spoilers, recomendadísimo para todo el mundo. Puedes comprarlo en Steam y Epic Store.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí