Inicio » Zona Oriental » Manga » The Terrifying Mind of Junji Ito: Aula Demoníaca

The Terrifying Mind of Junji Ito: Aula Demoníaca

Las consecuencias de jugar con las artes oscuras y el acoso de los demonios. Historias cortas pero siniestras en Aula Demoníaca de Junji Ito.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por FanoPetrikov el 02/02/2022

Pacto con el diablo, una premisa que nos hace pensar en variadas cosas. Cuando le damos vuelta a este concepto y la creencia popular de que existe la posibilidad de hacer contrato con Satanás, podemos llegar a conclusiones simples. Uno pide algo que siente necesario, Satanás lo concede, y posterior a un tiempo, nuestra alma será reclamada como pago y de ahí en adelante estaremos destinados a padecer el infierno.

Pero no siempre esta analogía es la correcta. Acá tenemos que ahondar a un nivel un poco más existencialista, pues también tenemos que entender cómo es el infierno. El alma no es un aspecto consciente en la multidimensionalidad del ser humano, puesto que la consciencia que nosotros padecemos está más relacionada a nuestro desarrollo neurológico. Entonces, ¿cómo sería posible que el alma sea consciente de su sufrimiento en el infierno?

Es por eso que, detrás de los cobros que Lucifer puede hacer a cambio de sus deseos y juegos con los humanos, está el entregarnos el infierno a consciencia, sin la necesidad de que nuestra alma sea extraída de la vida carnal, haciendo de nuestra existencia un real averno. Es así como Junji Ito levanta la premisa de Aula Demoníaca, un manga publicado en el año 2015 en Japón y licenciado al español por Tomodomo Ediciones.

Vademécum

Yuuma y Chizumi Azawa son dos hermanos que vagan por Japón buscando una región donde establecerse. Pero ambos están atravesados por una maldición de origen no muy claro. A partir de esa premisa, el manga se divide en siete historias que pueden leerse independientemente.

De estas siete historias, dos son anexas y dejan con un ligero gusto a nada, mientras que las otras cinco se centran en la vida de Yuuma y Chizumi. Él, como hermano mayor, busca constantemente controlar a esta niña que se encuentra de algún modo poseída.

La personalidad de Yuuma es calmada y bastante vergonzosa. Pero detrás de este temperamento, lo invade una constante necesidad de disculparse, por lo que Yuuma está habitualmente haciendo reverencias e, incluso, hincándose para poder pedir disculpas por un mal comportamiento (a veces, no justificado).

A retaguardias de estas disculpas, existe una maldición. Esta consiste en que, cada vez que Yuuma se disculpa, y variando en la intensidad de la justificación, las personas a las que se las pide sufren una especie de calcinación que les derrite el cerebro, los expulsa por sus agujeros y termina convirtiéndolos en una masa de sesos de los cuales Chizumi disfruta mucho al comerlos.

Pero esta seguidilla de maldiciones no se quedará sin levantar sospechas, y ya acercándonos a la ultima historia relacionada a esta trama, se desenvolverá una tragedia de magnitudes apocalípticas, donde los antiguos juegos de Yuuma con el diablo, su historial de magia negra y su oscuro pasado, retorcerán a más de un espectador en lo que terminará siendo una masacre inexplicable.

Desmembramiento

Desde el aspecto de construcción del tomo en sí, queda la sensación de que está armado ligeramente al lote, lo que no influye mucho en la capacidad de disfrutar el manga. Independiente de esto, para los obsesivos, se siente como si se le pudiese haber sacado más partido a una trama así de interesante.

De todos modos, se logra apreciar el sello clásico de Junji Ito, que si bien a veces entra un poco en el género Josei o Seinen, dejando un poco de lado el terror, logra darle una fluidez al relato que termina por atrapar al lector. No se pierde en ningún momento la calidad grotesca de dibujo, que consigue transmitir de buena manera una empatía de pérfido miedo para el lector.

Los puntos anteriores son siempre muy bien potenciados por la calidad de dibujo e ilustración de Ito. Como comparación, nos encontramos de pronto con rasgos característicos de Uzumaki o de Gyo, pero siempre manteniendo las distancias para entregar originalidad a la obra.

En cuanto al argumento central, como siempre, nada que decir. Ito consigue dar al lector no solo una consistente obra de terror, sino que también concede espacios para la reflexión y la admiración de su trama; en este caso, las consecuencias de un pacto con el diablo y el cómo pueden llegar a ejecutarse las conclusiones de estos contratos. Sus tramas, como siempre, son sorprendentes.

Epitafio

Aula Demoniaca es quizá uno de los tomos más ligeros del autor. El genio mangaka del terror nos acostumbra a entregar calidad en su terreno, como lo haría Stephen King o Orson Scott Card. Pero también tiene una habilidad de moverse desde el terror hacia otros géneros más livianos, para darle plasticidad a los diálogos y ambientaciones de sus mangas.

Esto hace que Aula Demoníaca sea igual de disfrutable para quienes acostumbran a leer de todo, o los que  simplemente entre el Shonen y el Seinen. Presenta historias cortas que pueden ser disfrutadas de manera individual o correlativa, pero también así no es tan extenso, por lo que en una media hora, quizá un poco más, es viable leérselo y así disfrutar como siempre del clásico y excelente Junji Ito.

“El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.”

Umberto Eco.

Punpunia.cl

Sobre FanoPetrikov

Filosofía barata, teoría sin fundamento, creador de inutilidades, escupidor de tonterías, dependiente emocional, una persona muy desdichada.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí
X