Inicio » Otros » Rol y juegos de mesa » The King is Dead: Intrigas y traiciones en 8 cartas

The King is Dead: Intrigas y traiciones en 8 cartas

Con pocos componentes y una estética hermosa, The King is Dead nos enseña lo mucho que un gran diseño puede conseguir.

Tiempo de lectura: 8 minutos

Escrito por Daniel Orellana el 18/04/2022

El Rey ha muerto. ¡Viva el Rey! Basado en la antigua Inglaterra, The King is Dead es un juego de estrategia en donde 2 a 4 jugadores competirán durante 45 minutos para saber quién será el sucesor del trono real. Diseñado por Peer Sylvester, es un juego que combina manejo de cartas y el control de área para crear una experiencia cautivante y sesuda.

Durante la partida se manipularán las 3 facciones que disputan la corona del reino: los Escoceses, Ingleses y Galeses. Representados en el tablero con sus cubos, estas facciones tienen la meta de ser el grupo dominante al final del juego. Sin embargo, los jugadores no representan a ninguna facción en particular. Por el contrario, cada uno interpreta una familia noble que irá conspirando e instigando conflictos a través de las 3 facciones. Cambiando hábilmente de lealtades según la situación lo necesite, asegurando el control de la facción más poderosa. Al final del juego, el ganador será el jugador más influyente en la facción ganadora del trono.

Al principio del juego cada participante tendrá una mano idéntica de 8 cartas y 2 cubos sacados al azar. Estos cubos representan su corte, la cual se irá expandiendo durante el juego, y cada cubo es 1 Punto de Influencia en la facción correspondiente. El mapa se compone de 8 regiones, y los cubos y discos representan la influencia de las 3 grandes facciones.

The king is dead inicio
2-4 jugadores / 30-45 min / 14+ Edad

Urdiendo la victoria

Durante los turnos, cada jugador puede hacer 2 acciones: Jugar una carta de la mano, o simplemente pasar. Las cartas permiten desplazar, mover o intercambiar cubos en el tablero. Lo crucial, sin embargo, es que cada carta se puede jugar sólo una vez. Es decir, durante el juego solo podremos realizar 8 acciones. Adicionalmente, cada vez que se juega una carta, se puede retirar un cubo del tablero y añadirlo a la corte personal. De esta manera, aumenta la influencia en dicha facción, pero efectivamente disminuyendo su presencia en el tablero.

Así, a pesar de que las cartas pueden parecer triviales, cada una es pivotante, y saber cuándo jugarlas es clave. Utilizarlas muy temprano te deja sin acciones, y tus oponente jugará libremente; juégalas muy tarde y tus rival ya habrá arreglado el tablero y no podrás dar vuelta la partida.

The king is dead cartas

La otra opción es pasar, y esperar a ver que hacen los otros jugadores antes de que sea nuevamente tu turno. Sin embargo, en caso de que todo el mundo pase consecutivamente, se resuelven los Conflictos de Poder. Se revisa entonces la primera región con la carta boca arriba a los bordes del tablero, contando qué facción tiene más cubos presentes en dicha región. La facción ganadora ocupará la región con su disco de control, y se sacarán todos los cubos de esa zona a la reserva. Ya no se podrán volver a colocar cubos en ese lugar, quedando la región bloqueada y achicando la zona de juego. La partida termina cuando las 8 regiones estén bajo control, momento en donde la facción que controle más territorios será la ganadora.

Saber cuándo pasar es tan clave como saber cuándo jugar una carta. Resolver un Conflicto de Poder en el momento preciso permitirá que la facción que apoyes tome la delantera. Pero a su vez, retirará sus cubos del tablero, debilitando la presencia de esa facción para futuros conflictos.

The King is Dead zonas

El juego es un ir y venir entre estas 2 tensiones: el estar seguro de que el tablero te conviene y puedes pasar tranquilo, o ver una jugada impostergable y quemar 1 de tus cartas para avanzar hacia el triunfo.

Una cebolla de intrigas

The King is Dead es un juego engañoso. La mano es oculta y los oponentes sólo pueden ver la última carta que jugaste, de forma que es difícil saber las cartas guarda el resto. Pero sobretodo, la profundidad que emana de este juego supera con creces a cada uno de sus componentes. Lo que a simple vista es un mapa con cubos rápidamente se transforma en un entramado de conflictos imposible de predecir.

Y es que a pesar de la claridad con que uno puede analizar la situación actual, predecir donde va a terminar el tablero se vuelve un trabajo rápidamente imposible. Y esto porque aún queda otra facción por explicar…

Los Franceses, enemigos naturales de los Ingleses, acechan siempre la isla, atentos a cualquier signo de debilidad con el deceso del Rey. Cuando se resuelve un Conflicto de Poder, si hay un empate en la cantidad de cubos (o la región está vacía), los Franceses aprovechan la inestabilidad de la región para ocuparla. Si llegan a haber 3 discos Franceses en el tablero, el juego acaba inmediatamente y ninguna facción se corona con la victoria. Frente a este nuevo escenario, cambian las condiciones de victoria. En caso de una Invasión, el nuevo ganador será aquella persona que tenga la mayor cantidad de sets completos (un set siendo 1 cubo de cada facción), es decir, aquel que logre unir a los pueblos de Inglaterra contra el enemigo en común.

The King is dead frances
Los discos negros representan regiones bajo control Frances

De esta manera, The King is Dead nos propone un desafió estratégico solo para valientes. La carta precisa en el momento indicado puede alterar el curso de la historia. Y la historia puede tener muchos cursos durante una partida.

Los muchos tesoros del rey

En The King is Dead cada turno se siente importante. Cada jugada es importante. Más de una vez puedes haber experimentado esa sensación en Monopoly cuando llega tu turno, lanzas los dados y caes en una casilla que no puedes comprar o peor, una donde pagas y se acaba tu ronda. O en Catan, donde llega tu turno, lanzas los dados y te das cuenta de que no tienes recursos para nada y nadie te quiere cambiar. Esta sensación de que el turno paso sin pena ni gloria jamás la sentirás en The King is Dead.

En The King is Dead nunca puedes predecir hacia donde avanzará la partida. Los múltiples caminos a la victoria y el poder enorme de cada carta significa que es imposible calcular el futuro, por lo que sólo queda confiar en tu estrategia y jugártela por la táctica que más confianza te inspire. Debes estar atento a cada paso para saber cuando traicionar la facción que has apoyado toda la partida. Tener el ojo para ver qué conflictos se acercan y dónde mover cada soldado. Y manipular el juego para ver si acaba por invasión o coronación. Cada turno se siente importante, cada turno es la posibilidad de coronarte con la victoria o desaparecer en el olvido.

The king is dead zoom

Quizás lo mejor es que The King is Dead es en verdad varios juegos en uno. Dependiendo de la cantidad de jugadores la experiencia cambia radicalmente. Jugando de a 4 personas el juego será en parejas: si gana tu compañero también ganas tú. La clave aquí sera entender que planea tu aliado pues la comunicación esta prohibida. Por otro lado, jugar 1 vs 1 es un intenso duelo de titánes, donde cada jugada altera radicalmente el tablero a tu favor.

Y la variedad es aun más grande con las cartas de intriga. Estas remplazan 3 cartas básicas de cada mano, por lo que cada jugador tendrá un pequeño mazo asimétrico con el cual jugar. Las cartas de intriga son todas diferentes, ampliando las posibilidades estratégicas y poniendo una pizca de sabor en la enorme ensalada de conflictos que es este tablero.

The king is dead intriga

Con pocos implementos y un diseño hermoso, The King is Dead nos recuerda que un gran juego no necesita muchas miniaturas ni componentes para tenerte pegado en la mesa. Basta con un par de amigos/enemigos, unos cubos y cartas para tener una intensa hora y sumergirse en la intriga medieval. Y si la intriga y el medioevo son lo tuyo, A War of Whispers también te puede encantar.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí