Inicio » Noticias » Cine y televisión » Superman: The Final Cut – Amor a la obra

Superman: The Final Cut – Amor a la obra

La realizadora chilena Kathryn Ross nos entrega una declaración de amor en forma de remasterización. Conoce Superman: The Final Cut

Tiempo de lectura: 4 minutos

Escrito por Jorge el 10/07/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Corría el año 1978, y la promesa fue: “Creerás que el hombre puede volar”. Estaba escrita en los afiches que anunciaban Superman: The Movie; primera producción de alto calibre que se atrevía a adaptar el mundo de los superhéroes. 

Poco se puede agregar a las alabanzas y elogios que, a lo largo de décadas, se han atribuido a esta película. Bajo la genial dirección de Richard Donner, esta producción dispone de elementos visuales, actores e iconografía que trascendieron la historia del cine, e incluso alimentaron la mitología del personaje dentro de los cómics. 

Estamos hablando de la banda sonora de John Williams; de la fotografía del difunto Geoffrey Unsworth, para quien la película fue dedicada; de las interpretaciones de Gene Hackman, Marlon Brando, Margot Kidder y, especialmente, Christopher Reeve

Poco satisfecha con las nuevas ediciones que se han hecho de esta obra, la realizadora chilena Kathryn Ross se propuso la tarea de remasterizar la película, enfocándose especialmente en restaurar los efectos especiales. Un trabajo similar a aquél aplicado, una y otra vez, en las varias remasterizaciones que se han hecho con la trilogía original de Star Wars.

Creada como un Fan Film, Superman: The Final Cut es una obra sin fines de lucro, que tomó dos años de trabajo para la realizadora, quien ha señalado en numerosas entrevistas que recurrió a los programas básicos para su realización, entre ellos Adobe Premiere y After Effects. Todo hecho por ella, salvo la remasterización del sonido en la que recibió ayuda de un colaborador.

En otra de sus entrevistas, Ross señala que su primera intención era realizar una versión íntegra de la historia, uniendo Superman: The Movie y Superman II, como originalmente lo habían pensado los Salkind, productores del film. Sin embargo, debido a lo extenuante del trabajo, optó finalmente solo por remasterizar la primera. 

Manteniéndose fiel a la historia como fue presentada, cada uno de los retoques se realizaron con un perceptible y profundo respeto hacia la obra original. Entre ellos podemos contar correcciones de color y reemplazos digitales de fragmentos dentro de los cuadros. Ejemplo de esto son las escenas situadas en el espacio exterior. 

Esta vez podemos apreciar el planeta Kryptón suspendido en una galaxia con mayor profundidad y una textura más real, cubierta de estrellas y nebulosas. También contamos con recreaciones de algunos efectos, como la explosión del sol rojo. 

Si bien estos arreglos podrían sacarnos de la época en que la película fue realizada, Ross ha tenido la precaución de integrar estas recreaciones de manera orgánica. Para ello, el resto de los cuadros fueron tratados con destellos en el lente y limpiezas de imagen. 

Es importante hacer notar la escena de la creación de la Fortaleza de la Soledad, en la cual la realizadora reemplazó el fondo para generar una visualidad ártica mucho más detallada que la original. De cierta forma, Ross consigue que la película adquiera un carácter anacrónico, que aporta a la inmortalidad de este clásico.

Ross explica que su cometido es que los espectadores actuales, quienes están acostumbrados a otro tipo de ritmo, se sientan como los niños que vieron Superman por primera vez en 1978. Como regalo, agrega una escena post créditos, que sugiere la remasterización de Superman II como su siguiente proyecto.

Hoy, Superman: The Final Cut ha sido acogida de manera positiva entre los fanáticos, y se encuentra disponible para descargar gratis a través de su fanpage en Facebook. 

En una época en que las exigencias del fanático se han elevado a niveles que exceden lo razonable, da la impresión de que el acceso a internet y la sobrecarga de información nos han impregnado a todos con el espíritu de Annie Wilkes en Misery. Y, como a Paul Sheldon, amarramos las obras a las más subjetivas e inclementes críticas.

Ante esto, llama la atención la llegada refrescante de una obra de amor puro como lo es Superman: The Final Cut; una declaración de admiración a la película y al equipo humano involucrado, que consigue de manera genuina inscribirse en el mito que hizo suspirar a su realizadora.

Gracias Kathryn Ross por hacernos creer nuevamente que el hombre puede volar.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

21 publicaciones.

Sobre Jorge

Peregrino en el Multiverso, autor de la novela Alternativa S.A. y chinchinero audiovisual.