Inicio » Cine y televisión » Serie recomendada: Mad Men

Serie recomendada: Mad Men

La serie de AMC nos muestra la vida de un grupo de publicistas en New York durante los 60's, dándole a Mad Men un enorme realismo y precisión histórica.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Marcelo Franco el 22/04/2020

Mad men es una serie estadounidense estrenada en el 2007 que cuenta cómo era la vida de un grupo de publicistas en la Nueva York de los años 60’s. Tuvo una duración de siete temporadas hasta el 2015, donde se dio por terminada.

Desde su emisión, la serie obtuvo la aclamación por parte de la critica especializada, concentrándose en temas como la calidad de las actuaciones, la densa trama hábilmente entrelazada, la escenografía con gran atención al detalle y sobretodo, el nivel de realismo que presentaba.

El protagonista, Don Draper (Jon Hamm), es el publicista estrella de la agencia Sterling Cooper. Un hombre, en apariencia, perfecto, un fiel reflejo de lo que era considerado un hombre exitoso en esa época. El primer acercamiento que tenemos a él es esa imagen que él mismo proyecta hacia los demás: éxito. Con un porte que intimida, Don es un hombre conflictuado por los traumas de su niñez.

Gran parte del atractivo de la serie es el conflicto interno que mantiene Don, como si dentro de él tuviera a otra persona y estos estuvieran en constante lucha. No me malentiendan, no hay un conflicto de personalidad, solo un hombre con problemas y mucho dolor en su interior que en lo único que es experto es en ocultar la verdadera naturaleza de las cosas.

Don Draper.

La serie se presenta de manera perfecta, no solo desde la perspectiva de su protagonista, sino también de la ambientación. La precisión, celo al detalle, serían la insignia de Mad Men y eso es algo que no resulta menor; todo está puesto ahí con muchísimo cuidado y la precisión histórica es insuperable. No siempre es perfecta, no todo puede serlo, y eso es precisamente el mensaje de la serie. Si algo luce perfecto por fuera, es falso.

El ritmo de cada capítulo es lento; en ellos pareciera que no ocurre nada. Como si de pronto lo único que vieras es a un montón de hombres yendo a trabajar, haciendo su trabajo y luego volviendo a casa. Es en la manera en que lo hacen donde Mad Men se desenvuelve con maestría, porque cada una de las escenas se ejecuta de forma perfecta, en parte gracias a la dirección y la notable actuación de todo el elenco.

Resulta increíble que una serie sobre publicistas pueda tocar temas tan profundos, como el alcoholismo, aceptado y aprobado socialmente como conducta propia de los hombres. La violencia que muestra la serie es otro de sus temas, completamente naturalizada. Sin necesidad de mostrar sangre, hay escenas impactantes donde personajes se ven humillados y denostados como personas demostrando que la violencia es más que golpear o matar a alguien.

El rol de la mujer en la sociedad es uno de los temas que subyacen en cada uno de los capítulos, donde la humillación no corre solo por parte de los hombres, sino que son las mujeres las que en muchas ocasiones se encargan de ejercer la violencia. Aquí es donde cobra relevancia otro de los personajes protagonistas, Peggy Olson; The New Girl, quien llega a suplir el rol vacante como la secretaria de Draper.

Peggy Olson.

De la mano de Peggy (Elisabeth Moss) vemos situaciones humillantes que sufre por parte de Don Draper y su equipo de creativos, pero también por parte de Joan Holloway (Christina Hendricks). Ella sufre por no encajar en ninguno de los grupos, ya que no es una creativa, pero tampoco parece tener en común demasiado con sus compañeras secretarias.

Y es que Peggy tiene algo que no tiene las demás secretarias, y no se refiere a la ambición, sino que no tiene miedo de luchar por alcanzar sus metas. A lo largo de las primeras temporadas, Peggy es aceptada bajo un tutelaje por parte de Don y es ahí donde ella ve su oportunidad de demostrar sus capacidades. Pero las cosas no son sencillas. La humillación y desmedro hacia su persona no hacen más que aumentar. Por ejemplo, uno de los personajes con quien Peggy tendría problemas es Peter Campbell.

Peggy y Joan.

Peter Campbell (Vincent Kartheiser), o simplemente Pete, es parte del equipo creativo de Don como un ejecutivo de cuentas, y es un joven procedente de buena familia; asistió a una buena universidad y todos esperan que llegue lejos.

Él admira a Don, algo que muchas veces lo lleva a entrar en conflicto con él, y es que parte de su admiración hacia Draper se refleja muchas veces en Pete tratando de superarlo en diversas situaciones laborales.

Pete es un niño rico y malcriado, que piensa que por pertenecer a una familia importante espera que el mundo se encuentre a sus pies. Pero la evolución de su personaje lo hace adoptar nuevos matices. Si bien nunca deja de ser un niño rico malcriado, sí se vuelve un personaje carismático, enternecedor en ocasiones y muy vulnerable, sobre todo de la mano de su esposa Trudy (Alison Brie).

Pete Campbell.

En torno a estos tres personajes giran las principales tramas de la serie, cada una con matices propios, pero nunca iguales. La convulsión vivida en Estados Unidos durante la década del 1960 se refleja tremendamente en cada uno de los personajes, tanto en ellos mismo como en sus vidas personales, junto a su amigos y familiares. De ahí que Mad Men sea más que un desfile de marcas retro y se convierta en una serie que nos atrapa en las turbulentas vidas de sus personajes.

Completan el elenco otros personajes que a lo largo de la serie van adquiriendo protagonismo, como es el caso de Roger Sterling (John Slattery); un personaje magistralmente concebido que detrás de su fachada de hombre exitoso se oculta una persona solitaria que ve como su vida se desmorona.

Roger no hace demasiado por la empresa, pero su nombre está en el edificio.  Él aporta situaciones cómicas, que muchas veces van de la mano de acutaciones excéntricas y opulentas, pudiendo llegar hasta límites humillantes. Sin embargo, dentro de todo ese frio y risorio exterior, se esconde una persona solitaria y frágil, que se encuentra desesperada por encontrar cariño real. «Ríe, payaso, y todos te aplaudirán.»

Roger y Don.

Está es mi serie favorita, y es que tiene una crudeza única. El nivel de violencia mostrado en este programa es increíblemente alto y no reflejado en escenas de tiroteos o asesinatos en masa. Es en el tratamiento de los personajes. Se puede ejercer violencia al humillar a una persona por su sexo, religión o color de piel, como también denostarlo por su nivel económico.

La violencia tiene muchas realidades y estas se encuentran naturalizadas en muchas situaciones de abuso de poder, sobretodo en el trabajo. Mad Men es la historia de unos hombres atormentados, cuyas vidas son tan miserables que no pueden evitar envenenar las de todos los demás. Es una serie sobre personas nocivas haciendo daño, sobre hombres abusadores y déspotas, ejerciendo violencia contra sus secretarias, esposas e hijas.

Una serie recomendada para todos aquellos que disfruten de un drama denso con situaciones de enorme tensión, gran realismo y, sobretodo, buenas actuaciones.

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí