Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Review: Enter The Gungeon – Un rougue-like que ya es un clásico

Review: Enter The Gungeon – Un rougue-like que ya es un clásico

Enter The Gungeon es un rougue-like en el que iremos descendiendo por los pisos de la Armazmorra en una aventura en la que buscamos matar nuestro pasado.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por J Martínez el 08/10/2019
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Enter The Gungeon es un título bullethell/rogue-like, de esos que nos llegaron por montones hace algunos años. Desarrollado por el estudio independiente Dodge Roll, el título logra destacar sobre todos los demás juegos que apostaban por temáticas muy similares. Gracias a una dificultad elevadísima, una variedad impresionante de armas y objetos distintos, además de un diseño de niveles y enemigos muy entretenido, Enter The Gungeon es sin lugar a dudas uno de los títulos independientes más destacados de todos los tiempos.

Controlaremos a uno de los 4 personajes jugables (inicialmente), los cuales tendrán sus propias habilidades pasivas o activas, además de un arma predeterminada. Con él buscaremos atravesar cada uno de los pisos de la Armazmorra, en donde buscamos encontrar el arma que nos permita matar nuestro pasado. ¿Qué hace bien? ¿Qué no hace tan bien? ¿En qué logra diferenciarse de otros títulos similares? Veamoslo un poco más en detalle…

Gráficos clásicos de los indie

Enter The Gungeon hace la misma apuesta que otros títulos independientes en materia de gráficos. Pixel Art. Y, una vez más, los indies se salen con la suya. El estilo artístico está sumamente cuidado y cada elemento que aparezca en pantalla se ve extremadamente bien. Eso sí, si queremos jugar con la mejor calidad posible deberemos habilitar la opción de “forzar pixeles perfectos”, que lamentablemente en mi caso me dejó con unos bordes negros para nada despreciables.

Los diseños de cada elemento en pantalla también están increíbles. Cada personaje, enemigo, elementos de los niveles o hasta las armas, están cuidadosamente diseñados, dibujados y coloreados. Así, en las mazmorras, nos encontraremos con balas que han cobrado vida, magos, damas de hierro, armas emblemáticas como una AK-47, ballestas o escopetas, entre muchísimos otros elementos que reconoceremos de inmediato. Punto aparte para los jefes, que al ser más grandes, están más definidos y, por lo tanto, se ven muchísimo mejor.

Pero, en materia gráfica, lamentablemente las animaciones caen un poco. En algunos me encontré recibiendo daños porque la animación de la voltereta es algo lenta, algo que pasa con varias de las animaciones del juego. Pero en general, lo de la voltereta es algo a lo que te acostumbrarás rápido y el resto de animaciones, aunque sean lentas, se ven bien, y no afectan a la jugabilidad.

Sonido frenético

La banda sonora de Enter The Gungeon es increíble. Siempre se adaptará de forma perfecta al momento de la mazmorra en que estemos. Es decir, si estamos en batalla, una música movida y estimulante sonará de fondo, mientras que si estamos caminando a través de salas que ya limpiamos, o si estamos en la tienda, la música será mucho más calmada y tranquilizadora. Algo que sí ocurre es que se puede volver repetitiva, aunque quizás eso tenga que ver más con el hecho de que pasar de la 2da o 3ra mazmorra es increíblemente difícil…

Los efectos de sonido también están más que decentes. Aunque no cumplen demasiada función en las mecánicas (las balas en general no suenan de la misma forma en que se disparan), sí suenan bastante bien. Así, cada arma tendrá su sonido distinto, al igual que cada enemigo al momento de morir o aparecer, formando un conjunto sonoro que se mezcla perfecto con las mecánicas y no llega a molestar ni incomodar.

Armas por montones

Evidentemente, el mayor acierto de Enter The Gungeon está en sus mecánicas. Principalmente en sus armas, su cantidad y su variedad. Y es que el título tiene una cantidad impresionante de armas. Pero, lo mejor, es que cada una de ellas será completamente distinta a otras, lo que indudablemente influirá en cómo afrontamos la partida en la que estemos.

Desde el arma básica de cada personaje (que suele ser una pistola básica con balas infinitas), pasando por escopetas, metralletas (como la AK-47 ya mencionada), un tridente, un lanzador de clavos, un lanzador de camisetas o hasta el rayo láser de los Cazafantasmas. Cientos de armas estarán a nuestra disposición (una vez que las desbloqueemos) para causar estragos e intentar llegar hasta el final de la Armazmorra. Y ojo, que estas son sólo una pequeña parte de lo que el juego tiene para ofrecer.

Porque no sólo de armas vivirá el juego, ya que la cantidad de objetos también es increíble. Hablamos de habilidades activas, como algunas que nos proporcionarán escudos o munición y de habilidades pasivas que, por ejemplo, nos darán descuentos en la tienda o nos permitirán mover las balas una vez que las disparemos. Son muchos los objetos que estarán repartidos en cada uno de los pisos para ayudarnos en nuestro descenso. Además, complementando las armas y habilidades, tendremos los controles básicos, es decir, poder movernos, disparar, la ya mencionada voltereta. Al ir añadiendo habilidades, tendremos los fogueos, que serán artefactos que nos permitirán despejar todas las balas de una sala, dándonos un respiro y tiempo necesario para reposicionarnos en un lugar que nos dé mayor ventaja.

La mezcla de todas estas variables nos dará una experiencia fresca y nueva cada vez que entremos a la Armazmorra. Nunca una partida será igual a otra porque en cada una de ellas tendremos armas y objetos distintos. Así, habrá partidas que tendremos que jugar más a la defensiva porque andamos cortos de vida, otras en que podremos hacer daño desde muchísima distancia por las armas que llevamos u otras que jugaremos mucho más agresivos. Pero ojo, nunca estaremos tan bien como para andar sobrados, ya que al momento en que te sientes confiado en Enter The Gungeon, el juego te penalizará, te dañará, perderás… y a empezar de nuevo.

Porque la muerte es permanente en Enter The Gungeon. Cada vez que empecemos una partida, empezaremos desde 0. Es decir, con el arma y habilidad predeterminada y sin ninguna otra ventaja que el personaje no posea. Ahora, sí que hay ventajas (y muchos secretos) que podremos ir desbloqueando a medida que avancemos más en las mazmorras. Como la posibilidad de abrir un atajo directo a cada piso, o el desbloquear tiendas especiales dentro de las mazmorras o la muy innovadora tienda en la brecha, en la que, en vez de pagar por armas que llevemos todo el tiempo, pagaremos por la posibilidad de que nuevas armas y objetos aparezcan en las mazmorras. Bastante innovador.

Además, existe la posibilidad de jugar en multijugador local. Así que si tienes un amigo cerca que se anime a unas partidas, de seguro que te da varias horas extras de entretenimiento.

Conclusión

Enter The Gungeon es la prueba viviente en que, a veces, la cantidad de contenido puede mejorar muchísimo un juego. Y no es que el título sea un mal juego, en lo absoluto. Es más, es uno de los indies más adictivos que me ha tocado probar. Pero parte de esa genialidad del juego reside en la cantidad increíble de armas, habilidades y secretos que el juego posee, que es completamente demencial. La otra parte de la genialidad está en la elevadísima dificultad, que nos empujará a intentar llegar hasta el final una, y otra, y otra vez.

Y aunque no sea nada que nunca hayamos visto, sí es un título que, sin lugar a dudas, tienes que probar. Porque, a pesar de salir entremedio de títulos similares como Nuclear Throne o Wizard of Legend,  Enter The Gungeon logró destacarse por su temática, su dificultad, y su increíble cantidad de contenido. Así, el juego logró transformarse en uno de los mejores juegos independientes que existen. Muy de nicho, sí, pues los indies no suelen ser mundialmente conocidos, pero sin dudas es un juego altamente recomendable.

Enter The Gungeon está disponible para PC a través de Steam y Epic Store. Y para Nintendo Switch, PS4 y Xbox One a través de sus respectivas tiendas.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

69 publicaciones.

Sobre J Martínez

23 años. Holi, no sé que más poner

X
No olvides leer nuestra última revista digital