Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Reseña: Subnautica – Sobrevive en el mar

Reseña: Subnautica – Sobrevive en el mar

Supervivencia en el fondo del mar, esa es la premisa de Subnautica. Pero además da un toque que a muchos juegos del género les hace falta

Tiempo de lectura: 9 minutos

Escrito por J Martínez el 02/04/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Existe un montón de juegos de supervivencia. Los hay en el espacio, como No Man’s Sky, los que se desarrollan en escenarios bélicos, como This War of Mine, los vikingos, como el nuevo Valheim, o el “original”, Minecraft. La premisa de Subnautica no es demasiado distinta a la típica del género: sufres un accidente y quedas varado en un planeta que es 95% agua. Pero dentro de la supervivencia se asoman otras cosas bastante interesantes.

Desarrollado y publicado por Unknown Worlds Entertainment, Subnautica por momentos se aleja del género de supervivencia para acercarse más a una aventura. Lo interesante es que esta transición entre géneros se siente muy natural, aunque termina trayendo algunos problemas.

Lo típico del género

Como se dijo, la premisa del juego no es distinta a otros del género. Nuestro personaje iba viajando en una nave, la Aurora, la cual se estrella y cae en un planeta desconocido. A partir de aquí, debemos recolectar recursos para sobrevivir.

Con estos recursos podremos ir construyendo diferente equipamiento y/o herramientas para hacer más fácil nuestra estadía en el mar. Además, tendremos que estar constantemente buscando alimento y agua para mantener a raya nuestros medidores de hambre y sed.

Aquí es donde Subnautica comienza con su frescura, pues además de estar atentos al hambre y sed, también tendremos que estar mirando, en todo momento, el medidor de oxigeno. Este medidor será la primera barrera que tendremos a la hora de buscar recursos más avanzados, pues no podremos descender demasiado en el océano, ya que nos quedaremos sin aire más pronto que tarde.

Donde empieza a destacar

En cierto momento, comenzarán a llegar diferentes señales de radio. Al escucharlas, se registrarán diferentes puntos de interés, en donde podremos encontrar recursos valiosos, nuevos planos, o nos enteraremos de qué ocurrió con el resto de tripulantes de la Aurora. Pero también comenzará a aparecer un hilo del que estaremos tirando casi sin darnos cuenta.

Este hilo es la historia que el juego posee. Subnautica, a diferencia de la mayoría de juegos del género, no posee un mundo generado proceduralmente; el mapa es el mismo para todos los jugadores. Esto permite que el juego pueda desarrollar esta historia de manera orgánica, sin que nosotros notemos que nos estamos interesando en ella.

Y es que este es uno de los mayores aciertos del juego, comenzar como un clásico juego de supervivencia, para luego volverse una aventura, en la que estaremos descifrando pistas y buscando lugares para avanzar.

Destacar que nada de esto funcionaría de no ser por la gran ambientación que tiene. El fondo del mar es interesante, bonito y terrorífico a medida que nos aventuramos a lo desconocido, lo que genera mucho más interés en el jugador.

La gran diferencia

Sin lugar a dudas, lo más distintivo que el juego posee frente a otros del mismo género, es que Subnautica posee un final. Y no hablamos de algo que poco tiene que ver con el juego, como puede ser el dragón de Minecraft. Hablamos de un final acorde con lo que hemos estado haciendo durante el juego, y acorde con la historia que se nos presenta.

La historia no es nada del otro mundo. Lo interesante es cómo se cuenta; cómo se va mostrando al jugador de manera orgánica. Mientras vas buscando materiales para tu supervivencia, irás encontrando restos de esta. A partir de aquí, te interesarás por ella, leerás las pistas que se te van dejando, y te aventurarás a lo desconocido buscando saber más.

Así llegas a un final, que termina mezclando esta aventura, con toda la recolección de recursos que has estado haciendo. O esto hubiese sido lo ideal, pues, en cierto momento, la aventura termina comiéndose la supervivencia.

No es algo grave, y de hecho ni siquiera llega a sentirse del todo mal. Pero al final, te darás cuenta que ya no estarás buscando recursos y aprendiendo cosas nuevas como al principio del juego. Esto ocurre porque, luego de unas 15-20 horas, ya no tendrás planos nuevos ni recetas nuevas que construir. Solo te quedarán un par, las que probablemente no podrás hacer hasta que encuentres uno o dos recursos que están más profundo de lo que puedes ir.

Los otros problemas

Subnautica es un magnífico juego, con una gran premisa y un buen añadido como lo es la historia. Pero no está exento de problemas, y algunos pueden ser bastante graves.

El primer problema es la música. No es que sea mala, en lo absoluto, tiene buenas canciones. Pero son todas anticlimáticas; las melodías son una especie de música electrónica demasiado movida, que terminan arruinando la ambientación del juego. No hay nada peor que estar descendiendo hacia nuevos (y terroríficos) biomas, para que en ese momento aparezca una canción que está más cerca de aparecer en una fiesta que de causarte la tensión que momentos como ese suponen.

Los demás problemas tienen que ver con la parte técnica, y son terribles. Vamos por partes.

A pesar de que la ambientación está increíblemente lograda, gracias a ese sistema de iluminación que funciona tan bien bajo el agua, las texturas del juego son bastante feas. Esto se nota en mayor medida cuando salimos del agua, pero las profundidades tampoco se quedan atrás cuando nos acercamos demasiado a las cosas.

Y hablando de acercarnos demasiado a las cosas, el juego tiene un popping excesivo. Apenas desciendas en el mar por primera vez te darás cuenta de que hay cosas que no cargan hasta que no estés a 2 metros de ellas. Y ni siquiera es que no cargue la textura, no carga el objeto completo. Me ocurrió bastantes veces que me acercaba a algo que terminaba apareciendo sobre mí, lo que me llevaba a quedar atrapado en él, teniendo que reinciar el juego. Lo que nos lleva a…

Subnautica no tiene ningún tipo de auto-save. Ninguno. Ni cuando duermes, como Minecraft, ni cuando sales de vehículos, como No Man’s Sky. Si mueres, pierdes tu progreso (al menos no pierdes las herramientas), a menos que recuerdes estar guardando cada 5 minutos la partida. Pero esto no sería tan malo, de no ser por el último problema…

Al menos en la versión de PS4, el juego tiene crashes (se cierra de forma inesperada). Muchos. Y no es que estén siempre presentes, de ser así, probablemente lo hubiese abandonado luego de un par de horas. Parece ser que, a medida que más vas a avanzando (y más cosas vas obteniendo), más se cierra.

Esto termina volviendo terriblemente tedioso terminar el juego; las últimas acciones que no debieron haberme llevado más de 2 horas, terminaron llevándome 6, aún cuando estaba constantemente guardando el juego para evitar perder tanto progreso.

Conclusión y opinión personal

Esta reseña terminó sonando más negativa de lo que quería. Subnautica me gustó mucho, tanto que lo terminé al 100%, con trofeo de platino y todo. El comienzo del juego atrapa de sobremanera, casi obligándote a buscar planos y recursos para descender más en el océano. Luego, cuando comienza a aparecer la historia, termina volviéndose aún más interesante, atrapándote todavía más.

Los problemas mencionados no terminan de arruinar una premisa tan interesante como la supervivencia en el fondo del mar. La música se puede apagar, los bugs pueden evitarse si te desplazas con un mínimo de cuidado, y si recuerdas guardar tu partida no perderás tanto progreso (como este escritor medio tarado jeje).

Lo más molesto es que se te cierre el juego. Y aunque sí, efectivamente ocurre demasiado al final del juego, personalmente me terminé comiendo más crasheos en mis ansias de sacar ese trofeo de platino.

¿Lo mejor de todo? Es un momento perfecto para probar Subnautica, pues está gratis para todos los que tengan una cuenta de Playstation gracias al programa Play at Home. Si no, pues también está en otras plataformas. Te invito a comprarlo, a descender al fondo del mar y sobrevivir en él. Pero cuidado, incluso si no le tienes miedo al océano, Subnautica te hará tenerlo.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

68 publicaciones.

Sobre J Martínez

23 años. Holi, no sé que más poner

X
No olvides leer nuestra última revista digital