Inicio » Noticias » Cine y televisión » Reseña – Megamente

Reseña – Megamente

En la película de superhéroes de Dreamworks, Megamente, el villano termina convertido en héroe. ¿Qué mensaje nos deja?

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Juan el 08/12/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Hay veces en las que trasmitir un mensaje es fácil. Otras, no tanto. Esto puede variar por distintos factores: el medio que se busca usar, la profundidad del mensaje o la demografía a la que apunta el producto. No es igual una película animada a un cómic, y no es lo mismo una para todo público que una categoría R.

Durante el 2010, en pleno inicio de la gran era del cine de superhéroes, Dreamworks estreno Megamente. Aunque en su momento la reacción fue mixta por crítica y audiencia, no se debió a que sea una mala película, si no porque compitió con otra similar, que a pesar de no ser tan buena, tenía algo mucho más aprovechable por el marketing.

El origen del héroe

Lo primero que se nos presenta en el film es la importancia de el lugar de acogida de ambos personajes, tanto de Megamente como de Metro Man.

Uno cayó en la cárcel, donde aprendió la ley de forma inversa, con los delincuentes siendo bueno y los policías siendo los malos. El otro cayó en una cuna dorada, con educación, dinero y libertades, pero… ¿y si hubiera sido al revés?

Claro, es por culpa de su niñez y el acoso de sus compañeros de escuela que Megamente se vuelve malvado pero, de haber sido de otra forma, ¿no sería Metro Man el peor villano de la ciudad? Megamente no quiere ser realmente un villano, solo cumple con el papel que se le otorgo, como un actor, no es realmente malo en sí.

Evidentemente Metro Man es una referencia a Superman. Este contexto se inspira mucho en el cómic, y reciente película, Red Son, en la que el hombre de acero cae en la Unión Soviética.

Una vez consumada la muerte de Metro Man, existen un aburrimiento profundo y carencia de horizonte dentro del hombre azul. ¿Qué hacer cuando cumples tu meta de vida? Siempre una fuerza debe equilibrarse con la otra, el bien y el mal. Después de tanto tiempo, ¿Megamente no se siente vacío?

Él mismo lo explica.

Es este sentimiento el que lo impulsa a crear a alguien que pueda sustituir a Metro Man. Alguien a quien enfrentar, alguien que sea un héroe… ¿verdad?

El poder

No es un tema ignorado, pero tampoco explorado lo suficiente. ¿Qué pasaría si alguien que no es digno obtuviera el mayor poder existente? Es algo que la película nos plantea con el personaje de Titán, quien obtuvo un gran poder pese a que no era alguien bueno, sino que buscaba solo sus propios objetivos y beneficios.

Titan.

Es imposible no asociarlo con la aclamada recientemente serie The Boys, que nos cuenta justamente esto, como gente con poderes se mueve no por el bien mayor, sino que por lo que ellos quieren. Pero Megamente logra esto sin aumentar su categoría de edad, lo hace en una película infantil y eso es digno de admirar.

El guion

La película pudo optar por el camino fácil, pudo elegir que Megamente se encargara de ganar tiempo mientras Metro Man recapacitaba y llegaba luego a salvar el día, terminar con ambos haciendo equipo y volver al estatus quo. Hasta juega con la posibilidad, pero no es así.

Megamente se disfraza del superhéroe y ahuyenta a Titán, para luego volver a enfrentarse a él en su forma azul y alienígena. Es el protagonista cabezón quien está dispuesto a sacrificarlo todo por proteger su ciudad. Esto fortalece la idea de que ahora él es el verdadero héroe, que solo él puede actuar como un salvador en los momentos de crisis.

Otros excelentes trabajos en el guion son: el dejar claro que ya son incontables las ocasiones en que se enfrentaron Megamente y MetroMan, dándole a este una motivación más clara a dejar de ser un superhéroe, y que la participación de Roxanne tampoco se siente forzada y ayuda mucho a la trama de la misma.

Además, mencionar la forma en la que el protagonista sale de prisión es bastante ingeniosa y la personalidad de Titán y su egoísmo al decidir que si no puede tener lo que quiere, entonces tomará todo lo demás. Después de todo, ¿quién puede detenerlo?

Y más

Fuera de todo esto, la película es muy divertida. No cuenta únicamente con humor de golpes o de sonidos, cosa que se agradece bastante. La animación es muy buena siendo que tiene más de 10 años, y la banda sonora, bueno es cosa escuchar La Presentación.

Como cierre concluyo que Megamente puede considerarse una película algo adelantada a su época. A pesar de que ese término está sobreusado hoy en día, no puede estar mejor aplicado en este caso.

Que una película infantil logre ser divertida, ingeniosa y plasme mensajes más profundos de los que necesitaba es realmente admirable. Puedes solo hacer las cosas, o puedes hacerlas bien, y eso es algo que Dreamworks entendió a la perfección. Vayan a verla.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

17 publicaciones.

Sobre Juan

Soy de Conce tengo 24 años y disfruto quejarme de monitos chinos Amo el café y la pizza Prof. Pokemon Estudio Electrónica Ojalá tener un Stando