Inicio » Zona Oriental » Reseña: Ella y su gato… la soledad que nos acompaña

Reseña: Ella y su gato… la soledad que nos acompaña

Kanojo to kanojo no neko o Ella y su gato, manga escrito y dibujado Makoto Shinkai y Tsubasa Yamaguchi, nos da una pincelada de la soledad que nos acompaña.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Escrito por FanoPetrikov el 26/11/2019

Ella y su gato (Kanojo to kanojo no neko) es un manga escrito y dibujado en un trabajo conjunto por Makoto Shinkai y Tsubasa Yamaguchi. Publicado en el año 2016 por Kodansha y licenciado al español por Planeta Cómic.

Sinopsis

Ella y su gato cuentan la historia de Miyu, una chica que vive sola en un departamento dentro de la gran capital Tokio junto a su gato Chobi, donde llevan una vida tranquila. Miyu salió hace años del colegio y hace muy poco que consiguió un trabajo en una empresa que le absorbe bastante tiempo. En cuanto a Chobi, queda solo la mayor parte del día y solo se escapa de vez en cuando a ver a su amiga Mimi, una pequeña gatita que está más que enamorada de nuestro protagonista.

Recursos

La edición de Planeta presenta las primeras páginas a color, posterior a eso el dibujo vuelve al blanco y negro clásico del manga. El dibujo es muy definido, sin ningún rasgo inconcluso, entregando una excelente capacidad de expresión de los personajes, tanto humanos como felinos. Cuenta con pocos diálogos y personajes, se centra básicamente “a lo que vinimos” y no busca redondear, explicar o extender las historias.

Argumento

Este se basa en la difícil adaptación a la vida independiente de las personas, pero hace hincapié en que es aún más difícil en Japón, una sociedad que impone plazos a la vida de las personas, donde si no te independizas a cierta edad, encuentras trabajo o te casas, probablemente te vaya muy mal en tu vida. Temas que son de suma preocupación para la mayoría de la población nipona.

Estos plazos son el motivo de la presión que siente Miyu en su día a día. La protagonista refleja muy bien la sensación de soledad que muchas personas viven tratando de ser alguien en la vida. Mediante estas sensaciones y la capacidad natural perceptiva de su gato Chobi, es que este logra darse cuenta de lo difícil que es para su ama sobrellevar el día a día y, de alguna manera, también le ayuda a comprender el mundo de los humanos de cierta manera, pero jamás dejando de lado la inocencia del pensamiento animal.

Reflexión

Donald Winnicott hizo un alcance en “La capacidad de estar a solas”, refiriéndose a la soledad como un signo de madurez emocional cuando se logra conllevar, de lo contrario, el ser humano estaría condenado al sufrimiento. Pero la capacidad de estar solo, conllevaría que contemos con un objeto lo suficientemente bueno para poder soportar la ausencia de la sociedad a nuestro alrededor. En cuanto a esta historia, probablemente Chobi sea el encargado de tomar el rol del objeto lo suficientemente bueno.

Somos seres que buscamos la compañía de alguien para poder desarrollar vínculos que nos mantengan bien emocionalmente. En este caso, se recurre a Chobi, reforzando muchas veces lo que nos deja entrever nuestra consciencia: nuestra raza no nos puede otorgar tanta sinceridad como lo puede hacer una mascota. Cuando el mundo nos da la espalda y la soledad ataca, entonces están nuestros fieles gatos para hacernos compañía.

Los gatos son por naturaleza solos y quizás comprenden cosas que nosotros jamás podremos entender, pero compartir la soledad con un gato es un destino. Ya lo dijo Arthur Schopenhauer  “La soledad es el destino de todos los espíritus excelentes”.

Corto Relacionado

Sobre FanoPetrikov

Filosofía barata, teoría sin fundamento, creador de inutilidades, escupidor de tonterías, dependiente emocional, una persona muy desdichada.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí