Inicio » Otros » Rol y juegos de mesa » Reseña a ¡No gracias!: escapando de la mala suerte

Reseña a ¡No gracias!: escapando de la mala suerte

Con reglas fáciles y mucha interacción, este filler tiene un lugar seguro en tu ludoteca. En esta reseña a ¡No gracias! te explicamos porque.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Daniel Orellana el 12/09/2022

¿Cómo seria el peor día de tu vida? ¿Qué es lo peor que te podría pasar? ¿Y cómo puedes evadir tan mala suerte? En “¡No Gracias!” deberás aplicar todo tu ingenio para responder estas preguntas, buscando evitar los desastres y salir airoso al final del día. Entérate cómo en esta reseña a ¡No gracias!

En “¡No Gracias!”, diseñado por Thorsten Gimmler y publicado en nuestro país por Fractal Juegos, entre 3 a 7 jugadores deberán subastar cartas que reflejan eventos nefastos para tu personaje. Cada carta tiene un valor en puntos, y la persona que tenga menos puntos al final del juego será la ganadora.

Componentes ¡No gracias!
3-7 jugadores / 20 min / 8+ Edad

Comenzando el día con el pie izquierdo

Para jugar este sencillo filler solo se necesitan las cartas, que se numeran desde la 3 hasta la 35, y 11 fichas rojas por jugador (cuya cantidad se mantiene oculta durante la partida). Al inicio además se retiran 9 cartas del mazo para dejar afuera, por lo que nunca se sabe exactamente las cartas hay en juego.

Cada ronda comienza revelando 1 carta del mazo, y luego comenzando por el jugador inicial los jugadores deberán escoger entre 2 opciones:

  • La primera le da nombre al juego: Tomar 1 de las fichas rojas, colocarla sobre la carta y decir “No gracias”, pasando el turno al siguiente jugador.
¡No gracias! cartas
  • La otra opción es resignarse y llevarse la carta a la zona de juego personal, añadiendo sus puntos al puntaje total. Pero no todo son malas noticias. Cuando se toma una carta se ganan además todas las fichas rojas que tenga encima. Luego el jugador que se llevó la carta revela la siguiente y sigue el juego.

El juego continua así hasta que todo el mazo se haya repartido. En ese momento se suman los puntajes de las cartas y se restara 1 punto por ficha roja que se tenga. Quien tenga menos puntos será el ganador. 

Escapando de la mala suerte

Como buen filler, “¡No gracias!” tiene unas reglas sencillas de dominar pero que guardan más de una sorpresa para mantener interesante y tensa la partida.

La primera es que hay un sistema de puntuación especial si logras formar una escala de cartas. En caso de que tengas una serie de cartas consecutivas, solo puntuara la carta más baja de dicha escala. Por ejemplo, si tienes las cartas 10, 11, 12 y 13 solamente se cuentan 10 puntos. De esta manera, hay un componente estratégico en ver que cartas puedes llevarte, dependiendo de cuales se han llevado ya los otros jugadores. Y como siempre se sacan 9 cartas al azar antes de cada partida, también hay una pequeña apuesta al confiar que la carta necesaria para tu escala aún esta esperando en el mazo.

La segunda sorpresa de este juego no esta en sus componentes, sino en la psicología de los jugadores. Cuando sale una carta alta nadie se la quiere llevar, pero a medida que pasan los turnos y se van acumulando las fichas rojas la carta comienza a volverse más tentadora. Quedarse sin fichas en “¡No gracias!” es brutal, porque significa que te verás obligado a llevarte una carta en un mal momento. Por lo mismo, cuando ves que una carta ya tiene varias fichas encima se vuelve un suculento botín por el cual todos los jugadores comienzan a salivar.

¿Me llevo la carta al tiro? ¿O podré esperar una vuelta más para que llegue con más fichas? La delicada capa de juegos mentales que cubre el juego le dan el toque final, volviéndolo más divertido mientras más competitiva sea la mesa. A veces un jugador necesita la carta precisa para completar su escala, pero no se la llevará inmediatamente sabiendo que el resto prefiere dejar sus fichas antes que añadir tantos puntos a sus zonas respectivas. Saber valorar las intenciones y la importancia que cada jugador otorga a las fichas y las cartas es la clave para sobrevivir en este día de infortunios.

La suavidad del gato negro

Esta edición de Fractal de “¡No gracias!” cumple perfectamente en cuanto componentes se trata. Las cartas son grandes y visibles rápidamente por todos en la mesa, de buena calidad y con ilustraciones que sacaran más de una sonrisa al verlas. Las fichas son fáciles de manipular y esconder, por lo que no presentan problemas durante la partida. Y su caja pequeña lo hace portátil, ideal para llevar a cualquier carrete o junta con amigos.

Si buscas un filler ligero pero con un buen nivel de interacción y competencia, “¡No gracias!” es un juego ideal para añadir a tu ludoteca. Solo recuerda pasarla bien y que la suerte te acompañe.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí