Inicio » Cine y televisión » ¿Por qué Los Simpsons ya no son como antes?

¿Por qué Los Simpsons ya no son como antes?

Llevar más de 30 años de transmisión no es necesariamente sinónimo de calidad y queda demostrado en Los Simpsons, quienes van en clara decadencia.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Felinesio el 17/11/2019

La familia amarilla pasó de ser una de las series animadas más famosas a ser una de las más trilladas y aburridas de la actualidad.

¿Quién no conoce a Los Simpsons hoy en día? La familia más famosa de la televisión ha tenido un extenso recorrido y nos ha sacado un montón de risas a lo largo de los años. Sin embargo, hoy es bastante común escuchar lo siguiente: «Yo solo veo los capítulos antiguos de Los Simpsons».

No son pocos los que han llegado a la conclusión de que la serie ha ido en una constante decadencia, con guiones flojos y aburridos. Entonces nos preguntamos ¿qué es lo que le pasó a Los Simpsons? Con un poco de indagación, trataremos de saber el por qué una de las mejores series se transformó en una de las más aburridas.

De historias impredecibles a invitados trillados

Uno de los defectos más notorios recae en las historias de los episodios, que a medida que pasaban las temporadas se volvían más y más predecibles. Si por algo se caracterizaban Los Simpsons eran por sus historias impredecibles, a los 5 minutos de capítulo creíamos que ya sabíamos de qué iba, pero en los siguientes 5 ya era una historia completamente diferente.

Esto hacía que cada capítulo fuese único, donde a pesar de que la serie no avanzaba al paso del tiempo (por lo tanto sus personajes no cumplían años), estos evolucionaban y aprendían lecciones de vida.

Por supuesto, no podemos dejar de lado lo emotividad que había en cada episodio. Cómo olvidar los capítulos en los que Homero, a pesar de ser un idiota, siempre ponía por delante a su familia, especialmente en el episodio «Sólo se muda 2 veces».

El segundo episodio de la temporada 8 nos mostraba cómo la familia se mudaba a otra ciudad y Homero tenía un trabajo con un jefe de ensueño (un supervillano bastante amigable), sin embargo, decide renunciar a todo eso, pues su familia no estaba conforme con sus nuevas vidas.

Y ahora, ¿qué tenemos en las nuevas temporadas? Bueno, tenemos a Lady Gaga haciendo el ridículo por ahí, a Bart siendo jugador profesional de E-sports, Lisa siendo Eleven de Stranger Things, etc. Y no estoy diciendo que Los Simpsons no puedan traer invitados famosos o traer conceptos y referencias de otras series, el problema es otro: no saben cómo traerlos.

Los Simpsons desde antaño han traído invitados como Michael Jackson, Patrick Stewart, Paul Mccartney, entre otros. El problema es que eran eso, simples invitados que apoyaban las historias, pero que jamás se robaban el protagonismo. Ahora tratan de hacer que todo gire en torno a sus estrellas invitadas o a sus excesivas referencias a la cultura popular y política.

Como dije antes, Homero solía ser un gran padre a pesar de ser un idiota, el problema es que ahora es solo un idiota. Aquí donde nace la llamada «flanderización».

La estandarización del cliché

Todos conocemos a Flanders, personaje que da el nombre a este término que hace referencia a cuando se exageran hasta el límite los rasgos de un personaje. Esto se nota claramente con Flanders pero, ¿cómo afecta esto a la familia protagonista?

Homero era un gran padre que siempre haría lo mejor por su esposa y sus hijos. Con el pasar de las temporadas, el nuevo Homero Simpson es solo un idiota, llegando a parecer un retrasado que los escritores usan como excusa para las situaciones más estúpidas que se les ocurran.

Un caso similar ocurre con Marge, que pasó de ser una madre preocupada, sobreprotectora, buena esposa y regañona a ser un personaje completamente de relleno,  ahora solo es «la madre».

Bart pasó de ser el chico problema de la clase, que le gustaban las bromas pero aun así era noble y sentía remordimientos cuando se equivocaba en sus acciones. Hoy en día Bart Simpson es solo un bromista que no le importa el resto, ni siquiera su hermana, que antaño la molestaba pero siempre se preocupaba por ella.

Y cómo olvidar a Lisa, probablemente el personaje más desagradable en la actualidad de la serie. La joven pasó de ser la voz de la razón y la humilde chica genio a ser una insoportable que crítica a todos los que no estén de acuerdo con ella, sin mencionar que se pone a sí misma por encima de todos por ser la «niña genio».

Por otro lado, Maggie era la bebe y ahora es… la bebe.

De esta forma es como una característica que a ratos era simpática en los personajes terminó consumiendo a los mismos. Y esto no solo ocurrió con la familia principal, sino que ocurrió con casi todos los personajes de la serie.

Al menos nos queda el pasado  

Sin dudas, Los Simpsons se han convertido en un nefasto intento de imitar series como South Park o Padre de Familia, con un humor que ya va en decadencia desde hace casi 15 años, donde los pocos episodios rescatables son los que giran en torno al pasado Simpson y al afecto en su familia.

Por suerte, las primeras 10 temporadas, a lo mucho las primeras 15, siguen teniendo una excelente calidad que podríamos ver una y otra vez sin aburrirnos. Lamentablemente esta serie debió haber terminado hace mucho, pero su excelente pasado opaca su nefasto presente.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí