Inicio » Noticias » Cine y televisión » WALL-E: Cuando Pixar hizo ciencia ficción

WALL-E: Cuando Pixar hizo ciencia ficción

Disney y Pixar estrenaron en 2008 WALL-E, una de sus películas animadas más experimentales y su primer film de ciencia ficción.

Tiempo de lectura: 8 minutos

Escrito por Rogher el 18/02/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando...

Pixar es uno de los estudios de animación más famosos y aclamados por la calidad visual que tienen sus películas, además de haber sido pioneros en el uso del CGI en su campo. Aunque ha sido responsable de traer filmes que no llegan a la altura de otros de sus productos, cuando el estudio de Disney toma riesgos, es capaz de crear obras sublimes.

Entre ellas se encuentra un largometraje del 2008 dirigido por Andrew Stanton (quien trajo Buscando a Nemo en el 2003), que al final resultó ser muy ligera. Me refiero a la primera película de ciencia ficción de Pixar: WALL-E.

Esta reseña tendrá spoilers de la película, así que no te recomiendo leer el texto si aún no la has visto. Por otra parte, si te interesa saber de esta cinta en profundidad, pues bienvenido seas.

Un planeta abandonado con un pequeño robot

Esta película nos transporta a una distopia donde la Tierra está consumida por la contaminación, al punto de que vivir en ella es imposible debido a los altos grados de toxicidad.

En este planeta abandonado vive WALL-E, un robot que tiene como función recoger basura, comprimirla para formarla en cubos y con ellos producir edificios o rascacielos. Los primeros minutos de la película nos muestran cómo es el oficio de WALL-E y qué ocurrió con los humanos tras el desastre ecológico.

El contexto se entrega de una forma muy ligera, el guion de la película está muy bien escrito. WALL-E tiene un protagonismo único, ya que el diálogo que hay en la película es mínimo; todos los robots en la película mencionan a lo sumo una o dos palabras, dependiendo de la situación en la que se encuentren.

Además, los robots tienen personalidad, pueden sentir emoción, expresarse o tener cualidades diferentes, como los humanos. WALL-E tiene como hobbie recolectar chucherías y guardarlas en el almacén donde vive con una cucaracha como mascota, pero se siente solitario. Anhela tener alguien que lo acompañe y, sobre todo, que le tome la mano.

Ttodo cambia cuando aparece un personaje que cambiará para siempre la vida que tenía WALL-E, y además formará una conexión con él que permitirá a la historia avanzar hasta el clímax: EVA.

El factor romántico y humano: WALL-E y EVA

Cuando WALL-E ve que está llegando una nave y en ella se encuentra EVA, la película comienza a mostrar cómo es que las inteligencias artificiales puedes sentir afecto hacia alguien. Isaac Asimov describió esta faceta en su libro recopilatorio de cuentos Yo, Robot. En uno de esos cuentos nos relata la historia de Robbie, una inteligencia artificial que siente cariño a una niña human,a, en el contexto de una amistad.

En WALL-E, el cariño es llevado al amor, pero no hacia una humana, sino una robot que llega a la Tierra buscando algo en particular. WALL-E trata de acercarse a EVA sin éxito, hasta que la IA de búsqueda, desesperada por no encontrar su objetivo, termina muy deprimida. WALL-E termina conversando con ella y llevándola al almacén donde vive.

WALL-E le enseña varios objetos que ha recolectado, como una bombilla, un cubo RUBIK, papel de burbujas y más, pero cuandole muestra una planta, EVA comienza a reaccionar de manera extraña, absorbiéndola y entrando en hibernación. WALL-E se preocupa, sin entender lo que le pasa, y decide cuidarla y a la vez tratar de compartir con ella a pesar de todo.

Estas escenas demuestran que WALL-E siente un obvio afecto a EVA, sobre todo cuando la nave que trajo a EVA a la Tierra decide llevársela de vuelta a donde vino. El recolector de basura decide seguir la nave y tratar de salvar a la exploradora, dando por concluida la primera parte de la película.

El sedentarismo, la monotonía y la imprudencia de los humanos

La nave que lleva a EVA y que WALL-E sigue es trasportada hasta un crucero espacial llamado AXIOM. Los cruceros espaciales tenían la función acoger a la raza humana hasta que la Tierra volviera a ser sustentable para vivir. El AXIOM es el crucero más valioso de la compañía Buy n Large (BNL), la responsable de que la Tierra se convirtiera en un basurero.

Esta compañía ficticia tiene algunas similitudes con otra compañía ficticia, pero perteneciente a una franquicia de videojuegos de rol: Vault-Tec Corporation, de la franquicia Fallout. Volviendo a WALL-E, en el AXIOM los humanos tienen una vida acomodada en la que no caminan, conversan con otras personas por medios digitales, se alimentan con comida especial servida en vasos y todos padecen obesidad.

Obviando la crítica a la realidad, la vida en el AXIOM es monótona y aburrida. Los humanos solo hacen fuerza física para mover sus manos a la hora de comer, o sus dedos en pantallas digitales. El capitán del crucero también sufre de obesidad, cansado y aburrido de hacer lo mismo todos los días, pero esto cambia cuando la planta llega a la nave.

Según el protocolo del AXIOM, si una sonda EVA logra encontrar una prueba que demuestre que la Tierra volvió a ser sustentable, se tiene que proceder la operación de recolonización, lo que implica preparar la nave y a sus tripulantes para regresar de forma automática a su planeta de origen. Inicir este proceso solo es posible colocando la planta en una plataforma especial.

¡DEBO… OBEDECER… MIS ÓRDENES!

El antagonista de la película es AUTO, el piloto automático del AXIOM, quien se niega a que el crucero vuelva a la Tierra debido a órdenes secretas que recibió por parte de los altos mandos de BNL, quienes afirman que el planeta no tiene salvación debido a las altas dosis de toxicidad del planeta.

AUTO, a diferencia de otros robots mostrados en la película, no siente ninguna emoción. Es una inteligencia artificial realmente gris que, para empeorar las cosas, no pone en duda a sus superiores ni siquiera cuando tiene a la planta a sus ojos. De hecho, la considera irrelevante y decide eliminar la prueba con tal de seguir sus órdenes.

El conflicto se vuelve más intenso cuando AUTO arma un motín contra el capitán y electrocuta a WALL-E, provocándole un cortocircuito, dejándolo muy mal parado.

Si eres cinéfilo, te habrás dado cuenta que el diseño de AUTO está inspirado en el de otro antagonista, uno que apareció en una de las películas más importantes e influyentes de la ciencia ficción, y que también es una inteligencia artificial: el HAL 9000 de 2001: Una odisea en el espacio, del director Stanley Kubrick.

No podría decir que es uno de los mejores villanos que ha tenido Pixar en su historia, pues su fuerte referencia no alcanza a competir con las historias y personalidades de otros, como Hooper en Bichos o Lotso en Toy Story 3, pero aun así logra cumplir como antagonista.

La importancia de WALL-E en la animación

Pixar siempre ha querido ir a la delantera en la animación, basta con comparar la primera película de Toy Story con la cuarta para notar la evolución del estudio.

También se ha atrevido a ser más experimental y aprovechar su potencial para hacer algo memorable; WALL-E lo es por todo lo que tiene: un guion bien construido que maneja el diálogo visual, ocupar referencias e inspiraciones de otras obras de la ciencia ficción, entregar un mensaje ecológico y, lo mejor, llevar todo esto de una manera ligera y con un buen ritmo.

Si describiera WALL-E con una palabra, sería “inteligente”. No trata a su audiencia como tontos, se acomoda al público con un buen, desarrollo y final y tendrá cosas negativas, pero son tan pocas que no arruinan la experiencia. De lejos, una de las mejores películas de Pixar.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

84 publicaciones.

Sobre Rogher

Soy Rogelio Garrido Navarrete, mejor conocido como Rogher, un joven humano veinteañero solitario que le gusta ver películas y anime, leer libros comics y manga, pero sobre todo en este mundo jugar videojuegos ya sea en un ordenador o en una consola. Podría hablar de mi vida, pero la timidez a veces me gana.