Inicio » Noticias » Literatura » Poliedro Seis: Una muestra de la literatura de género

Poliedro Seis: Una muestra de la literatura de género

Editada por Tríada Ediciones, Poliedro Seis es una antología con veintiún nuevos cuentos que continúa una iniciativa comenzada en 2006.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Ktlean el 16/04/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Las antologías literarias suelen ser iniciativas interesantes. Si tienen un objetivo claro y este se cumple, si tienen buenos cuentos y estos nos permiten conocer nuevos autores, pueden transformarse en una puerta. Es decir, un libro que nos lleve a otros libros.

Existen iniciativas, además, que se mantienen en el tiempo. Es el caso de Poliedro, una serie de seis antologías centrada en entregarnos cuentos de fantasía, ciencia ficción, terror y misterio. Desde el año 2006, con el primer tomo de Poliedro, comenzó un viaje que se ha mantenido a lo largo del tiempo.

Es así como en el 2019 aparece Poliedro Seis, la última (esperamos que vengan más) de estas antologías y el motivo de esta reseña.

Con un total de veintiún relatos, el tomo reúne a un grupo de igual número de autores, lo nos permitirá adentrarnos en diversas formas que abordar los géneros llamados comúnmente como especulativos. El libro es, por tanto, un interesante muestrario literario chileno al alcance de cualquiera, tanto los asiduos lectores de este tipo de historias, como de los que no.

Los cuentos

Como ya se dijo, los temas tratados en Poliedro Seis son variados. Desde relatos que rozan el terror, o presentan misterios paranormales con toques futuristas, que beben de referencias clásicas o que es difícil situar en un solo género. Todos plantean un mundo y en la gran mayoría es muy fácil adentrarse en él, si no desde el principio, sí al pasar de un par de páginas.

En una antología suele ser muy importante el primer cuento, y en este caso ese lugar lo ostenta Aquí duerme el diablo, de Dan Guajars (Daniel Guajardo). Dicho relato es una lectura interesante no solo por su calidad, sino porque hace una cosa muy importante: revisita un momento de la historia de Chile en clave terror y fantasía. Si bien nunca se nos dice explícitamente que estamos leyendo algo ambientado en la Dictadura Militar, ciertos detalles nos hacen deducir que sí. La historia es una especie de explicación o respuesta a la pregunta que sigue en boca de muchos incluso hoy en día: ¿Qué hacían con los cuerpos de los desaparecidos?

No es el único cuento que tiene a Chile como escenario. En Marionetas, de Michael Rivera Marín, y en Winner, de Juan Calamares, nuestro país se transforma en un escenario para el horror. Eso sí, horrores muy diferentes. En el primer cuento todo es, lamentablemente, muy cercano a la realidad, al menos en lo que concierne al disparador de la historia. En El Tabo son encontrados los cuerpos de unas niñas, lo que genera pánico entre la población, no solo por el peligro, sino por la posibilidad de que lo ocurrido aleje a los turistas.

Uno de los trabajos más interesantes es En las vastas extensiones del sur, de Miguel Ferrada. Ubicada principalmente en los bosques australes chilenos, la historia es una prolongación del clásico de la literatura de ciencia ficción, Frankenstein. Usando una escueta frase del libro escrito por Mary Shelley, Ferrada responde a la duda flotante de qué pasó con el Monstruo después del final de la novela. Conciso y muy visual, este cuento ahora goza de una versión ilustrada por Pipe Oliva y editada por Arcano IV: Tras la huella de Frankenstein.

En Winner, tres ejecutivos deben ir a buscar a un alto mando de la empresa donde trabajan. Se desvían en un camino rural rumbo al aeropuerto y las cosas se tuercen aún más cuando atropellan a un hombre. Quién es ese hombre y qué es lo pasa después de su muerte será la clave de este cuento.

Una mirada también interesante a la realidad de nuestro país, en específico a lo que tiene relación con los inmigrantes, es lo que nos relata el cuento Empleado peligroso, de Fabián Cortez. En medio de la llamada Cuarta Revolución Industrial, cada vez con más frecuencia los robots le quitan el trabajo a los humanos. En este caso, a un inmigrante haitiano de nombre Moise. Solo que él no aceptará la decisión de su jefes con tanta facilidad.

Otra cosa que se repite con cierta frecuencia en los relatos de Poliedro Seis es la presencia de fantasmas o espíritus. Es lo que ocurre en Tzi´kin, de Connie Tapia Monroy, donde nos enfrentamos a un futuro donde una Compañía es capaz de arrebatarle el nahual (espíritu primitivo que adquiere la forma de un animal) para alargar la vida de los más ricos. O en El lenguaje de los muertos, de Pablo Rumel, en el que se nos relata la vida de Vicente Cruz Venegas, un genio que concentró sus esfuerzos en crear una máquina para hablar con las almas en el Más Allá. O en el último cuento del tomo, titulado Aizuwakamatsu no yurei, ambientado en Japón.

Impresión general

Como siempre, se hace difícil hablar sobre todos los cuentos que componen esta antología; muchos han quedado en el tintero. De igual manera, es difícil que un lector disfrute de todos los relatos de este tomo o de cualquier otro de la misma forma. No tiene que ver tanto con la calidad, como con el gusto personal.

Aún así, algo que llama la atención de Poliedro Seis es que en general es bastante pareja. Es agradable ir avanzando por sus páginas sin perder nunca el interés. Por el contrario, cada título es una puerta que se abre y detrás de gran parte de ellas nos habituamos pronto, sin sentirnos perdidos. Como muestrario funciona, no solo para conocer lo que la literatura de género chilena puede proporcionar a los lectores, sino también para conocer nuevos autores o conocer mejor a los que no son desconocidos para nosotros.

Podemos percibir que todos ellos son amantes de este tipo de historias, que son una comunidad que crece y crece y que buscan, de esta manera, compartir con nosotros lo que les gusta. Como dice Jorge Román en el prólogo del libro: “las comunidades crecen a través de la pasión con la que sus integrantes cuentan sus aficiones, sus lecturas e inspiraciones.”

Poliedro Seis, editado por Tríada Ediciones, cumple muy bien su trabajo y es una lectura recomendada para aficionados a la lectura y también para los que están recién comenzando. Seguro que entre los veintiún cuentos encontrarán algo de su agrado.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

76 publicaciones.

Sobre Ktlean

Leo demasiado y de a varios libros al mismo tiempo. También escribo historias de fantasmas y gente que sueña con ser detective, las que publico en Wattpad para sentir que me leen.