Inicio » Cine y televisión » Poco ortodoxa — sobre la libertad de las mujeres

Poco ortodoxa — sobre la libertad de las mujeres

Poco ortodoxa, recién estrenada en Netflix, explora una cultura que parece lejana a muchos, pero expone la realidad de muchas mujeres en el mundo.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Escrito por Ally el 18/05/2020

La liberación femenina parece ser un tema tabú para muchos, quienes no quieren aceptarnos, siendo que siempre hemos estado allí. Los gritos desesperados de millones de mujeres por todo el mundo, de todas las culturas, se escuchan fuertemente todos los días. El arte ha sido parte de este grito. 

En marzo de este año, Netflix estrenó la mini serie Poco ortodoxa —o Unorthordox, en inglés—, que se convirtió en lo más visto del servicio de streaming en varios países, incluyendo Chile, recibiendo las mejores críticas (y por buenas razones). Dirigida por Maria Schrader, trata temas delicados de manera magistral. 

La trama inicia con Esty (Shira Hass), una chica judía jasídica perteneciente a la comunidad ultraortodoxa de Brooklyn, escapándose a Berlín (solo con lo puesto) de manera desesperada. A medida que avanzan los capítulos, la serie va mostrando las razones de su huida: una vida sin la educación que ella deseaba, un matrimonio arreglado, conflictos con su familia, y cómo su propia cultura la mantenía encerrada, ahogándola. 

Gracias a esta serie, se puede conocer en bastante profundidad la cultura judía ortodoxa. Aunque parece ser siempre de forma negativa, al inicio no lo es: muestran sus costumbres de vestimenta, el cortejo, la ceremonia matrimonial, entre otras cosas. Pero la postura de Esty es clarísima: para ella es algo negativo y sentía que la estaba matando. 

Este punto de vista ocurre debido a que la obra está basada en la autobiografía de Deborah Feldman, quien tuvo que sufrir constantes acosos y abusos por parte de su comunidad cuando, al igual que Esty, escapó a Berlín para perseguir sus sueños. Duro de mostrar, pero totalmente necesario.

El abuso normalizado

La obra expone cómo, en esa cultura, a las mujeres no se les da educación (más que la judía religiosa), son usadas como objeto de procreación y crianza, los esposos creen tener poder y control sobre ellas, entre varias cosas más. 

Aunque el punto de vista de Esty ya lo sabemos, se muestra la cultura judía ortodoxa tal como es, exponiendo las evidentes injusticias hacia las mujeres, así el espectador puede juzgar. El hostigamiento, manipulación y chantaje que la protagonista sufre parece digno de una película de espionaje, pero no. Es real. La propia autora del libro da testimonio de ello.  

Muchos podrán discutir si es o no una serie que abarca el feminismo como punto de vista principal, pero hay varias cosas que quedan muy claras. Lo que viven las mujeres alrededor del mundo traspasa religiones y culturas.

Existen demasiadas que están siendo maltratadas y abusadas, incluso muchas terminan siendo asesinadas solo por  su género. Se nos implantan estereotipos constantemente y no se nos permite vivir con libertad, tal como Esty desea, y lucha por ello hasta el final. 

Pese a que pueda verse como una realidad muy lejana debido a su cultura, hay mujeres pasando por lo mismo en la casa de nuestros vecinos, amigos y familiares. ¿Cómo es posible que siga siendo tema tabú para algunos? 

No quiero dar spoilers ya que tiene solo 4 capítulos, estamos en cuarentena, y es excelente opción para estos tiempos. La serie es cruda y te indigna, te mantiene expectante a cada momento, y genera una consciencia necesaria para nuestros tiempos. 

Si te interesa la cultura judía ortodoxa, puedes revisar en Netflix el documental Oneofus, la serie Shtisel, entre otras.

¿Necesitas ayuda porque sufres de abuso y/o necesitas asesoría legal? Puedes visitar el sitio web del MinMujer y/o contactarte con ABOFEM, ¡no estás sola!

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí
X