Inicio » Cine y televisión » Cómo se arruinó Star vs las fuerzas del mal

Cómo se arruinó Star vs las fuerzas del mal

Últimamente parece que estamos llenos de malos finales, pero el final de Star vs las fuerzas del mal fue casi icónico, ¿qué fue lo que arruinó esta serie?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Escrito por Pía Marian el 07/07/2020

Advertencia: La siguiente nota asume que has visto Star vs las fuerzas del mal. 

Estrenada durante enero del 2015, Star vs las fuerzas del mal es una serie de animación creada por Daron Nefcy para DisneyXD.

A pesar de que levantó bastante revuelo en su estreno, en que se le consideró la sucesora de Gravity Falls, actualmente, es recordada como “otra de esas series arruinadas por su final”. 

Sin embargo, siendo justos con el pésimo final, esta animación venía en declive muchísimo antes. Esperar algo bueno cuando no tenía nada con que trabajar era ingenuo. Pero, ¿qué fue lo que pasó?

Star vs el fandom 

La respuesta más corta y exacta a esta pregunta es fanservice. Desde su estreno, el fandom se llenó de shipeos y teorías sobre la futura relación de los protagonistas. Algo peligroso si tomamos en cuenta que los autores pueden entrar a twitter a leer que opina el público.

La postura que toma la serie respecto al tema se vuelve evidente en el capítulo El baile de la luna roja, donde confirmamos que Star y Marco quedarán juntos. Trata de disimularlo con una conversación entre los dos protagonistas, pero una frase pesa mucho más:

Cuando la luz de la luna de sangre brille a través de la claraboya en forma de media luna, seleccionará a dos personas y atará sus almas juntas por la eternidad.

En otras palabras, la serie decidió darle en el gusto a sus fans, y se nos dice, en la primera temporada, que la pareja favorita del fandom será canon. 

Star vs el mal romance

Darle en el gusto a los fans no es malo persé, el problema surgió cuando se quiso complacer a todo el mundo. Al final de la primera temporada, parece que la relación entre sus protagonistas avanzará hacia un plano más íntimo (pues se confirma que al menos Star si está enamorada), pero deciden canonizar el romance de Marco y Jackie, un personaje secundario.

Esto genera conflicto porque, hasta el momento, esa chica había sido “la muchacha perfecta”, ese personaje femenino “cool” que solo está allí para ser un interés amoroso. Ponerlos en una relación los obliga a darle más pantalla, siendo que ella carece de una personalidad sólida como para sostener una narrativa por sí misma y, para variar, es desechada luego de su (evidente) ruptura con Marco.

A partir de aquí, los líos de faldas terminarán por destruir la serie cuando Tom y Star vuelvan, una decisión que genera un efecto dominó del que ninguno de los tres se salva.

El desarrollo del príncipe demoníaco es echado por tierra, pues se basaba en comprender que su ex-novia ya no lo quiere, además, retrocede en su amistad con el protagonista, puesto que Tom se obsesiona hasta lo ridículo por ser mejor que él.

Star siempre había sido una muchacha algo egoísta e impulsiva, pero al menos era simpática. Cuando empieza el triangulo amoroso, se vuelve egocéntrica, manipuladora y pareciera que ya no le importan los sentimientos de nadie.

Marco se lleva, probablemente, la peor parte. No solo su excesiva fijación con el reino mágico está fuera de personaje (pues siempre ponía la seguridad por encima de la aventura, algo que ya no hace). Sus inseguridades lo vuelven indeciso hasta lo estresante, a pesar de haber gastado tantos episodios en desarrollar este aspecto de su personalidad.

Obviamente todo este triángulo amoroso consume muchísimo tiempo de historia, quitándole relevancia a todo lo que ocurre en el fondo: el retorno de Eclipsa, los problemas políticos del reino de Mewni y su aún dificultosa relación con los monstruos. 

Esto se nota bastante cuando comparas a Toffee, un antagonista peligroso e interesante, que puso en jaque a las grandes autoridades del mundo mágico con Eclipsa o su hija Meteora. A la primera se le vendió como “la reina de reinas”, la maga más poderosa de la matriarquia Butterfly, para que luego no hiciera nada demasiado relevante y Meteora, también mostrada como una gran antagonista, solo duró algunos capítulos. Un insulto si lo comparamos con la temporada y media que tuvo el cocodrilo en pantalla. 

En conclusión

Es muy sencillo echarle la culpa a un fandom por el fracaso de una serie que se fue en picada por el fanservice, pero querer complacer al público, por sí mismo, no es suficiente.

Al final, lo que mató Star vs las fuerzas del mal no fue el fanservice, sino la incapacidad de integrarlo con la trama que se tenía prevista. En algún punto, las decisiones se tomaban para tener contentos a los fans y no para tener una mejor historia.

Punpunia.cl

Sobre Pía Marian

Creo que desde siempre he sentido fascinación por las historias, sin importar el empaque en que vengan. Y por eso me encanta hablar sobre ellas. Editora freelancer, escritora amateur y miembro del staff de Comiqueros.

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí
X