Inicio » Otros » Rol y juegos de mesa » Patchwork: el mejor juego para 2 personas

Patchwork: el mejor juego para 2 personas

Mecánicas simples, piezas de tetris hermosas y sistemas profundamente conectados hacen de el juego Patchwork un infaltable en tu ludoteca.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Daniel Orellana el 25/07/2022

El Patchwork es una forma de costura que consiste en usar retazos de tela sobrantes para armar un telar más grande. Inspirado en este arte, Uwe Rosenberg nos entrega lo que en mi humilde opinión, es su mejor trabajo. Quizás el titulo de esta nota suene demasiado prometedor, pero es que este juego realmente lo vale. ¿Cómo puede un juego tan simple, con solo piezas y botones, coronarse con este título? En esta reseña a Patchwork te lo contamos.

Patchwork es un juego exclusivo para 2 jugadores, donde cada uno tendrá que administrar su tiempo y botones para ir completando lo más posible su colcha. Para esto, intentarán conseguir los mejores retazos, todo con el fin de tapar el mayor espacio posible. Cuando ambos jugadores hayan agotado su tiempo, se verá quien hizo el mejor trabajo para obtener la victoria.

Patchwork Juego
2 jugadores / 15-30 min / 8+ Edad

No hay que dar puntada sin hilo

Jugar Patchwork es super sencillo, con una meta clara y sistemas que se solapan para darle tensión constante al juego. Cada jugador tendrá una colcha personal, para ir colocando las piezas de tetris, mientras hay un tablero compartido al centro donde avanzan los marcadores de ambos jugadores. Finalmente, un circulo con las diversas piezas del juego se extenderá por la mesa, con un peón señalando cuales son las figuras disponibles para comprar.

En su turno, cada jugador podrá escoger 1 de 2 acciones.

Una acción que se puede realizar es comprar una pieza. Para esto, se escoge cualquiera de las 3 piezas inmediatamente después del peón. Cada una tiene un coste en botones y tiempo. Los botones son el dinero del juego, permitiendo conseguir más piezas y entregando puntos al final de la partida. Y el tiempo dictará cuantas casillas se avanza en el tablero central. La partida acaba cuando ambos jugadores lleguen al final del tablero, por lo que mientras más rápido se avance menos jugadas se pueden realizar. Pero además, el jugador activo será siempre el jugador más atrás en el tablero. Así, avanzar rápido logra una doble desventaja.

patchwork piezas

Habiendo pagado el coste de la pieza esta se coloca en la colcha personal, en cualquier lugar, teniendo siempre en mente las piezas restantes y buscando encajar la mayor cantidad posible para no dejar espacios vacíos. Luego, el peón se moverá al espacio en donde estaba la pieza comprada. De esta manera, el peón ira dando la vuelta por el circulo de piezas, abriendo nuevas posibilidades para ambos jugadores.

La otra acción que se puede realizar es pasar al rival. Esta acción es más sencilla pero no por eso menos importante. Si en algún momento no se cuenta con recursos para comprar una pieza (o no se quiere hacerlo), se puede avanzar desde la posición actual en el tablero central hasta 1 casilla delante del rival. Esto le dará el turno siguiente al oponente, pero se obtiene 1 botón por cada casilla avanzada. Pasar es una de las formas de ganar botones en este juego.

Patchwork tablero

Finalmente, el tablero central guarda un par de sorpresas. A medida que se avance hay unos iconos de botones por el camino. Cada vez que se cruce un icono de botón el jugador recibe tantos botones como iconos haya en su colcha. Estos vienen impresos en las piezas colocadas, por lo que el pago potencial también es un factor a considerar al momento de comprar piezas. A su vez, el primer jugador en cruzar los espacios de retazos se llevará unas piezas únicas de tamaño 1×1, perfectas para tapar los pequeños huecos que inevitable irán quedando en el tablero.

La partida avanza así, con los jugadores turnándose a medida que avanzan sus marcadores hasta que ambos lleguen al final del tablero. En ese momento se sumará 1 punto por botón restante, y se restaran 2 puntos por cada espacio vacío en la colcha.

Cada pieza en su lugar

Las mecánicas de Patchwork son sencillas, haciéndolo un juego perfecto para todas las edades y niveles. Sin embargo, las capas de tensión y decisiones que encierra lo vuelven una delicia de juego.

Cada turno te plantea solamente 2 decisiones, comprar o avanzar, pero las ramificaciones posibles son enormes. Comprar una pieza encierra múltiples variables. ¿Qué tamaño y forma de pieza es? ¿Me servirá esta pieza para terminar mi colcha, y me dará espacio para colocar otras piezas? Las formas de cada figura además son únicas e irregulares, desarmando la tranquilidad que los cubos y las eles del Tetris entregan. Ya de por si encajar estas pieza en el orden preciso es un desafío.

Patchwork componentes

Pero además, cada pieza tiene un coste en botones y tiempo, los 2 recursos esenciales de este juego. Cada compra es una apuesta, viendo las piezas que siguen a continuación, y calculando si nos alcanzara el tiempo y el dinero para conseguir el resto de las figuras que queremos ubicar en nuestra colcha. A veces la pieza perfecta te obliga a gastar todos tus fondos, dejándote sin opción más que pasar hasta que vuelvas a tener suficiente dinero.

Y pasar no deja de tener sus complicaciones. A veces pasar te sirve para alcanzar algún retazo o el siguiente icono de pago, llenándote de botones. Pero otras veces sirve para forzar a tu oponente a comprar alguna de las 3 piezas disponibles que no le sirven. Usando esta acción estratégicamente puedes colocarte en una posición de comprar varias piezas por un bajo coste.

De esta manera, Patchwork es un puzle completamente interactivo. Cada decisión afecta directamente a tu rival, eligiendo las piezas que pueden servir a su colcha, y determinando que piezas podrá escoger. Cada jugada implica considerar a la vez el espacio, la forma de la pieza, los botones y el tiempo, intentando el mejor resultado para todas estas variables.

La rejugabilidad de Patchwork esta asegurada por la diversidad de su piezas, dando siempre un puntapié inicial distinto a esta carrera. Y el éxito de este juego ha creado toda una saga a su alero, existiendo versiones de Patchwork con distintas temáticas y ligeras variantes. Desde una versión Halloween, una versión Navidad, hasta la más reciente edición Andina (inspirada en Latinoamérica), hay una temática para cada gusto.

Patchwork Andina

Así, con mecánicas sencillas y sistemas profundamente conectados, Patchwork es un juego ideal para 2 jugadores. Simple de jugar pero con decisiones relevantes a cada paso, y la profunda satisfacción de colocar la pieza perfecta. Sin duda, un infaltable en cualquier ludoteca.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí