Inicio » Vídeojuegos » Obras que marcan: Road 96

Obras que marcan: Road 96

Un videojuego con hermosos paisajes, un guion bien cuidado y una gran atención a detalles que seguro deja una marca importante: Road 96

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por ChicoEren el 16/02/2022

El 2021 fue lanzado el videojuego Road 96 bajo la desarrolladora Digixart, una experiencia en primera persona donde nos adentraremos en historias, ideologías y experiencias algo divertidas, todo mientras viajamos a través del ficticio país de Petria e intentamos escapar a través de su frontera “la ruta 96”. He aquí una revisión a un juego que merece un poco más de atención.

Road 96 nos pondrá en los zapatos de múltiples adolescentes sin rostro que viven en el país de Petria, el que está enfrentando un periodo de votación, algo importante ya que el actual presidente, un hombre llamado (curiosamente) Tyrak, gobierna de manera dictatorial y “secretamente” criminal.

Que lo anterior sea una forma de advertencia, ya que Road 96 tiene gran carga política y tampoco tiene mucho miedo en provocarte. Eso no significa que no lo puedas disfrutar si la política no es mucho lo tuyo. Este es un juego repleto de momentos hermosos y otros tensos, además de personajes que en su mayoría bien están desarrollados.

El juego presenta una increíble dirección artística, con visuales bien pulidas, un soundtrack maravilloso como uno de sus puntos más fuertes, aparte de un guion bien cuidado. Pero vamos por parte.

Bella dirección artística

Somos recibidos con un estilo que recuerda a otros juegos como Life is Strange; una muy buena gama de colores que acompañan los paisajes bien modelados. Durante el juego, estaremos transitando diferentes mapas, cada uno único a su manera y elegidos de manera al azar por el juego. Uno podría creer que esto sería algo caótico, pero se ha hecho un buen trabajo correlacionando cada una de las zonas y diferentes eventos. Casi que no pareciera ser al azar.

Durante estos eventos tendremos la oportunidad de conocer entre 8 personajes y, a través de minijuegos y diálogos, a veces divertidos y otros más trágicos. Conoceremos sus diferentes experiencias de vida, sus opiniones respecto a la situación de Petria o simplemente disfrutaremos un momento junto a ellos.

Cabe destacar que el diseño de los personajes está bien pensado al igual que sus modelados. Si bien la animación a veces puede decaer levemente (como es de esperarse de un juego indie con este tipo de ambición), no es nada que vaya a hacer que no disfrutes el juego, o que te vaya a sacar de la inmersión. Hablando de inmersión, hablemos de la música.

Este juego contiene una muy selecta lista de artistas invitados para crear cada una de las canciones que te acompañaran durante tu travesía hasta la ruta 96. Variadas y de diferentes estilos, identificados por sus respectivos artistas, como “The Toxic Avenger” “Cocoon” “Robert Parker” y “Volkor X” entre otros.

Un acierto total. Muchas de estas canciones quedaran marcadas en tu cabeza mientras recorres las carreteras o acompañas personajes. También esta el pequeño detalle de poder encontrar los casetes de estas canciones en el juego en forma de coleccionables, ya sabes, por si encuentras una radio.

No es un juego perfecto, pero sí que sabe hacer brillar lo que tiene

Ahora, si bien es un juego con muchos aspectos positivos, tiene sus momentos algo criticables. Como por ejemplo la posición política que toma el juego porque es, de cabeza, un juego que te incita a la rebelión o a poner grandes pesos políticos sobre la juventud. Además ya ha habido críticas sobre la libertad del jugador. En varios momentos podría parecerte que una elección “neutra” es errónea, o incluso que tus ideales no estén a la par con el mensaje del juego.

Hay personajes claramente fichados de villanos, lo cual no es un problema en sí, pero cuando se trata con temas algo mas complejos, no es la mejor idea escribir personajes tan caricaturescos o tan simples que pueden ser algo absurdos. Afortunadamente esto último es bastante menor, y a menos que el realismo de personajes en comparación a su mundo te fascine, no debería ser un problema.

Aparte de estereotipos algo rallados o algunos diálogos incómodos, e incluso pequeñas animaciones no tan bien pulidas, el juego brilla lo suficiente para que estas cosas puedan ser pasadas por alto.

La jugabilidad no es mucho tema, pero puede ser importante mencionar algo más a fondo. Road 96 tiene vista en primera persona; podremos tomar decisiones y las tendremos que elegir en pantalla, algo que podría resultar molesto de cuando en vez ya que estas se mueven con los personajes u objetos con los que interactuemos, así que, en más de algún momento podrías presionar la opción equivocada.

Hay un buen esfuerzo puesto en los detalles, pequeñas cosas con las que interactuar, o lugares donde podremos conseguir comida, algo necesario para mantener a nuestro personaje andando (bueno, además del dinero). Aquí entra una mecánica en donde conseguiremos habilidades. Están se nos darán gracias a eventos con los 8 personajes importantes de la historia. Ojo que, si bien son los que más están desarrollados, hay otros personajes que se recurrirán un poco.

Pero el “personaje” que recibe un desarrollo mas grande es la misma Petria.

Un hermoso país ficticio

El juego tiene una forma tan bella de mostrarte paisajes vastos y coloridos, de colocar pequeñas marcas a través del camino que dan una sensación de vida. Hay algunos momentos que dejan su marca, momentos que no tienen relación con los demás personajes. Pequeños y otros más grandes, pero siempre contando algo sobre Petria, ya sean sus habitantes, su geografía, la tecnología o el impacto humano a través de ella.

Todas las locaciones del juego tienen una identidad clara y visible, esto incluye desde las zonas más baldías hasta los lugares más concurridos. Llegar a unos de estos lugares siempre es acompañado con música y una puesta en escena bien dirigida, que hace que siempre se sienta único y especial pasar por una carretera, un local de comida, u otros lugares que preferiría que lo experimentaras por tu cuenta.

Y es que no siempre se tiene la oportunidad de desarrollar un país dentro de un videojuego, por lo que quedan las ganas de saber qué más pudieron haber hecho si el presupuesto del juego hubiese sido algo más grande.

Nuevamente, Road 96 es un juego en su mayoría atmosférico. Una especie de “Walking Simulator” pero con una variedad de añadidos que enriquecen la experiencia enormemente.

La colaboración musical a sido de mis favoritas, y es que es de los aspectos que más quedan guardados, al igual que sus escenarios y mapas que son fácilmente postales o fondos de pantalla. Definitivamente una obra que se recomienda jugar para relajarse o para tomarse una madrugada entera.  

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí